Más humanos que los humanos




Seguir leyendo...

Sinvergüenzas!!!

¡¡¡Y que encima tengamos que aguantar las declaraciones que los impresentables políticos (y no políticos) catalanes están haciendo, con el huído Puigdemont a la cabeza!!!.

Lo de Sijena (Huesca) clamaba al cielo desde hace mucho tiempo. De acuerdo con que hubo una serie de ventas, al parecer irregulares, y por eso se llevaron obras que no pertenecían a Cataluña, pero que visto el error sigan en sus trece de no devolver lo que no es suyo... ya es para indignarse.

Y encima ahora, después de varios requerimientos a los que ni han hecho caso, que un juez haya ordenado a la policía que "traigan de vuelta a su propietario legal las obras requeridas", ahora esos catalanes se ponen dignos diciendo que "se les está robando su patrimonio". ¿Patrimonio de qué, desgraciados?. Aquí los únicos que os estáis queriendo quedar con algo que nunca ha sido vuestro sois vosotros. Hubo un error, cierto, pero comprobado el mismo y si tan "decentes" son... a devolverlo sin más; pero no: han provocado que tenga que ir la policía a por ello, y claro, ahora indignadísimos con el "Estado opresor". Iros a tomar por donde brama el atún, que me tenéis más que harta. Y encima hay que oírles en Twitter, todo ofendidos y clamando venganza por "el expolio".

De verdad que me tienen hasta aquí. Posiblemente hoy con tanta gilipollez hayan colmado el vaso de mi paciencia.

Espero que el 21 de diciembre los propios catalanes les den sopas con hondas (y sí, ese "honda" es con hache), porque si no no valdrá el esfuerzo de muchos.

Si alguien quiere saber algo más sobre el monasterio de Sijena, pinchar aquí

Seguir leyendo...

Ada... no te entiendo

No vi el programa porque hace ya mucho tiempo que no veo ese tipo de programas, pero lo acabo de leer en prensa. Anoche en "Sálvame Deluxe" apareció la alcaldesa de Barcelona Ada Colau, algo que ya de por sí sorprende; no porque no hayan aparecido sobre todo últimamente (repito que es algo que leo) políticos allí, si no porque precisamente ella, a mí al menos, me choca.

Pero lo que ya me ha dejado a cuadros es lo que al parecer dijo: que cuando era joven tuvo una relación de dos años con una italiana.

No seré yo quien entre a juzgar algo que personalmente creo que nadie debe juzgar, pero que lo diga a una semana de unas elecciones autonómicas... no sé qué sentido puede tener y en un programa como "Sálvame" cuya clientela es mayoritariamente de cierta edad.

¿Por qué dice, ahora y de forma tan pública, algo que pertenece a su pasado y que al parecer ni sus más allegados conocían?.

Quizás es el momento de aclarar por mi parte, que eso de "salir del armario" con respecto a los homosexuales, bisexuales, etc., es algo que siempre me ha molestado y mucho. Esa "obligación" que algunos heteros intentan imponer a otros, es algo que me suele hacer enfadar. Soy de la opinión de que cada cual puede vivir como le venga en gana siempre que su vida no afecte de mala forma a nadie, y que no hay por qué decir con quién se acuesta cada cual... a no ser que quiera decirlo, claro. No es el caso de Ada, eso nadie lo duda pero... ¿a qué santo lo dice ahora cuando está "felizmente" casada y con niños pequeños?.

Porque hay una cosa que sí tengo clara y desde hace mucho mucho tiempo: los políticos, y menos en tiempo electoral, mueven ficha sin una intención. Pero yo al menos sigo sin encontrar la de Ada Colau con esas declaraciones.

¿Todo vale?. Parece que sí.


Seguir leyendo...

Las peores Navidades de mi vida

He tenido algunas realmente malas, como el resto de los mortales. Entre ellas... la última de mi padre, cuando todos, incluido él, sabíamos que se moría; la primera que pasé con mi madre ya encamada por el alzheimer y en mi casa.

Pero quizás la peor de todas sobre todo a título personal fue la de hace seis años, la del 2011, con mi pareja huyendo de mi cáncer como si le fuera la vida, con mi madre en una residencia pública contra mi voluntad, y con una quimio que me estaba matando sin ninguna exageración. Esperé, y no tengo por qué mentir, hasta el último minuto de aquella Nochebuena que alguien, dándose cuenta de que estaba más sola que nunca, me llamara y dijera (ven... o voy). Nadie lo hizo. Llamaron, eso sí para desear "feliz navidad" unos, y otros simplemente siguieron desaparecidos.Esos días, esa noche, supe con toda crudeza lo que era la soledad más tremenda. Me he sentido sola otras veces, porque nunca como aquella Nochebuena. Luego te encalleces.

Es curioso, pero nunca he pasado una Nochebuena con alguien aparte de mis padres. Nocheviejas sí... pero las Nochebuenas se terminaron en cierto modo cuando mi padre murió, y nunca, incluso teniendo pareja o "mejores amigas" han sido acompañada salvo con mi madre cuando aún estaba bien... pero es fácil imaginar lo que era aquello entonces.

Y lo estoy contando con la distancia de los años y sobre todo el endurecimiento de muchas cosas, por lo que ya no duele. Pero tampoco se olvida, sobre todo cuando muchos se empeñan en que "nadie esté solo"... los otros claro, no los tuyos.

Recuerdo que los días de Navidad, creo que era el segundo (el 26) mi casa se llenaba de primos y novios de primos. Aquello se fue sucediendo hasta que mi madre, un año, se negó a seguir "llevándose la paliza" de tener que hacer de comer para tantos, con el enorme gasto que ello conllevaba, y en cierto modo enfadada porque nadie siquiera tenía "un detalle": ni traían un regalo para ella, y ni siquiera llegaban un rato antes para ayudarla. Simplemente aparecían a la hora de comer... y comían. Mi padre tuvo que darle la razón, y ese año se acabaron las comidas de navidad... y el "hola tía".

Recuerdo también que aquella primera nochebuena, tan sola y tan queriendo morirme, intenté hacerme algo para cenar; ni siquiera especial si no simplemente algo para cenar. Por aquel entonces la quimio hacía que todo supiera metálico, que dolieran las encías... que te dolieran literalmente hasta los dedos de los pies (se te caen las uñas), y las ganas eran nulas para todo. Y estaba lo que ya he dicho: cada vez que esa tarde sonaba el teléfono, la esperanza de que alguien dijera "ven--- o voy". Pero simplemente escuché "feliz nochebuena", como si no pasara nada, como si todo en mi casa fuera normal...

Hoy la cosa no ha cambiado... salvo en mí. Sigo estando sola pero como he dicho antes: te encalleces. Ya da igual. Este año y a pesar del problema que tengo para comer (no tengo dientes, jajajaja), he tirado la casa por la ventana y me he comprado un par de cosas con la que notar que es Navidad. A mi manera lo pienso celebrar. No sé cuál es el futuro y no pienso pensar en él; sólo sé que es mi primera navidad después de muchos años de tristeza, que estoy curada de mi cáncer (con las reservas propias de saber lo que es un cáncer), que a quienes no estuvieron entonces no les quiero en mi vida de ahora pero que he ganado en cuanto a que no les guardo rencor ya: simplemente hay desprecio por su nula catadura humana.

Este año habrá polvorones en mi mesa. Feliz Navidad a la buena gente.

Seguir leyendo...