Novedades en el frente

Son las 6 de la mañana. Una noche más sin dormir y van ya dos meses y medio. Atiborrada de pastillas y teniendo que obligar a las manos, dedo a dedo a escribir ésto que me temo no podrá ser muy largo porque el dolor ya empieza a atenazar.

Mañana 23 de mayo hará once años que me detectaron el cáncer de mama que me ha tenido el alma en vilo. Once años. Se dicen pronto. Pues ni ese cáncer me hizo llorar tanto y sentir tanto dolor como el que siento ahora, ni tantas secuelas. 

No voy a detallar lo que me está pasando, porque el que quiera saber que aprenda... o pregunte, pero es curioso cómo  de un día para otro, de un momento a otro, se te puede dar la vuelta como un calcetín, y no tener más idea en la mente de que pare todo este sufrimiento... o de hacerlo parar tú sin saber bien cómo. 

Y cómo gente que decía que te quería (no necesariamente en el plano amoroso) y que estaría siempre junto a ti, desaparece y ni siquiera se preocupa cómo estás en meses, en años, pareciendo no saber que las cosas, las situaciones, la salud incluso cambia en cuestión de instantes. 

Apenas puedo escribir ya con teclado (nada a mano) así que tengo que dejarlo aquí. No es cuestión de dar misterio a la historia... es que de verdad no puedo más. 

Quizás retome otro día cuando el dolor no sea tan intenso.

 

1 comentario:

  1. No te hundas, no te hundas incluso los que estamos rodeados de gente sentimos esa soledad .
    En mi blog está mi correo y en messenger también si quieres contarme algo te escucho. Ánimo y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

Los comentarios dejan de estar moderados.

Volver a "Chesana".