Es muy grave mi cáncer?

Cuando te dicen que tienes cáncer todo tu mundo se viene abajo. En mi caso fue cáncer de mama, pero lo que sigue puede servir para cualquier otro. No es fácil asumir lo que tienes, nada fácil y quien te diga lo contrario, miente, con la mejor intención seguramente pero miente. Aparte de la lucha contra la enfermedad tendrás que pelear, y muy duro, contra tu mente. Pero no dudes que podrás. Con todo.

En ocasiones el miedo en esos momentos es porque te enfrentas a lo desconocido. Sí, todo el mundo lo sabe todo del cáncer: que si un amigo lo ha pasado y está estupendamente; que si la suegra no lo superó; que si la madre lo tuvo, el mismo que tú y está ahora estupendamente... que si la quimio no es nada, que todo el mundo la pasa y luego se olvida; que se te cae el pelo pero luego crece...

Vamos a ver: el cáncer es una gravísima enfermedad que puede matarte como la dejes, eso no puedes no admitirlo, no puedes hundirte porque hay que pelear, y debes saber con qué te enfrentas porque si no conoces a tu enemigo difícilmente le vencerás. El cáncer mata pero sólo si tú le dejas que te mate. Así que ponte las pilas, sigue leyendo y si necesitas algo sabes dónde estoy.

Los médicos te darán las explicaciones que ellos creen tienes que saber, y por mucho que les preguntes habrá cosas que callarán. Y tienes que entenderlo porque tampoco sirve de nada que te angusties queriéndolo saber todo; y que conste que lo está diciendo alguien que lo preguntó todo, lo leyó todo... y se agobió hasta no sabes dónde. ¿Hay que saber y preguntar?. Sí, pero lo más importante es que no pierdas la esperanza. Infórmate pero para ello no hace falta que te inundes viendo fotos de mujeres operadas. ¿Me explico?. Tu caso es único porque tú eres un ser irrepetible.

Y poquito a poco porque la única experiencia es la mía propia, voy a tratar de ir informándote, porque hay cosas que sí necesitas saber. Como ya te he dicho: si le dejas hacer sin pelear, te matará.

Hay cuatro grados con que se mide la importancia del tumor y sobre todo el daño que ha producido hasta ser detectado. Porque depende del tamaño, si se ha expandido o no, hacia dónde, su localización y un montón de cosas más, habrá que hacer un tratamiento más agresivo o no, más largo o más corto, y tus posibilidades de vida serán mayores o menores. Pero no olvides una cosa importantísima: hasta el último día de tu vida y pase lo que pase, tu mayor enemigo será tu mente.

El grado 0 en realidad no es un grado como tal. Sirve para graduar el que se han descubierto células anormales, pero aún no hay cáncer. Por decirlo de una forma más clara: hay un aviso pero aún no se ha "colocado", no se ha "instalado". Es muy complicado luchar con ese estadio porque no existe una zona a la que aplicar tratamientos. No necesariamente habrá cáncer, pero hay posibilidades.

El grado I es cuando el cáncer ha invadido la mama pero no ha salido de ella.

El grado II es el más común. El tumor mide entre 2 y 5 cms y generalmente ha invadido zonas externas aunque sin afectar a órganos importantes. No suele causar problemas importantes a la hora de extirpar tanto el tumor como la metástasis.

El grado III suele estar más expandido afectando a más de 10 ganglios linfáticos, con lo que la propagación es más amplia y su importancia depende de hacia qué zona se haya ramificado. Hay que tener en cuenta que los ganglios linfáticos son los caudales por donde se transporta la sangre y los nutrientes.

El grado IV es el más grave ya que indica que la metástasis se ha extendido llegando a órganos importantes como el hígado, pulmones, páncreas, cerebro...


Si has llegado hasta esta página es porque buscas información... y porque tienes cáncer. Y si ahora mismo estás leyendo ésto, posiblemente estarás tan asustado... Sigue leyendo, por favor, sigue leyendo. Es importante.


Como ya he dicho más arriba, yo he tenido cáncer de mama. El otro día cumplí cinco años de aquello. Tenía estadio (o grado) 3 con lo que no era ninguna broma. Pasé por una durísima quimioterapia de cuatro meses y medio y por una complicada radioterapia de dos meses. Se me cayó el pelo, me hinché como un globo, cogí todo el peso del mundo, aún sigo tomando medicación... pero sigo aquí y ahora mismo me dirijo a tí que te sientes morir. Se sale, te prometo que se sale. No será fácil, no es fácil, pero se sale. Quizás nadie entienda que te pasa, a lo mejor (a mí me pasó) las personas que más quieres salen huyendo asustados (son así de cobardes y estás mejor sin ellos), no sabes con quién hablar porque todo el mundo habla sin saber y hablan mucho. No necesitas a nadie. Sólo a tí. Escúchame bien: puedes con ese puto cáncer. Te harás tan fuerte que ni te reconocerás, pero vas a poder con ese puto cáncer.

Llora lo que tengas que llorar. Pregúntate una y mil veces por qué a tí. Y luego pelea. No le des ni un minuto de respiro. Luchas por tu vida y no tienes otra de recambio. Y sigue llorando si lo necesitas, sin ponerte límites, sin prisas, pero no vayas de mujer fuerte cuando estés a solas. Después sal ahí fuera, haz todos los tratamientos que tu oncólogo te diga (tiene que llegar a ser tu dios), toma la medicación que te den y no olvides nunca que todo eso acabará y habrás ganado. Hazme caso. Vas a poder con ésto. Si yo he podido, tú no puedes ser menos.

Siempre estaré aquí si me necesitas.

Comentarios

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.