Cuando todo el mundo escribe

Últimamente estoy muy analfabeta en cuanto a leer; vamos, que no leo nada más allá del periódico. Debo tener algún problema de visión, digo yo, porque enseguida empiezo a tener los ojos "salados", con lo que el lagrimeo es constante y así es imposible. Pero vamos a lo que vamos.

Hay mucha gente, demasiada, que cree que lo de escribir, bien se entiende, lo puede hacer cualquiera. Hablo no de escribir en cualquier parte (como en un blog), si no de hacerlo en un libro. Es frecuente, a poco que te fijes, encontrar multitud de libros (en Amazón, en Casa del Libro, etc) con nombres que nada más conocen en su casa. Y no es que haya que ser famoso para escribir, no es eso, pero sí hay que tener una cierta mano.

Es como aquel que dice que hacer puentes es fácil... y se pone a construir uno. Hombre, hacerlo se puede, pero que no se caiga cuando pase uno es otra cosa. Pues lo de escribir un poco lo mismo. Hay que hilvanar una historia, que los personajes tengan enjundia (garra, fuerza), que los cauces de la trama enganchen. No es tan sencillo como parece y sobre todo algo que muchos olvidan: no todos servimos para lo mismo.

Escribir es un arte; no estoy descubriendo nada nuevo. Como el pintar, como el esculpir, como el hacer cine. Y hay que saber lo que uno se trae entre manos. Porque te hayan dicho de pequeño en el colegio que escribías bien no es motivo para cuando ya eres mayor martirizar al lector. Porque hay que reconocerlo: hay cada bodrio por ahí, que ya les vale. Pero como se trata de ser justos, también habría que añadir que: hay cada bodrio también entre escritores acreditados, que también les vale.

Lo de coger un libro y disfrutar con él va a gusto del consumidor. Personalmente no me gustan, por ejemplo, los libros de viajes personales, y eso no quiere decir que sus autores lo hagan mal; simplemente a mí no me atraen. Es como con el cine: no me van pero nada de nada las películas de terror o las de ciencia ficción. ¿Que hay un público para ellas?. Claro que sí, pero ello no quiere decir que los espectadores de esos films se vayan a poner todos a hacer cine, ¿verdad que no?. Pues lo mismo a la hora de escribir.

Es como alguien, famosillo de turno casi siempre, con cuarenta años se pone a escribir sus memorias. Perdone usted, pero a menos que se sea un genio en algo, poco podrá contar con cuarenta años, digo yo. Pues lo cuentan y encima hay quienes lo compran. Me reí mucho yo sola cuando, por ejemplo, un conocidísimo presentador de esta nuestra televisión escribió un libro contando sus cosas; vendió lo que no está escrito dicen; pero lo peor es que se lo creyó y entonces escribió un segundo libro sobre el mismo tema (su vida). Y es más, ha hecho una "obra de teatro" sobre lo mismo. ¿Disculpe?. Lo de la azarosa, inquietante y digna de leerse vida de un presentador de televisión... como que no, y que conste que intenté leerme el primero de sus libros por aquello de la curiosidad... y no pude terminarlo. No entro a valorarlo como tal, simplemente digo que no pude terminarlo.

Y es que como ya he dicho antes, el escribir no es como el comer, que se aprende con la vida. El escribir es un don y por tanto concedido solamente a unos cuantos privilegiados. Como el ser el novamás de las matemáticas, o de las ciencias, o de la canción sin ir más lejos. Y que conste que no hablo de ganar dinero con los libros; hablo del inmenso placer que produce coger pluma y papel (o teclado del ordenador) y encontrarte contando una historia que a tí y sólo a tí te fascina; lo que llegue después (lectores) si es que llega siempre será por añadidura.

Pues eso: que estoy bastante harta de aburrirme leyendo libros que no consigo acabar. Eso cuando leo, que últimamente doy pena hasta con eso.

Seguir leyendo...

Se puede ser más inútil?

