Felicidades Inés Ballester

Pues sí, enhorabuena a la presentadora valenciana de televisión Inés Ballester a quien le diagnosticaron un cáncer (no sé si de mama o no) en el año 2012 y que acaba de recibir su primera alta... aunque sinceramente no terminan de salirme las cuentas.

Cuando te dicen que tienes cáncer, generalmente te operan y después vienen los tratamientos dependiendo del estadio, si hay o no metástasis, etc. Y a los cinco años -y esto es algo que la gente no suele saber-, no de ese cáncer si no de haber iniciado el tratamiento de la pastilla diaria te dan... la primera alta. Por lo que ese plazo de cinco años comienza a contar con esa pastilla y tomada de forma consecutiva, con lo que está claro que no tiene que haber interrupciones por "sustos".

Pero esa primera alta hace que en vez de revisiones semestrales (las hay provisionales desde cada quince días, un mes, dos meses, tres meses... yo he pasado por todas ellas), las tengas anuales con respecto a ir al oncólogo, pero no así que dejes de "revisarte" tú a tí misma. Es un descanso, claro que sí, porque la tensión y preocupación cuando se avecinan pruebas y consulta, van minando.

La segunda alta, digamos notable, viene a los diez años... pero de ella ya hablaremos más adelante.

El alta de los cinco años supongo que da mucha alegría (yo nunca la he tenido a pesar de que mi cáncer es del 2011... pero con problemas por enmedio) pero no es, como se ha publicado con relación a Inés Ballester un "está curada". Eso no es cierto y de nuevo la desinformación hace que la gente siga creyendo lo que cree.

El cáncer no se cura y eso es algo que quien lo tiene debe saber pero no por ello entrar en depresión. Sé que es duro admitirlo pero no queda otra: el cáncer no se cura, porque el cáncer es un desarreglo de células que lo produce nuestro cuerpo por distintos mecanismos. Con la cirugía y los tratamientos lo que se consigue es quitar el núcleo, el tumor y que no se reproduzca, pero garantías no las hay. Después de todo eso, las células que quedan, contando con que se haya quitado casi todo (el cien por cien es imposible), siguen funcionando bien aunque "tocadas" porque los tratamientos afectan a la totalidad del cuerpo (de ahí los problemas posteriores en dentadura, piel, huesos...), y las malignas que han escapado, debilitadas, quedan en una especie de letargo. La pastilla diaria que casi todos tomamos tienen como función que terminen de debilitarse y morir y que las que inicien su malignidad no avancen y mueran también; el que se consiga o no...

Por eso hay gente (y lo hemos visto en famosos), cuando llevan 12 ó 20 años "limpios", de pronto recaen... y mueren. Porque hace mucho que los tratamientos terminaron y se ha reproducido en un lugar de difícil visibilidad y sintomatología.

Por eso decir que alguien se ha curado a los cinco años con la primera alta... no es verdad. Posiblemente no quieren mentir, pero debería llevarse más cuidado con lo que se publica.

¿Que ante la perspectiva presentada no hay nada que hacer y no vale la pena luchar?. No, nunca, jamás. Mientras no se demuestre lo contrario, no tenemos más vida que la que tenemos y no va a venir un puto cáncer a quitárnosla. ¿Que no todo vale el precio de vivir?. Cierto, no todo vale, y si somos conscientes, plenamente conscientes de que nos ha llegado el tiempo de irnos, hacerlo de la mejor forma posible Y SIN DOLOR es la opción. El mantener cualquier condición de vida a toda costa... personalmente, no. Pero mientras estemos DE PIE... hay que luchar y al enemigo ni agua. Hay tratamientos, y haberlos haylos, que sé jamás haré, precisamente porque no quiero pagar ese precio cuando el final no variará, pero mientras eso llega y hay posibilidades... las cojo todas.

Y para quien lea esto y todavía dude: yo tengo un estadio III con metástasis. Y no pienso rendirme. Todavía no. Y no tengo demasiado motivos ni alegrías personales para que valga la pena seguir adelante, pero mi vida es mía, y seré yo quien decida, con relación al cáncer, cuándo me voy. No él.


1 Comentario:

Verónica Calvo 19 de marzo de 2017, 12:46 » ((Responder al comentario)) »

Muy bien explicado, Chesana.
Y totalmente de acuerdo contigo: tu decides.
Por mi parte te diré que te deseo mucha fuerza.
Mi padre murió por un cáncer y te entiendo.

Un abrazo enorme.

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.