Los ricos no reparan en tí

Dicen que eso mismo, lo de que los ricos no reparan en tí, no se dan cuenta ni que existes pobre mortal, lo ha descubierto la ciencia. Y eso viene en prensa como una noticia de alcance. Pardillos, que sois unos pardillos (la prensa).

No hace falta ser rico, ni siquiera adinerado (lo que somos todos a primeros de mes cuando cobramos); simplemente mira a tu alrededor.

Imagina que vas a la farmacia, no por nada grave, si no a comprar tiritas. La dependienta (porque es una dependienta, aunque sea el dueño) te pregunta cómo estás porque hace tiempo que no te ve; tú le respondes que bien y empiezas a contarle cualquier tontería personal. Automáticamente la chica le dirá algo a una señora que hay detrás de tí esperando, y casi sin respirar comentará lo que sea con un señor que está entrando y al que también conoce.

Sí, ya sé que estabas contándole no sé qué y que te has quedado cortado sin terminar siquiera la frase, pero no te lo tomes así; en realidad lo que ha pasado es que te ha preguntado por preguntar, al igual que a la señora de detrás y al señor que entraba. Se la traeis al pairo; que le da igual lo que respondais, que le tiene sin cuidado, por eso lo mejor es responder con un sí o un no y punto, porque como alargues el tema te quedarás con la palabra en la boca. Y da igual si es en la farmacia, la cajera del super o el del butano. Que no les importa lo que te pase, a ver si te enteras. Por eso cuando empiezas a explicar lo que te pasa, terminas por darte cuenta que estás hablando sola, así que para no llevarte un chasco... no cuentes nada. Luego dirán que eres antipática, o huraña, o lo que sea, pero también da igual porque hagas lo que hagas hablarán de tí como si te conocieran.

Y si tienes hijos, sobrinos, nietos o cualquier otro espécimen familiar... también con monosílabos o verás como de pronto tienen prisa para hacer algo importante... que no es escucharte a tí.

Por eso lo de que los ricos no reparan en tí es una solemne estupidez. Hace mucho que te has vuelto invisible, lo que pasa es que no te enteras. Así es que no des la tabarra a nadie con tus cosas, con tus problemas, y responde siempre con monosílabos, que con un poco de suerte te dará tiempo a decirlos enteros.

Bienvenido al gremio de los invisibles.


4 Comentarios:

Kasioles 24 de marzo de 2017, 11:57 » ((Responder al comentario)) »

No te falta razón, somos uno más en un mundo lleno de gente con sus problemas y preocupaciones.
Cada vez se comparte menos y se habla menos, apenas se conoce al vecino y, si te cruzas con él, da gracias si es amable y te da los buenos días.
Pese a todo, y a mí me ha pasado, de vez en cuando te encuentras a esos viejecillos o no tanto, en el autobús y, como están necesitados de tener alguien a su lado que les escuche, te cuentan parte de su vida y se sienten más felices ¿Cómo no voy a escucharles con atención? Malo es llegar a mayor y tener que depender de los demás, pero verte solo...
No quiero que te vuelvas huraña, hay buena gente también.
Abrazos y cariños.
kasioles

Matías 24 de marzo de 2017, 17:16 » ((Responder al comentario)) »

Yo tengo por norma conversar con quien quiere hacerlo, si en un establecimiento donde voy asiduamente me dejaran con la palabra en la boca, me sentaría muy mal.
Puede ocurrir que tengan mucho trabajo y no estén para charlas, en ese caso lo mejor es hablar solamente del asunto que te ha llevado allí.
Un abrazo.

Chesana 24 de marzo de 2017, 18:27 » ((Responder al comentario)) »

@Kasioles

Sé que hay buena gente, pero parece que cada vez escasean más. Todos tenemos mucha prisa.

En cuanto a lo de huraña... no sé, no sé, jajajajaja. Pero sí es cierto que cada vez más repliego hacia dentro.

Abrazo fuerte.

Chesana 24 de marzo de 2017, 18:29 » ((Responder al comentario)) »

@Matías

No me refería a eso que citas de que tengan mucho trabajo. Más bien era a que preguntan y apenas dejan responder. Pero tampoco importa demasiado porque conforme te haces mayor... te vuelves invisible... y aprendes a serlo también.

Un abrazo.

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.