También la Tesorería de la Seguridad Social?

En ocasiones es difícil entender algunas noticias sobre todo porque ya rizan el rizo de lo imposible o al menos de lo absurdo. Hoy mismo la policía está registrando la sede de la Tesorería de la Seguridad Social en Cádiz (España), porque al parecer algunos funcionarios (de momento hay dos detenidos), alteraban los precios de salida de objetos en subastas públicas.

No soy una experta en el tema aunque sí padecí en una ocasión hace muchos años el apaño de unas oposiciones donde en el último momento se dieron puntos a los interinos para que así obtuvieran las plazas ofertadas. Pero la noticia de hoy es complicada, no en su exposición, si no en que unos funcionarios sean capaces de hacer lo que se supone han hecho simplemente por dinero. Imaginemos.

Los objetos que la Tesorería de la Seguridad Social saca a subasta pública son aquellos que han sido embargados por impagos de cuotas a la Seguridad Social. Hasta ahí es fácil. Esos objetos, generalmente pisos, coches y bienes patrimoniales son luego puestos en subasta para que dicha Tesorería cobre lo que se le debía. Al ser pública se presupone que cualquier ciudadano, debidamente acreditado con su DNI puede acudir a ella y pujar. Los objetos son tasados, supongo que por expertos, para su valor de salida. Hasta aquí el sentido común que da imaginar cuál es el proceso, y repito que jamás he estado en una subasta ni me han embargado nada.

Ahora bien, si tú eres alguien que quiere un inmueble concreto, imagino de nuevo que el caso es ir, bajo manga, a uno o varios funcionarios (altos cargos o no), bien situados en la Administración, y que puedan alterar el precio de las cosas, impidiendo de algún modo que desconozco el acceso a quienes puedan estar también interesados y ser competencia a la hora de pujar. Naturalmente por ese trabajo, se cobra. Y ahí es donde les han pillado con el carrito del helado.

Pero que algo así pase en la Tesorería tira un poco para atrás, al menos a mí. Porque se entiende (lo de entender léase con el mayor cinismo) que a un ex ministro que tenía cuentas en paraísos fiscales y que fue destituido/cesado porque no quedó otra, se le de un cargo importante alegando, por ejemplo, que es el más listo, inteligente y guapo del país. Nos toman por tontos, lo sabemos pero como no hacemos nada... así nos va. Pero de ahí a que quienes custodian los dineros de la Seguridad Social que es lo mismo que decir de la Sanidad y de las Pensiones, también metan la mano en la caja... es para pegarle fuego al kiosko. Digo yo.

Pero también es cierto que visto lo visto en cuanto a que luego la justicia, ciega, sorda y tonta también, tarda diez, doce o quince años en ejecutarse, y que nadie más que cuatro desgraciados van a la cárcel, ya no sé si enfadarme, reírme o sencillamente seguir diciendo que por ineptos tenemos merecido lo que está pasando.

Pues nada, vamos a por las terceras elecciones en un año, y a por las cuartas el que viene... total...

1 Comentario:

Verónica Calvo 6 de septiembre de 2016, 18:47 » ((Responder al comentario)) »

Lo que faltaba.
Cada día un nuevo disgusto y una nueva vergüenza.

Abrazos, Chesana.

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.