El aceite de oliva Carbonell

Acabo de leer un artículo en el que se comenta que el tradicional aceite de oliva marca "Carbonell" está con problemas muy graves. Según cuentan, han tenido unas pérdidas de 179 millones de euros durante el año 2016, y por ello ha entrado en causa de disolución. Y lo gracioso del tema es que dan por finiquitado el panorama de ventas en España, debido en parte a las marcas blancas, dirigiendo a partir de ahora a los países hispanoamericanos.

Lo que no parecen entender a pesar de las múltiples auditorías que seguramente han hecho, es que posiblemente el problema lo hayan causado ellos mismos con su mala gestión y la pésima distribución de sus productos. Porque a nivel de usuario, y hablo en primera persona, la distribución del aceite Carbonell ha sido sencillamente desastrosa.

Por poner un ejemplo padecido, contaré que yo era de las personas que lo adquiría, en un primer momento porque mis padres lo tenían siempre, y sobre todo porque en crudo (ensaladas por ejemplo), en su envase de cristal Virgen Extra, no tenía rival. Pero un buen día dejó de estar; no lo había en los sitios donde habitualmente lo compraba. Incluso llegué a escribirles diciendoles que no lo encontraba y preguntando dónde comprarlo. Ni siquiera se dignaron contestar... al igual que hizo después Leche la Asturiana...

Entiendo que las marcas blancas les han hecho daño, pero si desaparecen de las estanterías y únicamente lo encuentras en El Corte Inglés, pues apaga y vámonos, porque no todo el mundo podemos desplazarnos a ese centro comercial.

Total que ahora al saber que están con problemas, he llegado incluso a sonreír no sin cierto coraje; solamente faltaba, al parecer, que los compradores fuéramos al campo a coger la aceituna y prensáramos el aceite. Al usuario, señores, al que ponerle las cosas fáciles, y si encima de ser un aceite caro complicáis su adquisición... pues eso: blanco y en botella. El paladar termina por acostumbrarse al cambio de sabor, y no, no es un problema solamente de medio bueno y barato, porque lo que haces no es prescindir, si no "poner menos". Que no se enteran.

Me da cierta pena todo esto, pero tampoco podemos dejar de ver, incluso sin tener datos, que seguro que sus dueños son ahora mucho más ricos que lo eran antes. Más de lo mismo; más de lo de siempre.

Un producto de excelente calidad que se hunde, uno más, en la miseria.


3 Comentarios:

Matías 5 de marzo de 2017, 19:16 » ((Responder al comentario)) »

El aceite en nuestro país ha sufrido muchos vaivenes, en ocasiones lo hemos pagado a precio de oro y otras ha estado en caída libre.
Sobre la marca que citas, su mayor auge lo tuvo cuando el escándalo del aceite de colza, se convirtió en una de las marcas mas competitivas del mercado.
Pero no debemos preocuparnos, vivimos en un lugar donde se produce un aceite de excelente calidad y si una marca deja de envasar un producto, en las estanterías de los grandes supermercados existen otras con un sabor exquisito.
Saludos.

Chesana 5 de marzo de 2017, 20:04 » ((Responder al comentario)) »

@Matías

Estoy de acuerdo contigo en cuanto a que en los supermercados hay excelentes aceites.

Pero hay algo preocupante y que no se está diciendo... no sé por qué: el tremendo peligro que existe ahora mismo en las plantaciones de olivos en cuanto a la epidemia que ha entrado por Mallorca (allí lo está asolando todo), y que llegará a España sí o sí... porque no se sabe cómo atajarla y porque tampoco se están preocupando los que deberían hacerlo (gobierno), epidemia que destruye el olivo llegando a la raíz incluso.

Habrá que disfrutarlo (el aceite) mientras dure y lo podamos comprar.

Me alegra verte Matías.

Kasioles 5 de marzo de 2017, 22:00 » ((Responder al comentario)) »

A mí también me gustaba ese aceite, pero dejé de comprarlo por comodidad, ignoraba lo que nos cuentas.
Al tener cerca de casa un Mercadona, el aceite de su marca, el de oliva virgen extra, me parece extraordinario y llevo años utilizándolo para casi todo.
Te deseo un buen comienzo de semana.
Cariños.
kasioles

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.