Este mundo mío este mundo nuestro

Son las once y pico de la mañana y se me caen los ojos. Apenas he dormido dos horas porque con este pegajoso calor es imposible. Voy a tener que ir a la farmacia a por un colirio, pero salir con este calorazo...

Yo no sé si es que se me ha pasado el arroz del todo o es que este mundo nuestro anda cada vez peor. Miras la prensa del día y te encuentras con que las noticias más prominentes, aparte de las Olimpiadas que son imposibles de seguir por los horarios, es que Messi se ha teñido de rubio... importantísimo como se puede ver; que si a tal o cual futbolista le han fichado o no, que no sé quién se ha muerto (la mayoría de las veces ni sé quiénes son), y que un/una famosa se ha bañado en la playa con bikini o con bañador.

Sí, ya sé que estamos en agosto y que el público va a lo que va, pero ¿de verdad que a alguien le importan ese hatajo de tonterías?.

Es como cuando enciendes el televisor y te encuentras que tienes cincuenta canales... y no hay nada que se pueda ver porque entre lo más que caduco y las repeticiones... ajo y agua. Y ni te cuento si se te ocurre encenderla a las tres o cuatro de la mañana, que parece que se han puesto todos de acuerdo para dormirnos a la fuerza, con tanta música de no saber dónde meterse. He llegado a ver la misma película, de los años 60, en tres canales distintos con apenas quince minutos de diferencia; supongo que porque son de la misma televisión, pero podrían variar un poco ¿no?.

Es complicado esto de vivir a 38 grados de temperatura, con más de un 70% de humedad ambiental, mirando el aire acondicionado y sabiendo que no lo puedes poner... porque no podrás pagar la factura. Dicen que el dinero no da la felicidad... ¡¡¡mentira!!!.

En serio, no sé si ir a la farmacia a por el colirio o directamente dejarme caer en la cama sabiendo que me despertaré a las cinco de la tarde. Tengo a mis dos "chicos" tirados por el suelo como si les fuera la vida en ello. He abierto hace un rato la puerta del patio y Plasty (mi gato) se ha acercado todo contento, se ha asomado, ha dado media vuelta y ha vuelto a tirarse en el suelo del comedor; y es que lo entraba era algo parecido a un caluroso monstruo. Si quieres saber cuál es la zona más fresca de la casa... síguele (a mi gato).

Pues nada, que el día os sea leve si es que alguien pasa por aquí, porque hasta el navegar da calor últimamente.

Comentarios

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.