Desapariciones: de Diana Quer a Gloria Martínez Ruiz

No suelo comentar nada sobre las desapariciones de personas, sencillamente porque creo que cuando alguien se va de casa (o se lo llevan) la desesperación de la mayoría de las familias merece el mayor respeto, y comentar aquí o allá banalidades no ayuda. El que una persona no esté en un momento dado, y sigo hablando de desapariciones forzosas o voluntarias... aunque hay una notable diferencia entre unas y otras... tiene que ser terrible para quienes se quedan, porque ese no saber les debe consumir la vida.

Pero hay un caso que finalmente ha provocado que hoy esté escribiendo sobre él: el de Diana Quer, la chica de 18 años que ha desaparecido y que la policía busca. Una chica, por lo que he leído, de familia potentemente adinerada, con todos los caprichos habidos y por haber en su vida, y a la que según sus amigos más íntimos "le gustan los chicos malotes". Las discusiones entre su madre y su hermana eran tan frecuentes que los vecinos estaban acostumbrados a escuchar los gritos.

Pero lo más chocante de la historia es que no era la primera vez que se iba de casa, aunque nunca por tanto tiempo. Y lo peor quizás es que la madre mintió a la policía mostrando una relación idílica en casa, y que ambos padres, ahora, están convirtiendo su drama en una telenovela acusándose uno al otro. Hasta aquí muy someramente lo que es conocido por todos.

En los días próximos a la desaparición de Diana Quer faltó de su casa en Monesterio (Badajoz), estando en ella, Manuela Chavero de 42 años; quienes la conocen dicen que jamás se habría ido sin sus hijos (de 14 y 6 años): la policía encontró sus cosas en el propio domicilio... el televisor encendido... Nadie parece ocuparse de ella. Iván Duran, de Baiona (Pontevedra), 30 años, lo mismo; tampoco parece importante buscarlo...

¿Influye el que las familias tengan contacto con altos cargos politicos o que tengan una alta posición social?. Parece que sí, porque no se trata igual a unos que a otros. Y eso, precisamente eso, es lo denunciable, quizás no en una comisaría, pero callarse es ser cómplice de una injusticia. Si se difunde por los medios de comunicación pasa a ser noticiable diariamente y machaconamente importante para todos, si no es simplemente olvido. No digo yo que no haya que buscar a los primeros, a los ricos, pero también hay que poner todos los medios para los pobres. No quiero hacer más referencia a las enormes diferencias, pero no hay más que ver los medios puestos a disposición, por ejemplo, de Marta del Castillo e incluso de la propia Diana Quer (que incluso la Marina la está buscando según he leído), y la de los citados Manuela Chavero o Iván Durán.

Pero hay dos casos que posiblemente todos tenemos en la memoria y que marcan igualmente la diferencia entre publicitar la desaparición o no tener medios para hacerlo. Las conocidas como "las niñas de Alcácer" y Gloria Martínez Ruiz.

Las niñas de Alcácer (Miriam, Toñi y Desirée) no eran de familias acomodadas, pero sí sus padres, sobre todo el de Miriam, se fue a las televisiones buscando a su hija. Luego el final de la historia fue tremebundo (creo que todos lo recordamos), y la evolución de ese padre... mejor dejarlo aquí y quien quiera saber más que pregunte o que busque en san Google. Las niñas se encontraron muertas, uno de los culpables nunca fue cogido y el otro ya anda libre por donde le da la gana. Cualquier día hablo de las penas de cárcel de esta España nuestra.

Gloria Martínez Ruiz era menor de edad también en la época de su desaparación. Tenía procesos de depresión por lo que sus padres, después de intentarlo todo e imagino que aconsejados por algún profesional, decidieron internarla en una clínica privada de Alfaz del Pi (en Alicante). Esa misma noche desapareció. Un alto muro protegía la clínica: dicen que lo saltó; reconocieron que la había atado: se soltó; dijeron haberla sedado... Nunca la han encontrado. Los padres al principio también fueron a las televisiones, pero luego, rotos por el dolor tuvieron que desistir de un circo que no valía para encontrar a Gloria. Ocurrió en 1992. Los culpables siguen trabajando, libres.

Es complicado ser imparcial aunque no tengas nada que ver. ¿Por qué unos tanto y otros tan poco?. ¿No son todos desaparecidos sin más?. Parece que no.


2 Comentarios:

Aroma de mujer 14 de septiembre de 2016, 0:18 » ((Responder al comentario)) »

Buenas noches chiquilla!!...Cuanto me alegra verte aún por estos espacios.
un beso de una ausente que le cogió cariño a sus blogueros...entre ellos tu.

Chesana 15 de septiembre de 2016, 14:33 » ((Responder al comentario)) »

@Aroma de mujer

Un gustazo amiga ver que sobrevives al tiempo. Qué alegría me has dado!.

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.