Condenado por alevosía doméstica

Cuando una lee algunas cosas termina quedándose parada y preguntando al mundo si en vez de un periódico está leyendo algo cómico. Y no es que algunas noticias den risa -que no las dan en absoluto- si no que las sentencias dadas por sesudos tribunales hacen dudar al ignorante como yo.

La cosa de hoy va de un hombre que vive con su pareja y seis niños, y que de pronto se lía a darle cuchilladas a su mujer. Y tanto se lía que le asesta 54 con un cuchillo de cocina que había por allí. Naturalmente la mata. Le condenan y apela; hoy se ha fallado el recurso que presentó ante el Supremo, el cual al avalar los 27 años de condena, añade lo de la alevosía doméstica. Como esa definición no la había leído nunca he estado un rato buscando qué era eso en cuestiones penales, y resulta que, diciéndolo de un modo que todos entendamos, es que la víctima como vivía con su marido... pues más o menos que no había tenido el cuidado, la precaución, de guardar "bien" los cuchillos. Sabiendo que puedo equivocarme y en plan muy personal, traduzco que el asunto es que los tenía muy a mano y sin esconder, por lo que él lo tuvo fácil. Eso es en lenguaje llano lo de alevosía doméstica. Y es que hay mucha mujer descuidada en la cocina, porque claro, si te dejas el cuchillo de cortar la carne encima de la encimera, puede venir de pronto tu marido y darte con él... 54 puñaladas.

Y encima ya para mayor descuido de la víctima, dice la sentencia que se deja el cuchillo sin más... y se tumba en la cama (no sé si porque se encontraba mal, cansada o qué). Claro, y esto ya es de mi albedrío, él entra en esa cocina, ve el cuchillo y se le ocurre lo que se le ocurre. Y es que no se puede ser tan dejada.

Treinta años de matrimonio llevaban.

Y por si todo lo anterior no es para que metan A LA VÍCTIMA en la cárcel, su marido, el acusado, dijo en el juicio que él no recordaba nada... y que todo fue un accidente. Sí señor, ole tu sangre: un accidente; o sea que la mujer tropezó, cayó al suelo... casualidad que ahí estaba el cuchillo... y se lo clavó 54 veces!!!. Y recurrió con ese argumento.

En fin, 27 años que le han caído al susodicho, de ellos cumplirá como siempre la mitad y a vivir que son dos días. Total solamente ha quitado una vida porque le ha dado la real gana y ha dejado seis niños huérfanos. En serio: ¿qué hay que hacer para que a alguien le metan cien años mínimo... pero de verdad, uno detrás de otro?.

En frío no soy partidaria de la pena de muerte (en caliente, sinceramente, no lo sé), pero sí creo que debería existir en España la cadena perpétua, pero de verdad, sin tonterías y sin mentiras. ¿Alguien imagina que al igual que ha pasado con Ricart (el de las niñas de Alcácer), dentro de poco nos enteremos de que los padres de Asunta Basterra o Bretón (el que mató a sus dos hijos pequeños para vengarse de la madre), salen con "permisos" o en libertad definitiva?. ¿En serio que no se os remueve todo?.

2 Comentarios:

Durrell 22 de marzo de 2017, 9:15 » ((Responder al comentario)) »

Pues está claro que seguimos siendo un país de charanga y pandereta... entre los que matan por "accidente" conduciendo un coche sin el carnet o ebrio y en dos días están bailando o celebrando en la calle, los que violan o matan y a los tres días les dan permiso (que algunos aprovechan para reicindir y provocar más víctimas)y los asesinos domésticos, que no "domesticados" por lo que cuentas... pero qué bien se portan, hay que reinsertarlos... Los muertos víctimas de delitos en España son solo muertos sin importancia, que equivocaron el lugar y el momento donde debían estar.
A pesar del tema, un placer leer tus letras, como siempre. No me quedo, esto ha sido como una excursión de primavera, pero habrá más :)

Un gran abrazo.

Matías 22 de marzo de 2017, 11:47 » ((Responder al comentario)) »

Mi opinión es que para asesinatos terroristas, con ensañamiento o infanticidios, hacen falta leyes contundentes, leyes que no dejen resquicios a los jueces para suavizar las penas, también creo que una prisión de cuarenta años sin ningún beneficio penitenciario, es mejor que la prisión permanente revisable.

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.