Mis problemas con la cantante Rosana

La cantante canaria Rosana anuncia nuevo disco después de cinco años de silencio. Quizás habría que empezar diciendo que siempre me ha gustado su música, sus canciones... su fuego lento por decir algo de lo mucho. Pero también tengo una cuestión personal que sé nunca se solucionará.

No la he conocido nunca personalmente. Por eso suena complicado explicar por qué de esa cuestión personal, y más todavía cuando no se quieren, no quiero, explicar las razones públicamente.

Siempre estuvo muy cerca de una pareja que tuve. Bebía de sus canciones, de su imagen, de su todo y reconozco que me sentí celosa. Era absurdo porque por aquel entonces -mi pareja- ni la conocía. Pero un día tuvo la oportunidad de tomarse un café con ella... y ahí empezó el desboque de mis caballos mentales. Y la admiración de quien sé me quería se hizo idolatría. Sé, soy consciente de ello, que solamente hubo amistad pero cada vez que se veían, yo iba aumentando mi rabia hacia la cantante, rabia que no tenía sentido pero que no podía evitar.

Por eso ahora, al verla en televisión promocionando su nuevo disco... se me ha encogido el alma y apretado el corazón. Y simplemente ha sido un anuncio. Está guapa la puñetera. Quisiera poder volver a ver su imagen, escuchar su música, su voz sin sentir lo que siento hacia toda ella. Sin que la ira... y la pena... me atravesara. Sin que el "tú pudiste estar cerca y yo no" no fuera lo que lo inunda todo. Sin el pensar, vivir y revivir tantas cosas llene hasta el aire que respiro.

Hace ya muchos años que soy incapaz de escuchar sus canciones. Ojalá pudiera cambiar eso... eso al menos; sería señal de que esa parte de mi vida que aún duele, había recompuesto los trozos. Pero hay cosas en la vida que no tienen marcha atrás. Y Rosana es una de ellas.


1 Comentario:

Kasioles 23 de enero de 2017, 11:30 » ((Responder al comentario)) »

Se suele decir que los celos demuestran inseguridad.
Pero... ¿Quién tiene seguridad completa en el amor?
Y lo digo porque yo entiendo el amor como algo vivo, algo que está cambiando día a día, por eso hay que mimarlo mucho y estar muy pendiente de él para que no quede estático y sigo creciendo.
Entiendo los celos, es algo inherente al amor, aunque no queramos reconocerlo. A nadie le gusta tener a una persona al lado que esté ensalzando y sintiendo atracción por otra.
En fin, el tiempo lo cura todo, yo ya no lloro cuando escucho música clásica, bueno, alguna vez sí, pero antes todo me recordaba a él, cuando juntos, cogidos de la mano, nos dejábamos acariciar por las notas que desgranaban las cuerdas de los violines de una orquesta.
Cariños en abrazos.
kasioles

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.