Lo que me he podido reir leyendo la noticia. Resulta que en Parla (Madrid, España) una mujer recibió varios mensajes donde le decían que su hijo de 21 años había sido secuestrado, y pedían 600 euros por liberarlo; como en las películas, si avisaba a la policía, le matarían. La pobre señora, supongo que más asustada que otra cosa y sin saber bien qué hacer, se presentó en la comisaría contando lo que le pasaba.

La policía se puso a buscar soluciones. Y se encontraron al jovenzuelo andando por la calle. Relató a los agentes que le habían liberado sin sufrir daño alguno, pero claro, al preguntarle más se asustó y contó la verdad. Se lo había inventado todo y escrito los mensajes él mismo a su madre: tenía una deuda de 600 euros y no sabía cómo pagarla.

Se le ha detenido por simulación de secuestro. Ni imaginar quiero lo que le espera en cuanto llegue a casa por el susto sobre todo que le dió a su pobre madre.

En Parla tenía que ser.

Seguir leyendo...

La hipocresía de la solidaridad

A veces pasan cosas, más o menos a nuestro alrededor, que de pronto frenan el paso y te hacen reflexionar. Una de ellas son los terremotos que desde hace una semana están asolando Italia.

Y digo lo que digo porque cuando ocurre un terremoto o cualquier otro tipo de desgracia natural en cualquier país lejano, todo son peticiones de ONG para ayudar a los damnificados a reconstruir, y cuentas bancarias donde aportar donaciones.

Pero cuando la tragedia ocurre cerca de nosotros, en países cercanos o incluso en el nuestro propio... ese es otro cantar.

Italia lleva una semana más o menos con un seísmo tras otro, derrumbando ciudadades enteras y con decenas de heridos... y aquí anda el resto del mundo -incluídos nosotros- pensando en nuestras cosas.

Incluso los encargados de dar noticias (prensa, televisión...) parece que pasan de puntillas por lo que está padeciendo el pueblo italiano. Y que conste que ahora es Italia, pero pasa igual cuando ocurre una desgracia natural en Suiza, o en Austria o similares.

¿Hay que ser jamaicano o tailandés para que se nos mueva algo por dentro?. Parece que sí. El rasero para medir no es el mismo.


Seguir leyendo...

Pedro Sánchez y su renuncia

Quería escuchar lo que tenía que decir hoy. Hacía mucho tiempo que alguien no movía mi expectación. No he podido... mi cuerpo mandaba más de lo que hubiera querido pero acabo de leer lo que ha dicho, íntegramente.

Me da exactamente igual lo que piense el resto; ello no quiere decir que no lo respete, pero ya lo dije una vez: Pedro Sánchez, por la última trayectoría que estaba teniendo merecía mi respeto. Hoy con su decisión de renunciar a su escaño de diputado y pasar a la militancia del Partido Socialista, lo merece aún más. Porque aquí no dimite nadie, de ningún partido; porque todos han aprendido a vivir sin vergüenza, sin decoro... sin dignidad. Todos menos Pedro Sánchez que ha mantenido su "no" al gobierno de Rajoy hasta el final; lo único que le quedaba por hacer era dimitir si quería seguir diciendo "no". Y lo ha hecho. Con un par de lo que cada uno quiera.

Varios diputados más, pocos la verdad, romperán esta tarde la disciplina de voto ordenada y votarán que "no". La Gestora del PSOE ha amenazado con expulsarles/sancionarles. También con un par, ellos y ellas.

Este país ha perdido el norte en algunas cuestiones. El todo vale no vale. La palabra dada (eso me enseñó mi padre) es tu esencia. Hombres y mujeres, repito que muy pocos, van a votar en conciencia y eso siempre es de agradecer... y por algo se empieza; posiblemente no valga para nada y Rajoy sea de nuevo Presidente del Gobierno, pero al menos habrán demostrado que aún quedan políticos-as decentes en este país de corruptela.

Mi respeto a Pedro Sánchez, a Margarita Robles y al resto de socialistas que no doblegan sus conciencias por mandato de su partido político.

Alguien dirá/pensará que lo que acabo de escribir es demagogia. También me da igual. Es lo que pienso y como lo pienso. Sin más.

Seguir leyendo...

Dios existe

Ahora sí que sí. Dios existe y que nadie lo dude.

