Gente de doble rasero

Últimamente aguanto poco, y aunque la mayoría de las veces soy comedida y por no herir al prójimo, no lo digo... sí va llenándose el tarro de la hartura hacia algunos y algunas. Con lo cual ahora mismo me tiene sin cuidado si alguien entra a este blog "de tapadillo", lee lo que va a leer y se enfada. Me las trae al pairo que se dice.

Me sacan -literalmente- de quicio las personas que son cuadriculadas pero hasta extremos que enervan al más paciente. Pero cuadriculadas cuadriculadas. Pase lo que pase en el mundo y sea el hecho que sea, siempre, como si de una letanía se tratara, la culpa es de la mujer. Me explicaré.

Pensemos en el lío que tienen desde hace años Ivonne Reyes y Pepe Navarro con el pobre hijo por enmedio. Pues bien hay personas que no es que él estando casado tuviera una relación o un "aquí te pillo, aquí te mato" con ella (que ni lo sé ni me importa), si no que ella ha tenido muchos novios, amantes o lo que sean. Es decir: él, como es un hombre, no se puede esperar más; ella es una puta. Que no lo digo yo, que estoy poniendo un ejemplo.

Que si tu marido se va con una y te deja, a quien quieres matar y a quien le deseas todos los males del mundo... es a ella; no al marido que te ha puesto los cuernos, no... a la otra, porque es ella quien se ha metido por en medio de un matrimonio. ¡¡¡Ole tu sangre!!!.

Ahora bien, si a otra mujer la deja el marido por otra... es que lo tenía muy descuidado... es que ella tenía que haberse dado cuenta... es que lo tenía que haber tenido más "amarrado"...

Doble rasero que se llama. Y encima presumen de estar en posesión de la verdad absoluta. Manda narices.

Pero es que podría seguir así todo el día hasta aburrirme. Es como aquel (o aquella), que después de ser un fracasado total en múltiples relaciones sentimentales, le echa la culpa a sus ex parejas. Hombre, algo de culpa habrás tenido tú también, digo yo.

Y luego ya, rizando el rizo del absurdo, está ese otro personaje, muy habitual aunque no se crea, que por ejemplo no entra nunca en Internet; para nada, oiga. Y de pronto, hablando, resulta que sí, que conoce foros, el facebook, que te lee detrás de una cortina, y que cree tener a todo el personal vigilado virtualmente. Son los que más "gracia" (por decirlo de alguna forma elegante) me hacen, porque son también los que saben más que nadie de todo, y quienes jamás evitarán estar equivocados porque son pluscuamperfectos; son también los más informados del mundo mundial: lo saben todo de todos... eso creen ellos, porque en realidad no hay más ignorante que el que se cree Dios.

Y toda esa gente, cada uno en su "especialidad" son los del doble rasero. Primero porque tienen dos caras, una la de salir a la calle, y otra cuando les vas conociendo y tratando, y segundo porque como son tan prepotentes, tan ensoberbiados de sí mismos, que te agotan y cuando se obsesionan con alguna novedad no puedes resistir el suspiro de alivio... porque tendrás tiempo para descansar de ellos.

Por último, y para nada me he olvidado de ellos, están esos pusilánimes que jamás afrontarán los riesgos de la vida y que solamente saben salir corriendo ante cualquier problema. Lo malo es cuando sean ellos el problema: a ver entonces hacia dónde corren. Esos ni siquiera son prepotentes; son pobres infelices que se asustan de todo y que no merecen más que un manotazo para apartarles del camino.

Pero no quiero finalizar hoy sin meter en este saco inventado a quienes van de verdad, a quienes se preocupan sin tener por qué hacerlo, a quienes dan su cariño sin esperar siquiera respuesta. A esas buenas gentes que ni siquiera hacen ruido pero que están cuando no sabes a qué ni a quién agarrarte. Porque también existen... lo que pasa es que no sacan pecho para alardear. Tengo la suerte de conocer a muchos y muchas de ellos.

Comentarios

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.