Nunca es tarde para aprender

Lo de hoy sé que sólo es importante para mí pero ¿por qué no contarlo?. Resulta que llevo unos días, demasiados ya, que no estoy bien, no sé por qué pero tengo a mi cuerpo enfadado, y como lo estoy pasando mal he "suavizado" las comidas. Hace ya tiempo que leo por ahí fuera que comer "al vapor" es muy sano, que todo está muy rico... pero como somos hijos de lo que hemos recibido y en casa, siendo yo pequeña, no había costumbre de comer "al vapor", pues eso: que no tengo costumbre.

Así que aburrida ya de "todo a la plancha, o hervido o similares", pensé en ese "al vapor. Ví un artilugio con agujeritos que dicen es para eso puesto sobre una cacerola pero valía un riñón y parte del otro. Miré más pero debe ser que te lo mandan (por Internet) con las verduras ya hechas y calentitas, porque los precios asustan; y eso que no me refiero a uno de esos aparatos maravillosos que van muy completitos, si no al cestillo con patitas o parecido. Porque treinta y tantos euros, para mí, es mucho.

Y llegó el Friday no sé qué más, y unos inflaron precios un poco antes para poder rebajar, y otros los bajaron de verdad. Y el artilugio que había visto días antes había bajado su precio... a la mitad!!! y encima sin gastos de envío. Y allá que lo compré.

Lo he recibido hoy, precisamente en un día que no se lo doy a pasar ni a mi peor enemigo, así que ni corta ni perezosa me he hecho un pescado con verduras... al vapor. Y como soy inexperta total en el asunto, se me ha salido el agua de la cacerola (se ve que había puesto mucha); me he quemado un pelín; me he desesperado porque los tiempos leídos no eran los míos... Total que esperaba un desastre final.

Pero no. Estaba todo riquísimo y solamente con un poco de aceite de oliva y sal ya puesto en el plato. Ha sido impresionante darme cuenta de cada sabor de cada verdura, una a una; y el pescado (una pescadilla) exquisita. Si hubiera podido echarle "cositas" (pimienta por ejemplo) hubiera estado muy rico, pero para ello esperaré a que mi cuerpo se ponga en su sitio.

Antes tenía que haber probado esa modalidad de cocina. No tiene nada que ver con "los hervidos". Nada. El sabor es completamente distinto y no hace falta ni disfrazarlo con hierbas, adobos y demás extras. Así que ahora a esperar poder disfrutarlo plenamente. Qué rico estaba todo!!!.

Comentarios

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.