Imposible leer lo que sigue sin indignarse

Todos guardamos en la memoria más reciente el atentado del aparcamiento del aeropuerto de Barajas, en Madrid, donde murieron dos personas y hubo cientos de heridos. Aquella masacre fue una más de ETA, de esos "hombres de paz" con los que hoy se abrazan y fotografían los catalanes independentistas.

Dos días después de aquel 30 de diciembre del 2006 fueron detenidos dos etarras a los que luego se juzgó y condenó a más de mil años de prisión (ojalá los cumplieran todos). Pues bien, esos dos asesinos dijeron que se les había torturado en su detención por la Guardia Civil, poniéndoles una pistola en la sien... y dándoles patadas y puñetazos... y llevaron esas "torturas" ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Voy a hacer un inciso en la historia. Está claro que estos sujetos apelaron a que se habían quebrantado sus derechos humanos. Todo el mundo tiene derecho a que se les respete en toda su integridad... todo el mundo menos los de ETA y/o cualquier otro terrorista que mata indiscriminadamente. El único derecho que tienen es a morir en prisión, sin más benevolencia que la de proporcionarles lo más indispensable para que vivan muchos años. Es lo menos que se les debe a los inocentes que matan.

Dicho lo anterior, sigamos. Pues bien, el Tribunal de Estrasburgo acaba de dictaminar que los etarras tienen razón, que se les maltrató, y que el Estado español les debe indemnizar con 30.000 y 20.000 euros respectivamente por "daños morales".

Mi absoluto respeto hacia cualquier tribunal de justicia pero... ¿cómo se puede ser tan cínico?.

1 Comentario:

Chelo 13 de febrero de 2018, 19:12 » ((Responder al comentario)) »

Yo tambien ne he quedado perpleja al oirlo.

Publicar un comentario

Volver al blog de Chesana.