Ya sé que es una tontería, pero es mi tontería

Acabo de salir a mi patio para ver una vez más el desórden en que tengo mis plantas: todas por enmedio esperando que "alguien" (o sea: yo) las coloque donde deberían estar para hacer posible, al menos, el paso entre ellas de una forma decente. No tengo grandes plantas en el sentido de que no son árboles enormes ni cosas carísimas. Es un patio exterior donde ya apenas me quedan cuerdas para tender, porque se han ido descolgando de las paredes (con ganchos incluídos), y que no me siento capaz de volver a clavar; así que el tendedero, incómodo como él solo, es la solución. Por eso las macetas están colocados tal cual han ido llegando y según se abarataban sus precios. Junto con mis dos mascotas, es prácticamente la única alegría que me queda, aunque este invierno, con esas tremendas olas de frío inusuales por completo en esta zona, han hecho que casi la mitad hayan muerto. Pero las que quedan se ven fuertes... si el calor del verano no dice lo contrario.

Compré hace ya mucho tiempo dos manzanos de los que van injertados uno en otro y plantados en una maceta grande sin ser enorme. Estaban muy bien de precio (más que bien diría yo... porque son carísimos), y no era cuestión de picar el suelo del patio, por lo que tampoco esperaba nada del otro mundo de ellos... pero siempre me había hecho ilusión tener un manzano... y por menos del precio de uno conseguí dos por aquello de la polinización. Total que el año pasado al igual que en el anterior no pasaron de ser dos palos altos sin nada más. Pero este año, casi por arte de magia y no hace mucho empezaron a brotar: casi contaba las hojitas todos los días, jajajaja. Y ahora mismo el uno está sacando hojas blancas y el otro hojas rosas. Estoy que me salgo de emocionada. No creo ni por asomo conseguir manzanas pero... ¿y la ilusión de ver que están vivos?.

Tengo una "boina del vasco" cuya peculiaridad son sus enormes hojas y que se asemejan a la boina vasca; sacan una especie de margaritas que no tienen mayor valor. Su belleza reside en las hojas, y todavía no he conseguido entender los requerimientos de la planta, ya que unas veces parece querer agua, otras sombra, otras... Caprichosa sí es, pero ahí está luchando por sobrevivir. Aunque algo maltrecha, foto más abajo.

Los rosales, incipientes todos, unos han muerto en la batalla del invierno y otros brotan como pueden. Reconozco sus ganas de vivir a los que de momento lo logran, aunque es complicado tenerlos en macetas. El único que tengo en suelo lo plantó mi padre cuando yo era pequeña, por lo que tiene ya muchísimos años, y ahí anda el muchacho sacando nuevos retoños con los que seguir viviendo. Es todo un campeón porque ha tenido temporadas de abandono total, incluso sin ningún riego, y aún así hasta el año pasado regalaba enormes rosas color fucsia. Este año parece que no quiere dar alegrías. Tengo que podarlo... y no sé cómo lo voy a conseguir porque mis fuerzas son muy escasas. Ya veremos.

Los ranúnculos han sido mi gran descubrimiento de este año. No los conocía así que al verlos en una de las paradas de plantas del mercadillo (ese que ponen dos veces a la semana), pregunté al hombre qué eran. Me llamaron y mucho la atención sus más que bonitas flores que parecían de papel. La planta en sí no es gran cosa y asemeja casi ser silvestre, pero de verdad que las flores son preciosas. Foto más abajo.

Y por último la alegría, enorme alegría, que me he llevado hace apenas una hora. Pues eso, que hasta he lanzado un pequeño grito de sorpresa al ver que de los bulbos de tulipán que planté el otoño pasado... ¡¡¡ está saliendo uno!!!. Un preciosísimo tulipán rojo-blanco-amarillo a medio abrir me he encontrado de pronto y sin esperarlo (ayer no fui capaz ni de salir al patio). Es el primer tulipán de mi vida. Cuando compré el paquete de bulbos (de esos que llevan 10 variados en una bolsita), leí por todas partes que esta zona, al no hacer frío en invierno, no era propicia para este tipo de plantas, pero ahí tenemos la excepción que confirma siempre las reglas por establecidas que estén. Y los otros nueve andan con capullos, así que habrá que esperar, pero con el primero... qué bonito es!!!

Así que estoy de feliz...

Lo dicho: posiblemente muchos digan que escribir un post para esto es una tontería... pero es mi blog... y mi tontería.


3 Comentarios:

Chesana 12 de marzo de 2017, 23:05 » ((Responder al comentario)) »

Si antes lo digo...

Ahora mismo está cayendo una tromba de agua, y según los del tiempo, es el principio de una gota fría... en marzo!!!.

Y es que nunca hay que vender el burro antes de tenerlo.

Kasioles 13 de marzo de 2017, 20:17 » ((Responder al comentario)) »

Pues a mí me ha encantado esta entrada, en esa tierra vas a lograr todo lo que te propongas.
Las plantas agradecen un clima sin altos y bajos muy marcados y tú tienes la suerte de estar en el lugar adecuado.
Me encantan tus ranúnculos y esos tulipanes que ya están a punto de asomar todos.
No te preocupes por los rosales, nunca se hielan y, más tarde o más pronto, brotan todos, eso sí, tendrás que podarlos aunque ya es un poco tarde, fíjate y verás que ya tendrán minúsculos brotes los más retrasados.
En una ciudad como Alicante, tener un patio, es de agradecer.
Y me alegro por ti, mereces que te dé satisfacciones.
Cariños y buena semana.
Kasioles

Matías 14 de marzo de 2017, 9:32 » ((Responder al comentario)) »

Tener un lugar donde plantar nuestras flores y ver como comienzan a brotar en Marzo es algo muy hermoso. Claro, hay que tener cuidado con las heladas.
Un abrazo.

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.