Qué hacer?

Lo he dicho siempre: cuando una persona deje de emocionarse con algunas cosas, cuando alguien pierda el interés por todo, cuando tengas la sensación de que todo da igual... cuando seas consciente de que el mundo se ha olvidado de tí... será señal de que has muerto y aún no lo sabes.

Y ese precisamente es el dilema: ¿qué hacer?... si es que realmente se puede hacer algo.

Abres la prensa, como siempre, y cualquier noticia, todas las noticias te dan igual incluso aquellas que hace poco te conmovían. Te das cuenta que no le importas a nadie; que si de pronto te desplomaras, nadie te echaría de menos. Que los pensamientos, los tuyos, son los únicos que caminan contigo mientras el resto del mundo se desvanece ante tu mirada. Que lo único que te impide dormir y no despertar son esos cuatro ojos que todos los días te miran como te miran. Que nada de lo vivido, de lo querido y amado ha valido la pena, y que la única compañía que nunca te abandonará eres tú... y hasta eso ha dejado de importarte.

Cuando los días son completamente planos por lo iguales, cuando tus plantas se mueren porque ni siquiera las riegas, cuando lo único que quieres es que el mundo, ese que vive sin tí, deje de doler... ¿qué hacer?.

Posiblemente nada salvo seguir vegetando porque eres tan cobarde que ni siquiera eres capaz de cerrar el libro.

2 Comentarios:

Kasioles 17 de mayo de 2017, 14:11 » ((Responder al comentario)) »

Muy bien has catalogado tu entrada de hoy. ¡Bravo! Hoy te has levantado la mar de "positiva".
Bueno, bien cierto es que no todos los días son iguales y a veces vemos las cosas demasiado negras.
Despierta y piensa que no estás sola, que hay gente que te lee, aunque no comente, y que sabes que, siempre que has necesitado compañía, la has tenido.
Cariños.
Kasioles

Matías 17 de mayo de 2017, 15:52 » ((Responder al comentario)) »

El estado de ánimo no es siempre el mismo, hay días que todo nos parece negativo. Hacer algo que nos gusta es una manera de desterrar el hastío de la monotonía diaria.
Un abrazo.

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.