Gran Hermano 2016

Anoche comenzó el concurso "de convivencia" Gran Hermano 2016, o lo que es lo mismo: el número 17. Había novedades y por tanto expectativa. Personalmente estoy en ese punto en que me da igual todo (incluída la televisión) y solamente veo lo que no me complica la mente (series de crímenes, pero que me enseñen los muertos lo justo para seguir la historia, por ejemplo). Cierto que a las diez de la noche ni me acordaba de GH, pero haciendo zapping a ver dónde me quedaba... me lo encontré.

Salió Mercedes Milá a despedirse del programa y entregar el testigo a Jorge Javier Vázquez, que últimamente lo hace todo en Telecinco, seguido de Jesús Vázquez que hace el resto. Lo de agotar caras, formas y presentadores está claro que no saben lo que es, y cuando eso pase (y pasa) los relegarán al último rincón olvidándose hasta de darles de comer, pero esa es otra historia.

No voy a contar lo que fue en detalle el programa porque para eso hay otros lugares, y sobre todo porque me volvería a aburrir yo, y con anoche ya tuve bastante. Pero sí quiero decir algo y por eso estoy escribiendo.

La gala fue lo que fue y no hay más. Jorge Javier riéndose de lo que él mismo decía (???) y queriendo hacer ver al personal (nosotros) que se sorprendía de todo (???). Fue más de lo mismo y punto. En un par de ocasiones estuve a punto de volver al zapping, pero por aquello de que era la primera gala y que a lo mejor me enganchaban me quedé hasta el final. Casi me dormí, con eso lo digo todo.

Pero... porque hay un "pero", lo que ya me puede del todo son los personajes que "entraron en la casa". Entiendo que se buscan personalidades distintas, para que choquen en lo que allí se llama "convivencia" y armen barruntos uno detrás de otro, pero si de lo que se trata (que personalmente creo que no) es de presentar a todo un país la variedad de lo que es hoy la juventud... mal vamos. De verdad, si los concursantes de este año son la representación de los jóvenes españoles... apaga y vámonos, porque normal, lo que se dice normal, allí no hay ninguno.

¿En serio que no hay concursantes jóvenes que se hayan presentado al casting, que estudien, o trabajen, o las dos cosas... y que no lleven sombreros morados y pantalones verdes, o que de pronto y yendo de guapos y modernísimos se quiten el tupé y queden en señores de cierta edad, o cabras locas que esté todo el tiempo riéndose de lo choni y graciosa que es, o de lo guapo de romper y lo bueno que está?... y sólo estoy poniendo ejemplos reales. ¿Eso es todo el futuro que tiene este país?. ¿O es que ese concurso de GH presenta lo impresentable?. Porque imagino a niños y niñas de 10-12 años viendo el programa y diciendo: yo quiero ser como ese.

Porque, y es otro ejemplo, haberse ido a Londres a trabajar (posiblemente porque aquí no encontraba nada) y porque te presentas y te cogen en GH dejarlo todo, incluído el trabajo, tiene su punto. Sí, ya sé que si se dura como concursante ganará más en tres meses que en un año trabajando, pero luego, ¿la aspiración es ir a bolos en discotecas y a contar con quién te has acostado?. Parece que sí.

En fin, que a mí que ya no me preocupa nada que no sea yo (estoy en capilla de la próxima revisión), anoche me dejó preocupada lo que ví. Y es que soy así de tonta.

Comentarios

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.