Para quienes prefieren cerrar los ojos

Durante toda mi trayectoria personal y bloguera he tratado siempre de respetar a quien no opine como yo. De hecho muchas veces me he tenido que morder la lengua para no contestar de una forma posiblemente demasiado rotunda. Pero hay ocasiones en que hay que romper las propias barreras, la propia autocensura... y responder.

Acabo de recibir un email de alguien a quien no conozco y que tiene los suficientes conocimientos como para ocultar su correo. Generalmente no contesto a nadie que no de la cara y se oculte bajo el anonimato, que también es una opción respetable... pero que no comparto. Pero voy a hacer la excepción, pero lo voy a hacer por el blog (que seguro lee).

Vamos a ver. Entiendo perfectamente que hay personas a las que no les gusta leer cosas como las que a veces pongo en la categoría "Salvajadas": animales maltratados de una forma casi obscena, depravados que hacen auténticas salvajadas a mascotas o a personas... Lo entiendo y lo respeto, pero decir, decirme, que parece que disfruto con ese tipo de noticias...

Como no me conoces de nada, hablas por hablar, porque ni disfruto, ni me complace, ni busco específicamente ese tipo de noticias. Pero cuando leo algunas cosas que pasan demasiado a menudo, no puedo ni quiero callarme, no quiero ser de algún modo cómplice, y es tanta mi indignación que tengo que venir aquí, a mi blog, y contarlo. Ojalá no hubiera ni una sola noticia de esas, pero las hay, y si el contarlo, el compartirlo, hace que más gente se entere, se indigne, se enfade, y con ello conseguimos que al menos se les meta en la cárcel y tiren la llave, mejor; porque lo demás que se me ocurre que podría hacérseles no se puede decir aquí.

Podría decir, decirte, que lo tienes fácil: no leas este blog. Pero no lo voy a decir porque respeto tu elección... sea la que sea. Algo que tú, en tu email, no has hecho conmigo.

Podría incluso entrar en tu juego, e insultarte como lo has hecho tú, pero como no todos somos iguales... pues eso.

Imagino, y me voy a arriesgar a juzgarte sin conocerte, que eres una de esas personas que prefieren que ciertas cosas no se sepan, que se oculten; ojos que no ven... pero resulta que la vida no es tan idílica, no vivimos en un mundo de cuento con final feliz, y si callamos, si ocultamos, "ellos", los que pegan, maltratan, vejan, abusan... quedarán siempre libres. No sé si tienes o no edad para entender lo que voy a decir, pero ya pasó, al menos en España, el tiempo del miedo, de los miedos, del aguantar y callar y siento que no te hayas enterado todavía.

Y para que veas que no todos somos iguales, que no hace falta insultar para hacer prevalecer las propias opiniones, y que si dices lo que piensas con educación y con respeto al otro posiblemente te ganes, por lo menos, tu propio respeto, sigue leyendo...

Como yo sí te lo tengo, a tí y a quienes piensan como tú... voy a dejar como está la categoría de "Salvajadas" (porque quienes han comentado también merecen respeto)... y voy a abrir un nuevo blog monográfico con ese mismo título. Espero que alguna vez lo visites... y comentes (pero procura hacerlo en un tono más calmado que lo has hecho en el email que me has enviado, o tendré que borrarte).

Gracias por haber ocupado parte de tu tiempo conmigo. Y gracias también porque en algunas ocasiones me aguantaba las ganas de poner algunas salvajadas, y no lo hacía por no saturar el blog.

1 Comentario:

Verónica Calvo 13 de octubre de 2016, 15:47 » ((Responder al comentario)) »

Chesana, ole tú!!!
Qué triste ampararse en un anónimo.
Cada uno en su blog sube lo que considera.

Besos y ovación.

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.