Hay quien no sabe ser

Uno, una, pueden ser queridos o respetados o famosos o famosillos por lo que hacen en la vida, bien en su vida profesional, bien en su vida personal. La química entre personajes conocidos y los que no lo somos se produce sin saber por qué: hay famosos por la razón que sea, incluso de los que ni siquiera hablan tu idioma, que te caen bien sin más y sin ser capaces de explicar por qué; igualmente los hay que te caen mal no, lo siguiente, también sin saber por qué... o sí.

Porque también hay personajes, generalmente personajillos, que incapaces de hacer algo útil, no sé si en su vida personal pero está claro que no en la profesional, que se dedican a despotricar contra todo y contra todos, con tal de defender sus ideas. Que conste que no estoy contra esa defensa porque cada uno puede creer en lo que quiera, pero lo que no comparto ni compartiré nunca es que se ataquen cosas y personas por el simple hecho de hacerlo, y aprovechando encima el tener un nombre público.

Es más, y refiriéndome concretamente al hecho que ha movido estar ahora mismo escribiendo este post, no siento igual, a título personal y privado, una medalla en unas olimpiadas si la gana un español de Teruel (por ejemplo) que un español nacido en la Conchinchina. Lo diré de otra manera para que no haya dudas, puesto que siempre tendemos a establecer opiniones sin haber entendido. Naturalmente que me alegra que el medallero de España en unos Juegos Olímpicos aumente aunque ello no me afecte particularmente, pero cuando un hombre o mujer, nacionalizado, la gana para mi país, lo siento pero no me emociona lo mismo que cuando lo hace alguien nacido en Huelva, en Bilbao o en Madrid por decir ciudades sin más. Es como sí pero no. El primero me alegra, pero el segundo me pone la carne de gallina; el primero cuando sube la bandera y suena el himno... como que no; el segundo consigue que se me ponga un nudo en la garganta.

Pues bien, con lo dicho y a riesgo de que ni explicándome se me entienda, creo que llamar gusano a un cubano nacionalizado español porque en el momento de celebrar su medalla de plata, se envolvió con la bandera española (pertenecía al equipo español), considerándole traidor, cuando menos me parece demencial. Y si a ese despropósito nos encontramos con que el indivíduo que clama así en el desierto es un sujeto que a falta de éxitos en su profesión de actor, se dedica un día sí y otro también a lanzar algaradas contra todo lo que se mueve... pues no es difícil imaginar cuan feliz, afortunado y dichoso debe ser en su vida.

Creo que se puede decir todo siempre y cuando no se sobrepasen ciertos límites. El que un nacionalizado, cubano, ruso o de donde sea, que pertenece al equipo del país que le ha acogido, se envuelva con la bandera de ese país, lo vemos continuamente en cualquier competición deportiva; pienso que es una forma de agradecer al país que ha hecho posible, con tu esfuerzo, que hayas ganado lo que sea. Y además no entiendo dónde está el problema, puesto que lo que sería inadmisible es que, por ejemplo, un cubano que representara a España, lo celebrara con la bandera cubana. ¿Alguien entendería ese gesto?.

Lo que sí resulta inadmisible es que alguien, falto de argumentos (eso está claro) se limite a cagarse en todas las medallas españolas cuando el resto de mortales le recriminan sus palabras. Pero ¿qué se puede esperar de alguien que se alegra públicamente de que Arnaldo Otegui salga de la cárcel o de los atentados de París?.

Lo dicho: la educación y la clase se demuestran de otra manera. Y el respeto también.

Como es fácilmente localizable de qué sujeto estoy hablando porque aparece en la prensa de hoy (en realidad es eso lo que quería), y no me da la real gana hacerle publicidad... pues eso. Que si yo estuviera tan enamorada de dictaduras como la de Cuba, Venezuela, etc... me iría a vivir allí... pero para siempre. Hala chaval, camino y manta.

Para finalizar: lo curioso es que si lo que dice este individuo lo dijera en uno de esos países de los que está tan orgulloso... todos sabemos dónde estaría ahora mismo. Y es que los hay muy chulitos, pero a miles de kilómetros de distancia y amparándose en una libertad que no la hay en otros sitios.

3 Comentarios:

Pilar V 21 de agosto de 2016, 11:44 » ((Responder al comentario)) »

Creo que no comparto tu opinión, tampoco la de aquel al que no nombras (bien hecho), pero en todo valga el respeto para todas y todos.
Un saludo

Chesana 22 de agosto de 2016, 1:59 » ((Responder al comentario)) »

@Pilar V

Como no me aclaras en qué no estás de acuerdo, tengo que imaginarlo y por ello, a riesgo de equivocarme, pienso que es sobre lo de que gane una medalla un nacionalizado o un español de nacimiento.

Y por si es eso, y respetando como siempre que no estés de acuerdo en algo, insisto en lo que ya digo en mi escrito anterior: me alegran los dos, pero sólo me emociono con el segundo, y ya sabes que en los sentimientos no se manda: o se sienten o no.

Gracias por tu comentario... y yo no te saludo: un beso.

Chesana 22 de agosto de 2016, 14:59 » ((Responder al comentario)) »

Hay algo que se me olvidó añadir en mi escrito inicial, y que tiene relación con lo que decía el innombrable; el sujeto decía que a partir de ahora el Estado español le dejará que vague en la miseria y que nadie se acordará de la medalla que ganó.

Y al respecto un pequeño apunte, ya que está claro que el indivíduo en cuestión (el que llamó gusano al deportista), no tiene ni pajorera idea de nada de ese Estado español al que tanto critica por defender Cuba, Venezuela, etc.

El deportista, que ahora mismo está en España con su padre (que es su entrenador) en cuanto pise este país se le hará la reagrupación familiar en Extranjería, que depende del Ministerio del Interior, y esa reagrupación familiar consiste, ni más ni menos, que en traer no sólo a su madre y hermanos, si no a los cónyuges e hijos, a los primos y primas con sus familias, a tíos y tías con sus familias... es decir: a cualquiera que él diga son su gente y puedan demostrar que es así de alguna manera. Y eso es tocarle el premio gordo porque sin medalla habría sido imposible.

Luego posiblemente les llegarán casa/s de protección oficial porque no pueden dejarles en la calla, trabajo para la mayoría, y una beca al nacionalizado para que pueda seguir entrenando.

Y de lo que hablo, sé; lo que desconozco, me callo.

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.