Sin novedad en el frente

Últimamente y no sé si soy yo o los otros, cuando leo la prensa me encuentro con que al final no hay nada resaltable para venir aquí y contar, nada que valga la pena molestarse en teclear. Porque oiga usted, lo de comentar el nuevo programa de Telecinco "Las Campos", como que no, que ya es rizar el rizo de la tontería subliminal contar la vida de dos señoras, forradas que ya quisiera yo, pero que tienen un tipo de vida que hasta hiere los ojos por insulsa; que una cadena de televisión crea que ese devenir diario de una que al menos es periodista de toda la vida y su hija que pulula a su alrededor, también toda la vida, a ver si se le pega algo, es de interés nacional da idea de la tontuna, también subliminal, de la televisión privada de este país. Todavía recuerdo cuando todo el mundo se quejaba de las dos cadenas únicas y nacionales que había, y suspiraba profundamente porque llegaran las privadas. ¿Para ésto?. ¿Qué pena!.

Y claro venir al blog a comentar la terrible desgracia del terremoto de Italia... pues como que no, sencillamente porque no sirve de nada, no ayuda a esas pobres gentes que lo han perdido todo. La noticia es la que es y comentar... ¿qué?. Como leí ayer: ¿que un 24 de agosto (aparte de nacer yo) el Vesubio cubrió Pompeya?. Y es que hay que llenar espacio... y está todo el mundo de vacaciones.

En ocasiones pienso que la cercanía de la inmediatez, de saberlo todo lo más rápido posible, lo de mirar ochocientas veces al minuto el móvil por si ha pasado algo en alguna parte, nos tiene ligeramente idiotizados... y lo de ligeramente dicho con cierto recochineo. Es como si lo de saber antes que casi nadie lo último de lo último fuera importantísimo para sentirse realizado en la vida; es como esos anuncios que cada vez se ven más frecuentemente en la tele, donde un hombre encuentra, por fin, la solución a la mancha de chocolate de los niños y lo muestra al mundo para que se admire su capacidad y bien hacer, y es que así las mujeres parecemos más tontas aún que tanto tiempo dedicándonos a las tareas del hogar, y no hemos sido capaces nunca de encontrar la solución al babero con chocolate. Tontería subliminal elevada al cubo... ligeramente también.

Se nota que hoy estoy fina catalina, que si cojo un pescado lo hago trocitos y no queda ni la raspa (qué culpa tendrá el pobre), y es que cuando mi cuerpo se harta de mandarme señales de humo de que algo no está bien, me cabreo y mucho. Y últimamente va por ahí la cosa. Así que ni caso, que al enemigo ni agua... aunque no te deje dormir martilleando con sus cosas.

Pues nada, que sin novedad en el frente que sí, que es el título de una película tan antigua que hasta da miedo decir de cuándo. Creo, por cierto, que no la he visto nunca más que en recortes y poco más, y es que aquella época del blanco y negro mejor dejarla donde está, que los que ya rozamos (sonrío) el siglo y algo más, contando con que el alzheimer no haya atacado ya, tenemos a veces una memoria que alcanza al infinito y más allá.

Hala, que tengais un buen día, que no paseis mucho calor... y que volvais de vacaciones ya, que esto de hablar una sola da sensación de estar un poco p'allá.


Si te hace sonreir, ha valido la pena.

1 Comentario:

Chelo 26 de agosto de 2016, 12:07 » ((Responder al comentario)) »

Mira pues sí, me has hecho sonreir pero sobre todo me ha servido para poder decirte felicidades aunque sea con un poco de retraso.
Estoy dándome un paseo por los blogs y entré a saludatte. Un abrazo

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.