Impresionante tromba de agua

Sé que lo que sigue es "noticia local" pero no puedo dejar de reseñarla. Una impresionante tromba de agua ha caído (y aún está cayendo) sobre Alicante.

El cielo completamente gris, una especie de niebla londinense, un viento racheado que hace que las copas de los árboles se doblen hasta alcanzar posturas increíbles, y la lluvia, fuerte, tenaz y dobla paragüas que hace imposible caminar (para quien lo intente) y que casi no permite quitar los ojos de un patio repleto de macetas, algunas de ellas en peligro de ahogamiento y que poco se puede hacer por guarecerlas del temporal... porque el miedo a pisar suelo mojado y resbalar es superior a todo.

El ambiente frío que hace que no sepas bien si vestirte de submarinista o seguir con ropajes de un veranillo que hace apenas unas horas aún existía. El cuerpo, ese cuerpo nuestro, pillado de improviso ante la brusca bajada de temperatura, escalofriado y sin entender bien qué pasa.

Lo dicho: una espectacular tromba de agua que supongo ha echado al traste el mercadillo de los jueves, que hace imposible cualquier salida que no sea urgente, y que no deja de mirar esas plantas, por Dios, esas plantas que no pueden con tanta agua y que muchas se resentirán en los próximos días.

Habrá que revisar la casa a ver por dónde narices ha entrado agua, porque últimamente todo son traidoras rendijas que no se sabe bien dónde están.

Por todo eso y mucho más no consigo quitarme el hartazgo de la impotencia. Esperemos que escampe pronto y que al menos los que hablan de que hacía falta que lloviera ahora estén contentos. Que alguien esté contento, pardiez!.

1 Comentario:

Verónica Calvo 13 de octubre de 2016, 15:39 » ((Responder al comentario)) »

La lluvia es necesaria, pero está mal repartida y administrada.
Ojalá encuentres esas ranuras.

Abrazo, Chesana.

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.