Y si encuentra algo mejor cómprelo

El eslógan de lo que se ha convertido hoy mi título, venía creo que sobre los años 80 referidos a un detergente muy conocido, pero hoy viene al pelo en el tema que nos ocupa.

Dicen los comerciantes que no venden, oiga. Las estadísticas hablan en cambio de que el consumo está aumentando. Algo no cuadra. No tengo la solución, pero sí a lo mejor una idea de lo que puede estar pasando. Vamos a ello.

El otro día estando en la farmacia, entró uno de los dueños de la clínica veterinaria que hace casi dos años abrieron en mi barrio. Es la segunda que hay en la zona por lo que quienes tenemos mascotas podemos elegir. Se sorprendió al verme -hace mucho que no voy- y como últimamente ando muy lenta, me alcanzó algo después. Estuvimos hablando.

Se quejó -imagino que me tomó por un paño de lágrimas, porque escuchar todavía sé hacerlo- del poco éxito que, comercialmente, estaban teniendo; las ventas apenas cubrían los gastos. He de añadir que la clínica, visiblemente, está muy bien: es grande separada en dos zonas, la del veterinario propiamente dicha y la de venta de animales, piensos y artilugios. Me contó que salvo los pajaritos, ha tenido que eliminar la venta de perros, gatos, hámster..., porque se le hacían grandes en las jaulas al no venderlos, y no le resultaban por tanto rentables. No pude evitar medio sonreir, porque lo de entrar en la tienda y ver a los animalitos enjaulados era algo que solía llevar mal (yo).

Estuve a punto de recordarle cómo fue la última vez que pisé su comercio, pero al verle abatido lo dejé para mejor ocasión.

La cosa ya venía torcida aquella última vez por percances anteriores, pero en aquella ocasión la cosa ya rizó el rizo del absurdo. El pedido de pienso para mis mascotas había que hacerlo con tiempo, o lo que es lo mismo un par de semanas antes de necesitarlo. ¿Por qué?. Porque tenían que pedirlo (no solían tenerlo en existencia); hasta ahí puedo entenderlo porque mis dos chicos comen piensos distintos a los corrientes: el uno porque ya es mayor y la otra porque su estómago solamente admite un pienso concreto; no son más caros que el resto, pero sí específicos. Lo que siempre me ha costado entender es que comprándoles todos los meses... siempre hubiera que pedirlos con tiempo, pero imagino que el problema real es que no había fondo monetario para comprar alegremente.

Aquella última vez tuve que pedir los piensos hasta en tres ocasiones porque no los traían sin más explicación que "no había, no lo habían traído, lo buscaremos en otro almacén..." y así hasta el infinito. Y yo agotando mis reservas y quedándome, físicamente, sin nada que dar de comer a los míos. Porque cualquiera que tenga mascotas sabe que no les puedes dar "cualquier cosa", sin correr el riesgo de que enfermen.

Finalmente me trajeron uno, repito que después de tres visitas inútiles, y el del gato... no lo encontraron. Y se quedaron tan panchos. Me enfadé. Y mucho.

Yo tenía, desde hace años, un lugar donde pedía siempre esos dos saquitos... en Alemania. Se pedía por Internet y te lo traen a casa. Dejé de comprarles por aquella cosa de ayudar una nueva tienda en tu barrio, una fantasía benéfica que tengo de vez en cuando. Lo mismo que la penúltima vacuna de mi perra que, un día mirando su cartilla vi que le faltaba una pegatina; miré en Internet y me enteré que no le habían puesto la de la rabia; fui a la veterinaria (la misma de la que llevo hablando un rato) a preguntar y... no supieron contestarme: no "entendían" de qué les hablaba y dónde estaba el problema... Entonces llevé perra y cartilla a la otra veterinaria, la de toda la vida (la nueva me pillaba más cerca de casa, y a estas alturas de mi vida las distancias son importantes): efectivamente faltaba la vacuna de la rabia porque en vez de trivalente se la habían puesto bivalente y no sabían por qué. Ahora vacuno a mi perra en la clínica "de toda la vida"... y compro los piensos en Alemania donde además ni me cobran portes y encima ahorro casi veinte euros en cada pedido.

Todo eso estuve a punto de contárselo a quien me estaba relatando sus desventuras comerciales, pero me dio pena, una pena quizás mal entendida por mi parte, pero me la dio. No creo que no se hubiera dado cuenta que no voy, que no entro desde hace casi un año. Y como yo supongo que mucha gente tendría historias que contar.

¿Que no venden?. Y menos que venderán hasta que terminen cerrando. Algunos le echan la culpa a las grandes y medianas superficies; puede que algo de razón tengan... pero no toda. Otros que no tienen ni Mercadonas ni Carrefour cerca y por lo tanto no existe competencia, también ven disminuir su clientela (como este veterinario), y no saben entender por qué cuando es muy fácil. Si me sale más caro comprarles y encima lo tengo que traer yo... me busco la vida; siempre habrá alguien que sea listo e invente, porque lo de explicar el ahorro que me supone, en cada compra de pienso, y lo traen desde Alemania... tiene su punto. Pero es que como eso hay montones de ejemplos: ¿por qué comprar plantas por Internet tiene un coste generalizado en portes de 12-14 € tarifa plana, o va aumentando según peso hasta cantidades desorbitadas, y en cambio hay otros sitios que SIEMPRE y compres lo que compres cobran 5 euros de portes?. No sé la respuesta, pero sí sé que a la hora de comprar si ves que los porten suben más que los productos, lo anulas y a otra cosa.

Creo que tal y como están las cosas, hay que inventar lo inventado, hay que ser listos y espabilados, y no pueden esperar que los clientes aparezcan por generación espontánea... porque los clientes sí hemos espabilado y sabemos mirar, comparar y comprar. Pero parece que ellos, los comerciantes, no se enteran y siguen en la puerta... viéndonos pasar.


1 Comentario:

Pilar V 7 de febrero de 2017, 21:40 » ((Responder al comentario)) »

Recuerdo que decían, hay que cuidar al cliente, eso al parecer se les ha olvidado a muchos, que piensas que llevar un comercio es simple, que cualquiera sabe, que todos valen, y no, simplemente no es así. Se requiere una actitud de servicio que francamente escasea en los comercios que luego se ofenden mucho por que la gente no va (te lo dice otra boba que trata de apoyar el comercio del barrio y sale escaldada cada dos por tres)

Un beso

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.