Más rara que un perro verde

Yo. Yo debo ser más rara que un perro verde porque lo que mueve montañas actualmente a la inmensa mayoría, a mí me deja en cierto modo impasible. No sé si es endurecimiento, o que realmente cada vez me importan menos algunas cosas.

El fallecimiento de la actriz Carrie Fisher, la princesa Leia en "La guerra de las galaxias" está siendo lo que parece un drama a título mundial. Muchos son los que se declaran huérfanos ante esa pérdida.

Respeto profundamente esos sentimientos, de verdad que sí, pero un único papel en el cine no endiosa a nadie. Y diré más: yo en su día ví la película y recuerdo a algunos personajes e incluso no humanos, pero Carrie lo cierto es que no me marcó. Y su muerte, con todo lo triste que ha sido por las circunstancias, no va a hacer que ahora le rinda culto. Mirándolo bien, y sé que muchos se enfadarán por lo que voy a decir, salvo esa película y ser hija de quien era, no le veo mayor mérito.

La que sí me dio pena (y no quiere decir que no me la diera ella) fue la madre, Debbie Reynolds, porque nadie merece ver morir a un hijo y menos a esas edades. Cuando leí la noticia del fallecimiento de Fisher lo primero que pensé -y no tengo por qué mentir- es "su madre no va a poder con esto". Y no pudo.

Ya quieren que le pongan una estrella de la fama, un monumento en su ciudad... No sé pero creo que se está idealizando a personajes que tuvieron su momento, pero que luego no pudieron o no supieron al menos mantenerla. Son muchos fallecidos el pasado 2016, y muchos también quienes dormían el sueño del olvido.

1 Comentario:

Kasioles 10 de enero de 2017, 13:22 » ((Responder al comentario)) »

La vida con sus altibajos, la experiencia de cada uno, la lucha por salir de esos baches, a la fuerza nos tiene que endurecer, es más, muchas veces lo necesitamos para seguir caminando sin desfallecer.
Si tuviéramos que sufrir por cada persona, ajena a nosotros, que deja este mundo, seguro que ya no estaríamos aquí.
Unos se van en silencio y otros... todo es cuestión de popularidad y dinero.
Abrazos y cariños.
kasioles

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.