Lo siento monjas del mundo

El tema es escabroso y sobre todo difícil de tratar, pero no por ello hay que obviarlo, ocultarlo y aquí no pasa nada.

Las monjas, las que llevan hábito hasta los pies o no; las que se pasan el día rezando, dicen que por el alma de todos nosotros pecadores. Las que son mantenidas, unas veces con los dineros de los donativos y otras con los de su iglesia... que son los del Estado, aunque en algunos medios se dice que no cobran nada de nada salvo donativos, algo que personalmente me cuesta creer sobre todo recordando mis tiempos en que yo no cobraba nada de nada... y no tenía ni para comer. Y no exagero. Cuando nada es nada... no hay nada.

No quiero masacrarlas al igual que no quiero hacerlo con el resto del mundo, donde hay muchos que se lo merecerían, pero ¿alguien me puede explicar para qué sirven, qué hacen de provecho?.

No digo yo que se vayan a picar en la mina como he leído en algún que otro sitio (para que así sepan lo que es trabajar, añaden), porque eso me parece una solemne estupidez; no lo de ir a la mina que merece el mayor de los respetos, si no la de mandarlas allí. Pero no entiendo qué sentido tiene el que existan, a no ser que les apliquemos la máxima de que todo ser vivo merece vivir, y entonces sí. Pero no hablamos de eso. Hablamos de un grupo de mujeres que se limitan a estar en un lugar, generalmente un convento, enclaustradas o no, que se limitan a vegetar mientras rezan, a ver pasar la vida mientras rezan, a rezar mientras rezan.

No estoy hablando, que nadie se confunda, de aquellas que enseñan en los colegios (que a esas monjas les tengo preparado otro capítulo que no tiene desperdicio...), ni a las misioneras que con ellas, si lo llevara, me quitaría el sombrero con el mayor de los respetos. No. Me estoy refiriendo a quienes, saliendo a la calle o no, no tienen más objetivo en la vida que salvarnos de los infiernos y llevarnos al cielo.

Si alguien, en su casa, se dedicara a la vida contemplativa (mirar al techo y ver si tiene desconchones), una de dos: o le llamarían vago o sencillamente moriría de hambre. Las monjas no. (De los curas... también otro día). No es que yo vaya a decirle a nadie lo que tiene que hacer con su vida, que bastante tengo con sobrellevar la mía, pero con tanto niño con dificultades (dentro y fuera del país), con tanta hambruna en el mundo, podrían rezar menos y hacer más, digo yo. Que sí, que los Bancos de Alimentos, que si Cáritas... que ya lo sé pero no hablo de eso.

Dicen que entre monjas y frailes hay en España entre 45.000 a 60.000 sujetos. Es que no los tienen contados, de ahí esa baile de números. Ya lo sé, parece increíble pero... no los tienen contados. Los curas, los sacerdotes, sí cobran un sueldo que les da la Conferencia Episcopal (unos mil euros mensuales más dos pagas extras), que a su vez los cobra de los Presupuestos Generales del Estado donde hay una partida con ese fin. Es decir y por si alguien no lo ha entendido: los impuestos de los españoles paga los sueldos de los curas. Pero las monjas (no quiero pensar que por ser mujeres y por tanto un ser inferior pero...) parece que no cobran sueldo. Los frailes sinceramente no lo sé.

Y ya para terminar... datos. Según los últimos de que se tienen constancia y que están fechados nada menos que del 2012, siendo las cifras aproximadas porque repito, la iglesia católica no sabe cuántos son, parece que en España hay:

- Unos 25.000 sacerdotes.
- Unas 55 monjas entre clausura o no.
- Monjes y frailes no llegan a los 10.000

La edad media de ambos colectivos es de 63 años.

Y un dato que, sobre todo en tiempos de crisis y apreturas como los actuales, claman al cielo: la partida de los Presupuestos Generales dedicada a pagar sueldos de la iglesia católica en España, para el año 2016 tuvo un coste de cuarenta millones de euros. Que conste que me he tenido que sujetar para no ponerlo en mayúsculas. Cuarenta millones de euros.

Prometo que no tardando mucho hablaré de la iglesia católica en España... que no tiene desperdicio, enfocada a los sacerdotes.

Mi pregunta sigue en el aire: ¿para qué sirven las monjas que se limitan a ser y estar?.

1 Comentario:

Chaly Vera 24 de enero de 2017, 16:24 » ((Responder al comentario)) »

El catolicismo contrario a lo que piensan muchas personas, no es precisamente una religión que tenga origen o raíces cristianas, sino una religión que a ha sido a lo largo del tiempo mezclas de todas las religiones paganas, conservando sus vestimentas, sus objetos místicos de idolatría pagana, sus oraciones y rituales y cantos funerales místicos, sus monjes y monjas de clausura, y sus enseñanzas paganas de infiernos inexistentes, y purgatorios inexistentes, limbos inexistentes, y almas que vuelan al cielo inexistente, pues todas esas enseñanzas y filosofías que originaron el catolicismo no son precisamente enseñanzas cristianas propiamente dichas, ni sacadas de las sagradas escrituras o de las enseñanzas de Jesucristo o de los evangelios, sino que son enseñanzas paganas originadas de religiones diversas, orientales, Caldeas, Babilónicas, y Cananeas, y dicho de una manera más cruda, son enseñanzas y rituales de adoración falsa satánica, y el culto a los muertos y a los demonios”. Sería muy largo de relatar punto por punto todos los detalles referentes a las vestimentas del clero católico, a los objetos de rituales y adoración, a las muchas y diversas formas de idolatría, las enseñanzas y los rituales místicos y paganos que emplean en sus ceremonias, el culto a los muertos, y adoración a estatuas, imágenes, reliquias ,huesos de muertos, y el rezo u oraciones a los muertos en sus tumbas, incluso el día festivo a los muertos, el culto a personalidades, sobre todo las clases ricas, políticas, militares y a la nobleza naturalmente, idolatría a cuadros, estatuas de madera, de piedra o escayola

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.