El olvido no es posible

Me aburro de decir, a quien quiera escuchar, que el olvido de un país no es posible. Ya lo dijo el sabio: quien olvida, puede repetir la historia... y no es una broma.

Hay muchos, demasiados, que insisten una y otra vez en redes sociales en cuanto a que hay que olvidar el pasado, que hay que pasar página, que hay que vivir el presente y el futuro. Vamos por partes.

Olvidar el pasado y pasar página. Para eso ya está el alzheimer, y todos estamos de acuerdo en que cuando esa enfermedad se presenta y ataca, la persona pierde el ser, incluso la dignidad. Entonces ¿para qué queremos el olvido?. ¿Para dejar de ser?. Algunos insisten y van un poco más allá: recordar la guerra civil, o los inicios de la democracia española, o incluso tener memoria personal... es viejo, arcaico, no se lleva... y es entonces -dicen- cuando hay que olvidar, que "pasar página".

Vivir el presente y el futuro. El presente es apenas un instante; después ya es pasado. Entonces ¿qué hay que vivir?. No da tiempo. ¿Por qué no lo comprenden?. En cuanto al futuro... no existe, es una utopía, un sueño... es imaginar lo que quisiéramos que fuera, lo que imaginamos, no es, no está... y si no llegamos a él, menos.

El olvido, el presente, el futuro. Si dejamos de ser, si olvidamos la memoria, la personal y la conjunta... ¿qué nos queda?.

No hablo de nostalgias, de añoranzas, de regodearse en el pasado. Hablo de recordar, de saber qué se hizo mal e intentar no repetirlo. Algo tan sencillo como eso. Y tan complicado para algunos al parecer.

Y ya puestos diré algo más: aunque muchos no lo crean, aunque algunos lo rechacen, las dos Españas siguen existiendo, y posiblemente incluso sean tres. La de "los rojos", la de "los Franco"... y la de "olvido y pasar página". Pero es curioso que éstos últimos siempre aparecen cuando se habla, en el tema "guerra civil española", de lo que hicieron "los nacionales"; nunca cuando el tema es lo malos que fueron los "rojos". Es muy curioso.

Ni olvido ni perdón, que dijo aquel. Para nadie, ni de la guerra (salvajadas de ambos bandos), ni de ETA, ni de los corruptos de ahora. No es un problema de rencor, si no de justicia para quienes los padecen, padecieron. Es una cuestión de dignidad, nuestra, no de ellos... que ni saben de qué hablo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y solamente se visualizarán después de ser aprobados.

Volver al blog de Chesana.