El peligro de colocar nuestra genealogia en los Mormones

Durante años, desde que sé que mi Genealogía está llegando a su fin, y no tengo herederos a quien dejársela, mi mayor preocupación ha sido qué hacer con ella para que no se perdiera. Son casi veinte años de búsquedas, de nombres, de fechas; de mucho leer dejándome la vista y gastando mi tiempo. Y me duele -¡vaya si duele! que todo ello se pierda más pronto que tarde. 


He probado cada una de las webs que actualmente funcionan, mejor o peor, en Internet. Unas están bien... pero hay que pagar para ver lo que contienen... y no sólo pagar para poner tu genealogía, si no para ver lo de los demás, con lo que obligas a que en el futuro haya que seguir pagando para todo. No me convencen. Otras son gratuitas... hasta cierto punto... con restricciones; tampoco me sirven. Otras son gratuitas y parecen no tener problemas (siempre pensando en el presente y en un futuro lejano)... pero los tienen... y esos últimos son los llamados "mormones". 


Porque para poner una genealogía hay que pensar si dentro de veinte o treinta años, seguirán existiendo. Todos nos hemos sorprendido alguna vez al buscar una web "muy buena" que tenemos guardada en nuestros "favoritos", y encontrarnos con que hoy ya no existe. 


Los Mormones (también conocidos como "Family Search" o "La iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días") son una sociedad del estilo de la Iglesia Católica o la de los Evangélicos o los Ortodoxos o tantas otras. La enorme diferencia a nivel genealógico de los primeros es que se han propuesto aunar la Gran Genealogía del Mundo, con las aportaciones de usuarios que entran en su página y colocan allí sus genealogías, y con tremendas aportaciones económicas para ir por el mundo recopilando actas de todo tipo (cualquier documento oficial es válido para ellos: nacimientos, matrimonios, defunciones, pasaportes, cédulas militares...)


Y luego todo eso lo ponen en internet... gratuitamente. Y es cierto que es gratis. Al menos hasta el día de hoy (enero 2021). Por ello están a años luz del resto de webs genealogistas que lo único que quieren realmente es cobrar, y en ocasiones importantes cantidades de dinero.


El mayor problema con los Mormones en que en sus condiciones, visibles para todos, ya te avisan que todo lo que pongas allí... queda automáticamente en su propiedad sin posiblidad de que reclames, porque lo que anotas lo haces voluntariamente. Es decir: si tú escribes tu genealogía en los Mormones, y además añades fotos y cualquier tipo de documentación, automáticamente ellos quedan como dueños de todo y para siempre. A cambio de esos "derechos de propiedad intelectual" te dejan que busques entre sus registros y te dan espacio ilimitado para el árbol de tus ancestros. Pero tú dejas, prácticamente, de existir a todos los niveles, constando nada más que como usuario... no como creador de esa genealogía Y ésto, personalmente a mí, me toca un poco/un mucho las narices. Porque si el trabajo de veinte años es mío, quiero que quede constancia de que es mío. Sólo pido eso. 


Luego también hay otro apartado que tiene su "cola": si alguien entra en la web mormónica con tu nombre y contraseña (supongamos que te la han robado/hackeado) y pone algo insidioso, calumnioso o incluso estropea genealogías... siempre (y lo dicen muy claro) el responsable ante ello y ante cualquier denuncia, serás tú. No quien lo ha hecho mal... si no tú, porque lo ha hecho en tu nombre. Siempre hay que dejar una puerta a la casualidad o al robo de identidad, digo yo. Te roban una cuenta del banco... ¿no pueden robarte una cuenta en los Mormones?. 


Hay quien habla (lo he leído en foros y me ha hecho mucha gracia) que algunos dicen que el gran problema es que nos quieren bautizar a todos. Bastante me importará a mí lo que hagan con mi nombre dentro de cien años. O con mis padres. O con mis abuelos. 


Y ya por último, que a mí al menos me esté parando para poner allí mi genealogía, es que cualquier usuario registrado puede modificar lo que quiera... suyo o ajeno. Se supone que si lo hace es porque tienes algo mal y lo quiere rectificar, pero ya sabemos que no todo el mundo es bueno, y menos si se ampara en un nick o lo que es lo mismo, el anonimato. Pueden copiar cualquier genealogía, ponerla como suya... y destrozar la tuya para que no haya "competencia". ¿Se me entiende, verdad?. Lo hacen con webs enteras... ¿por qué no lo van a hacer allí?.


He escrito a los mormones poniendo todo ésto, más resumido, y su respuesta es remitirme mediante un enlace a su formulario (???) por si tengo alguna pregunta (mismo sitio desde donde les envié mis quejas) y a las Faqs o preguntas en general, lugar donde la gente expone sus dudas... y no responde ni Dios.


Así que aquí estoy, sin saber qué hacer y dónde poner mi extensa genealogía, porque es la única forma de que no se pierda. Un día pensé que tenía a quién dejársela (junto con otras cosas sentimentalmente apreciadas por mí), pero la vida te va enseñando que sólo tienes dos manos y dos pies... si no te caes y te rompes algo. El ponerla en una web (blog, foro o similar) de pago o no, no es factible porque en cuanto te detecten quienes tienen sus negocios cobrando por colocar las genealogías de los usuarios... tienen tanto poder y dinero... que te cierran dicha página. He visto ya varias que les ha pasado eso. 


No estoy difamando a nadie, absolutamente a nadie. Estoy contando cuál es el problema con el que me he encontrado a la hora de poner mi larga genealogía de veinte años de búsquedas y que ya ha tocado a su fin. Y lo cierto es que solución no encuentro. En apenas diez años, cualquiera que se fije un poco, verá que webs que entonces eran el no va más en cuanto a alojamiento... ya no existen. 


Y lo que hoy existe (Facebook, Google, Twitter...) posiblemente dentro de quince o veinte años ni se sepan qué es. 


Aquí sigo, sin saber dónde poner mi enorme genealogía. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados, y no serán visibles hasta su aprobación.

Volver a "Chesana".