Salvajadas con animales para divertirse.... no

No sé si es que últimamente me he vuelto más intolerante con según qué cosas, sin dejar pasar que también últimamente cada vez me importa menos todo. Debe ser una de esas crisis existenciales que nos dan a los humanos. Digo yo.

El caso es que sí es cierto que cada vez veo con peores ojos a quienes, para divertirse o divertir al personal, se dedica a crear/inventar/promover/aprobar festejos de celebración de algo, en el pueblo o ciudad correspondiente, en el que el sufrimiento animal -sea cual fuere el animal- es la diversión.

Que si los toros embolaos, que si tirar un gallo, oveja o cabra desde el campanario de la iglesia, que si tirarse todos a una a una enorme charca a coger peces, que si soltar conejos en una plaza de toros y que los persigan y atrapen los perros... y así podría seguir hasta el infinito y más allá.

Vamos a ver: ¿tan salvajes y descerebrados es el ser humano que no puede divertirse sin hacer daño innecesario a un animal?.

A veces, y sé que lo que voy a decir es también una salvajada, cuando leo según qué cosas me dan ganas de ponerles a ellos, a los que consienten y aprueban esos festejos, a cuatro patas sustituyendo al animal "no civilizado". O a sus hijos, que ya por decir estupideces una más no se va a notar. A ellos y a quienes disfrutan y defienden.

Y ya si entramos en los perros (galgos generalmente) que cuando no sirven se les ahorca... mejor dejamos el tema que me enciendo.

No entenderé nunca y espero no comprenderlo jamás, dónde está la diversión del sufrimiento por el sufrimiento. Pero es que hay mucho tarado mental suelto y sin encerrar... y de tarados mentales por desgracia sé mucho. Y sí, lo de tarado lo digo como insulto.

2 Comentarios:

Chaly Vera 4 de octubre de 2016, 16:14 » ((Responder al comentario)) »


En las épocas del imperio romano se obligaba a los leones a que se coman a cristianos, cuando ellos hubieran preferido a una gacela.

Besos

Kasioles 5 de octubre de 2016, 11:20 » ((Responder al comentario)) »

Yo tampoco lo entiendo, es más, no le encuentro la diversión por ningún lado.
Desde que he visto retorcer la cola de una vaquilla hasta quedarse con ella de la mano, nunca me he creído que el salvajismo humano llegase a tanto, sin razón que lo justifique.
En fin, es una pena que la barbarie siga existiendo en nuestros días por pura diversión.
¡Suerte! Deseo que todo vaya bien.
Cariños en el corazón.
Kasioles

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.