Televisiones de pago o no

Un estudio, que no sé hasta qué punto será fiable o no, pero que anda por ahí, dice que los españoles prácticamente no ven televisión de pago, o lo que es lo mismo: que la televisión que se ve siempre es en canales abiertos y gratuitos. Un 93%, por lo que el 7% restante son de los que desembolsan dineros para sentarse delante de la pequeña pantalla.

Lo cierto es que las televisiones privadas no han ampliado mucho el panorama televisivo, porque de los doscientos canales en abierto que generalmente tenemos, seamos de la compañía que seamos (que realmente son dos o tres a pesar de los múltiples nombres) no hay casi nada nuevo por ver: repiten hasta la saciedad los programas y las serie... y no digamos las películas. Yo he llegado, con el mando en la mano, a pasar por todos esos canales, terminar... y no haber encontrado nada para ver.

Sí, ya, que en los de pago hay pelis de estreno y tal, pero ¿compensa?. Depende de tu presupuesto, claro. Es como cuando algunos se alegran mucho de que vaya a haber rebajas en tal o cual sitio... depende de si tienes money para gastar en ellas, ¿no?.

Sinceramente creo que nos bombardean con la "necesidad" de comprar, tener o poseer. Pondré un ejemplo. Yo no tengo mucha (ninguna en realidad) vida social, pero de vez en cuando tengo que escuchar eso de..."como no tienes whatsapp no te puedo mandar un mensaje para ver cómo estás, y tengo que esperar a llegar a casa para poder llamarte" (porque es gratis)... ¿Perdona?. Pues sí, todavía escucho cosas como esa. Y claro una, en momentos de bajón que cada vez son más, llega a preguntarse si no le hará falta un smartphone para poder tener whatsapp. La gilipollez supina elevada al cubo. Porque claro, volvemos al principio del meollo: no tengo vida social por lo que... ¿cuántos watsapp recibiría al mes?. Ser o no ser, esa es la cuestión.

Pues con la televisión de pago pasa algo parecido. Parece que te quieran crear la necesidad de tenerla porque... mira que si te pierdes un estreno!!!.

Así que terminas por apagar la tele, encender el ordenador, apagándolo también, sentándote en el sofá a leer un poco... no sabes por qué pero últimamente ves doble así que cerremos libro o lector electrónico según se tercie. Y cuando te das cuenta... te has dormido. Sin más. Puro aburrimiento que se dice.

Así que lo acabo de decidir: voy a contratar todas las teles de pago que hay, voy a comprarme el whatsapp ese (digo el smartphone), un lector que me lea de viva voz los libros... y un gato que me cante el "soy minerooooo". Voy a mirar en la hucha cuántas monedas de dos euros tengo.

1 Comentario:

Matías 11 de julio de 2017, 12:39 » ((Responder al comentario)) »

Dicen que "renovarse o morir" pero claro eso casi siempre cuesta dinero.
Mi opinión es que en España tenemos la suerte de tener muchos canales de TDT gratuitos, dentro de estos canales hay algunos que programan películas antiguas, aunque la mayoría las hemos visto, siempre hay alguna que no y otras que nos agrada volver a ver.
Las películas de estreno, cinco o seis al año que merezcan la pena, mejor ir a verlas al cine aunque sea el dia del espectador.
En cuanto al smartphone hoy cualquier compañía nos lo ofrece por ocho o diez euros al mes y si tenemos hijos es el mejor sistema para estar en contacto sin un gran coste, eso si, sin ser esclavos del móvil.
Un abrazo.

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.