Los milagros existen

No era de ésto de lo que quería hablar hoy, pero en ocasiones la actualidad manda y no queda otra más que la de acoplarse.

Un vasco ha sido detenido por la policía francesa, yendo con su automóvil con una tasa de alcoholemia que al parecer ha roto con el "récord" mundial: 4,5 grados. Recordemos que lo permitido, en España, es de 0,5.

Este sujeto fue incluso capaz de soplar (¿a quién le extraña?), se le llevó a un hospital (todavía no entiendo cómo no le dió algo), y dijo que no sabía hacia dónde iba ni dónde estaba...

La pena, de momento, es la de seis meses de retirada del carnet de conducir más la que le imponga el juez. Sea la que fuere... personalmente le quitaba el carnet de por vida. Eso para empezar.

Y por si alguien aún lo duda, los milagros existen, porque al parecer fue 240 kms antes de que la policía le pillara. Y no mató a nadie.

56 añitos tenía el mozo, y cuando alguien va así con un coche... no es la primera vez que lo hace. La primera y única vez que yo pillé una borrachera, hace siglos de ello, me puse tan malísima que se me quitaron las ganas de repetir.

Lo dicho: aunque no se acuerde, yo lo encerraba y tiraba la llave. Por peligro social.

1 Comentario:

Una mirada... 19 de agosto de 2016, 13:59 » ((Responder al comentario)) »

Asombroso que con esa tasa de alcohol en sangre (en algunos medios se señala 4'75) no entrara en coma etílico. Aunque lo que contraviene la lógica es que recorriera tantos kilómetros en semejante estado.

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.