Me cuesta entenderlo

Me cuesta, me cuesta mucho y cada día más, entender cómo un ser humano puede divertirse maltratando animales. Y no hablo de toros (eso para otro día), ni de fiestas populares (que también tienen tela), si no de ese disfrutar torturando a un gato o un perro... que encima no te ha hecho nada con lo que uno se pueda excusar.

Todos los días, cojas el periódico que cojas, hay un hecho de este tipo. Todos los días, y hasta nos acostumbramos a ello, aparece un desgraciado que ha hecho daño a una mascota, simplemente porque le ha salido... de donde le ha salido.

Dicen los que saben de esto, que el maltrato hacia los animales sobre todo con los que no se pueden defender, no tiene nada que ver con el maltrato a otro semejante. Que no tiene nada que ver con la violencia machista, vamos. Yo no lo creo, porque esa maldad, la primera, más pronto o más tarde te llevará a la segunda, sencillamente porque el campo de divertimento les aburre. Así de sencillo: les aburrirá y querrán ampliar áreas.

No tiene nada que ver (¿o sí?) esa locura sin serlo de a quienes les gustan los niños (generalmente hombres). ¿Cómo no pueden entender que hacen daño física y mentalmente, incluso de por vida, a esas criaturas?. Dicen que son enfermos. Tampoco lo creo. Son depravados, sin más.

Y ya para rizar el rizo del absurdo están esos católicos-cristianos-creyentes, que no sé bien definirles, que se muestran preocupadísimos por los niños de Dios sabe dónde... cuando los nuestros comen porque hay comedores escolares. Y de esos, en Facebook por citar un lugar frecuentado, hay a miles... y no sólo latinos. Es como aquel que derrocha bondad hacia un colombiano, un ecuatoriano, un senegalés... y así hasta el infinito, y luego dice e incluso grita que a los pensionistas españoles hay que quitarles la pensión porque son una lastra a quienes se paga por no hacer nada, o que el españolito que no trabaja y está en el paro es un vago. A ver, y no quiero ser demagoga, pero primero los nuestros y luego el resto.

Me indigna, por ejemplo, ver cómo hombres y mujeres de etnia gitana o moros (léase en el contexto de musulmanes, árabes, etc) van en grupo al "Banco de Alimentos" (y los veo diariamente), todos con carros de la compra (si van 12, llevan 12 carros... y no exagero)... y el coche aparcado en la esquina, y salen cargados hasta decir basta. Y me indigna porque hay gente que lo está pasando verdaderamente mal y están callados en sus casas. No seré yo quien diga que no hay que ayudar a los primeros, no es eso, pero sé de quien en un momento realmente angustioso se tragó su orgullo y muchas más cosas, fue y le dijeron que como no había niños pequeños en su casa... no. Es como cuando en los pisos de protección oficial tienen preferencia los de cualquier etnia, o incluso los inmigrantes antes que los de aquí. ¿Que no?. Prueba a pedir uno reuniendo todas las condiciones y luego me cuentas.

No sé, son demasiadas cosas que me cuesta entender. Escuchas en televisión que los jubilados están perdiendo poder adquisitivo y cada cadena dice una cifra: un 1,5%... un 3%... Iros a tomar por donde brama el atún!!!. Yo no hace tantos años llenaba mi carro de la compra por 40 euros; ahora lo traigo a la mitad con 70. Y sólo hablo de supermercados; que cada amplíe a la luz, el agua, el butano... ¿Que se te cae media pared en casa?, sin problemas: así corre el aire mejor.

A veces miro a mis dos mascotas (hay quien incluso ha llegado a decirme que por qué no me deshago de ellos y así menos gastos... no mato porque me pillarían, que si no...) y pienso que son lo único que consigue frenar mi mente. Y ahora mismo mientras escribo el tarado del piso de arriba anda arrastrando muebles y pegando trompazos: en cualquier momento y conforme tengo el techo, aparecerá por él como no pare; y como es rumano y no habla nada de nada español... pues eso.

En fin, que ya he elucubrado bastante por hoy. Y sigo sin entender nada. ¡¡¡Qué mas da!!!. Hoy tengo el día tonto... ¿o será que me duele algo y por eso estoy cabreada con el mundo?. Puto dolor, puto cáncer y puta vida.


3 Comentarios:

Kasioles 12 de enero de 2017, 11:21 » ((Responder al comentario)) »

Querida amiga: Perdóname si te digo que me he reído mientras te leía, y no es porque el contenido de tu entrada esté exento de verdad, es por la gracia que tienes al contarlo.
Algo tan serio, tan real y actual, lo maquillas con tu arte de buen hacer y nos arrancas una sonrisa. Mil gracias por ello.
Y, como te decía, no te falta razón en todo lo que dices, hacemos muchas veces caridad con los "otros" y nos olvidamos que los de aquí también lo están pidiendo a gritos y no se les escucha.
Sólo conozco el cariño que puede aportar un perro, pero jamás se me ocurriría maltratar a ningún animal, ignoro que satisfacción se puede sentir con el sufrimiento ajeno, es más, no puedo entenderlo.
En cuanto a tu vecino, me has hecho recordar a una señora mucho más joven que yo que vive en el piso de abajo, me pregunto que hará con los muebles, pues no hace más que hacer ruidos cuando los mueve, sé a la hora que come, cuando recoge la cocina y vuelve a colocar la mesa y las sillas y cuando ¡al fin! decide quitarse los tacones, desde que se levanta está con ellos. Más de una vez he pensado en regalarle unos fieltros adhesivos para que los coloque en las patas de los muebles, no sé si podrá interpretarlo como una indirecta, me sonrío.
En fin, sigamos y pongamos al mal tiempo buena cara, no nos queda otra.
Cuídate mucho y sonríe a la vida, miremos el lado positivo.
Cariños en abrazos.
kasioles

Chesana 12 de enero de 2017, 11:36 » ((Responder al comentario)) »

@Kasioles

No lo vas a leer pero mira tú por dónde que hoy te voy a contestar por aquí.

Que me tienes hasta el katamarán. Que no escribes. Que sí, que andas cansada... ¿y eso qué tiene que ver con teclear y escribir?. Que los dedos no se cansan, bueno sí, pero que escribas. Que si no amenazo con mandarte un email cada día, y sabes que eso es un suplicio y de los gordos.

Que te quiero una jartá amiga mía. El resto en privado, ya sabes: son amores escondidos, jajajajajajajajaja.

Kasioles 12 de enero de 2017, 13:02 » ((Responder al comentario)) »

Si alguien te lee... ¡hasta se lo van a creer!
Cuidado, aquí nos emparejan rápido.
A mí, hace unos días, me han emparejado con André, es un hombre mayor que suspira en verso por el amor que perdió y ahora, ya cansado de tanta quimera, seguro que se ha retirado a meditar en cualquier rincón.
Amiga mía, el escribir es fácil, hasta hacer un plato rico y sacarle algunas fotos pero, lo más complicado, es mantener activo el blog y corresponder, devolviendo la visita, a todos los que te comentan.
¿Por qué crees que tengo tantos comentarios?
Si yo permaneciese en silencio, a estas fechas, que ya se ha pasado más de un mes, ya me habían olvidado.
De momento me toca coser, hacer las cortinas a mis hijas y alguna cosilla más, también voy a clase y el tiempo no me estira.
Cariños.
kasioles

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.