La pandemia y los viveros y tiendas de plantas

Reconozco que estoy enfadada, muy enfadada. Durante más de dos meses la gran mayoría de los españoles (salvo algún gilipichi pasado de listo) hemos estado confinados en nuestras casas, y más aún los mayores porque teníamos todos los riesgos del mundo mundial. Poco a poco se ha entrado en una desescalada que muchos han tomado como "ya no pasa nada", con lo que me afianzo en la idea de que hay más "gilis" de los que yo pensaba.

Y llegamos a lo que ahora se llama "nueva normalidad", o lo que es lo mismo: el mundo con la mascarilla puesta, la distancia social establecida (que casi nadie acata) y un querer volver a nuestra vida de antes... algo que de momento y que por mucho que algunos se empeñen, tardará en regresar... o quizás no lo haga nunca.

Pero vamos a lo que vamos. En estos días y puesto que he tenido unas bajas importantes en mi pequeño jardín (es lo que tiene haberse roto el hombro con dos fracturas), y sabiendo que ni ese pequeño capricho económico puedo permitirme, decidí comprar algunas plantitas de forma online.

Es curioso cómo se utiliza el Covid para esconder la incompetencia y dejadez de algunos viveros y tiendas de plantas. Todos ellos, cuando entras en sus webs, tienen puesto un gran letrero a modo de aviso, diciendo que a causa de la pandemia tienen demora de tropecientos días en el servicio de envío. Vale, enterados quedamos. Pero es que luego pasan esos días de demora (que no entiendo bien a qué vienen porque el país ya está funcionando)... y sigues esperando, y esperando, y esperando que tu pedido llegue. Y no llega.

Empiezas entonces a mandarles emails y la respuesta siempre es la misma: que ya han avisado de ese "problema"; cuando les respondes que sí, que lo has leído pero que los tres días se han convertido ya en ocho... entonces dan la callada por respuesta. Estamos hablando de plantones y de plantas de pequeño tamaño, que además llevan un coste de envío del que hablaré otro día.

Hablamos de seres vivos, por si alguien no se ha dado cuenta todavía.

Sí, ya sé: ve a una tienda local de tu ciudad o a un vivero y tráelas tú. Con la boca ¿no?. Porque no todo el mundo tiene coche, ni familia/amigos que te lleven y traigan. Y no todo el mundo tiene dos brazos para cargarlas en un taxi... Si yo contara lo que han sido estos meses de confinamiento y encima con doble fractura en el hombre... Hoy mismo, hace unas horas, he tenido que cambiar la botella de butano de la cocina: todo un drama. Y lo de cambiar las sábanas de la cama... ni lo cuento. En fin: el brazo no se va a quedar bien: no me operan ni me hacen rehabilitación... ni siquiera tengo ya traumatólogo porque todo lo que tenían/podían hacer ya lo han hecho (dicen); es lo que tiene "ser mayor". Por lo menos el dolor ha disminuido algo. Menos es nada. Pero es muy complicado manejarse por la vida con dos manos y un solo brazo.

Ya me he ido de nuevo. A lo que iba. Que cuando por fin te llegan las plantas... están para tirarlas. Y como no tienen ningún tipo de garantía... Las pobres se han muerto metidas en una caja cerrada donde han viajado durante ocho días, con el calorazo que estamos pasando. Puedes, eso sí, patalear por aquí pero poco más, porque si encima dices nombres te pueden demandar por injurias: es tan fácil como eliminar tu cuenta de su web y decir que jamás les compraste nada; por lo tanto les estarías difamando.

Es la primera vez que me pasa algo así, y ha sido con dos viveros/tiendas. Pero no habrá una segunda. Voy a aprender a hacer esquejes, y aunque repita con ello las plantas que aún tengo, por lo menos no me llevaré estos disgustos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados, y no serán visibles hasta su aprobación.

Volver a "Chesana".