El parricida de Moraña

Es complicado, muy complicado, leer e incluso escribir sobre casos como el que nos ocupa. Lo que aparece en prensa es tan sesgado, tan copiado unos de otros, que difícilmente se entiende la historia si no se busca más.

David Oubel es un hombre de 40 años que no habría pasado de ser alguien como cualquiera de nosotros, anónimo durante toda su vida, de no ser porque un día hizo lo que hizo. Y es difícil contar lo que hizo.

Padre de dos niñas, Amaya de 4 años y Candela de 9. Divorciado. En sus cabales.

Si el jurado y la justicia así lo deciden (y todo parece indicar que así será), va a ser el primer condenado a prisión permanente revisable. He tenido que buscar qué era eso.

La prisión permanente revisable es que, como mínimo, cumplirá de 25 a 35 años de prisión sin paliativos, sin permisos, sin más derecho que a vivir... que en su caso ya es mucho. Hay que seguir leyendo para entender lo que digo. Y después de esos años, los jueces, sin que sea necesario el derecho a la reinserción, decidirán si le ponen libre o no... y así, decidiendo eso, cada dos años, hasta que salga libre... o hasta que muera. No es una cadena perpétua pero se le parece. Sus hijas no tendrán tantas facilidades. Hay quien dice que es demasiada condena, incluso que es inhumano. ¿Inhumano?.

El 31 de julio del 2015 Oubel dió a las dos niñas una mezcla de fármacos para que se durmieran profundamente. Un par de días antes había comprado una sierra radial.
Con ella mató, degollándola, a su hija de cuatro años. La mayor, de nueve, a la que no hicieron efecto los medicamentos trató de huir de su padre, pero no pudo; la ató con cinta americana a la cama... y la apuñaló primero y degolló después. Según los forenses -y hay que contarlo para entender por qué esa "floja" cadena perpétua simulada es poco- la niña consiguió soltarse de una mano y trató de parar a su padre...

Y ahora, en el juicio, el asesino "acepta" los hechos y la posible condena. ¿Acepta?. ¡¡¡Váyase usted a la mierda!!!.

Dicen que está en su sano juicio, que no está loco, que sabe lo que hizo. Dicen que cuando se le detuvo... bromeaba.
Su imagen física en estos días dicen lo que dicen de él... o lo que él quiere que creamos... pero no está loco. No oficialmente.

¿Cómo se puede vivir con algo así?. Y no me refiero a él, si no a la madre de las niñas.

1 Comentario:

Matías 6 de julio de 2017, 12:32 » ((Responder al comentario)) »

Hay que tener una maldad inmensa para cometer esa atrocidad.
Yo siempre he comentado que quien comete estas barbaridades no debe permanecer ni un día mas entre nosotros.
Un abrazo.

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.