Un gilipichi (por no definirlo con un insulto mucho más gordo), tuvo una discusión con su mujer, y ni corto ni perezoso cogió a sus dos hijos de uno y tres añitos, se los llevó mientras amenazaba con "hacerles daño".

Se fue a un puente de 30 metros de caída... se subió al capó del coche, y con los críos abrazados... se tiró.

A él lo han encontrado muerto, pero los dos niños están vivos.

Nadie se lo explica pero el milagro se ha producido, así que Dios, no sé cual, pero Dios existe. Vaya que sí. Y no porque los pequeños se hayan salvado (que también), si no porque el gilipichi ha muerto. Por lo menos ya no se le podrá ocurrir por segunda vez matar a sus hijos como venganza.

Uno menos. Ahora que alguien haga algo con Bretón...(el que quemó a sus dos hijos como venganza hacia su mujer).

Seguir leyendo...

El papa Francisco y las cosas del querer

Sabido es por todos que la iglesia católica no es precisamente un ejemplo de modernismo en cuanto a sus creencias y las normas que da a sus feligreses, pero hay veces que riza el rizo de tal forma, que incluso con la mejor voluntad del mundo es difícil entenderles.

Lo último es la prohibición, desde hoy mismo, de esparcir las cenizas de un ser querido en cualquier parte, e incluso de guardarlas en casa.

Vamos a ver. De acuerdo que las directrices del Vaticano son solamente para sus fieles, y que se supone que ellos son libres o no en seguirlas, pero incluso entendiendo que esas normas son solamente para sus "fans"... creo que la iglesia, cualquier iglesia, no debería meterse en algo tan delicado como es lo que cada uno quiera o no hacer con su familia. Respetar lo que el difunto haya dicho en vida, sí, pero que vengan de fuera a decir lo que es pecado o no... pues como que no.

Pero mira, algo "bueno" sale de todo ésto. Con ese comunicado el papa Francisco, aunque veladamente, ha quitado "el pecado" a la incineración, porque aunque no la apruebe explícitamente, parece que la admite como mal menor.

Que quede claro: quiero que me incineren. Lo de esparcir mis cenizas... como que no, y menos en el mar porque siempre he pensado que los pececitos no tienen por qué pagar que yo me haya muerto, ensuciándoles su casa. Lo de que alguien las guarde pues tampoco, primero porque no hay nadie que lo haga y segundo porque es algo que me da repelús; una vez tuve una amiga que tenía a su marido encima de la repisa, en su salón, y cada vez que yo pasaba por delante no podía evitar un escalofrío, así que lo de guardar, no. Al contenedor directamente... eso sí: al rojo (el de desechos peligrosos) que hay que ser ecológicos; prometo no salir a nadie por las noches.

Seguir leyendo...

Farmacia+Sanidad=La privatización que no cesa

Ahora resulta que Sanidad, el ministerio capitaneado por Fátima Báñez, se está planteando que la vacunación anual de la gripe la efectúen las farmacias en vez de los centros de salud. Eso ha dicho la directora general de Salud Pública.

Pero rizando el rizo del absurdo el Colegio de Farmacéuticos, que aplaude la anterior referencia, añade que según una encuesta -hecha por ellos mismos- los ciudadanos estarían muy de acuerdo en pagar por ese servicio. Si esto no es un paso más para la privatización de la sanidad pública, que baje Dios y lo vea.

Lo que parecen -o quieren olvidar- aparte de que lo de que lo ciudadanos están felices y contentos por pagar la vacuna de la gripe, es que para realizar esa vacunación generalizada de la población en boticas, lo primero que deberían hacer es OBLIGAR a que los farmacéuticos estuvieran en las farmacias, y no se ocuparan de otros menesteres (o de sus múltiples farmacias), mientras quienes dispensan los medicamentos, en la mayoría de los casos, no tienen ningún tipo de titulación.

Dicho de otro modo: ¿quién vacunaría?, ¿el dependiente?. Porque el farmacéutico suele brillar por su ausencia.

Sí, ya sé que alguien dirá que en su farmacia está el propio boticario siempre... pero no es lo habitual, y menos en las ciudades más o menos grandes.

Pues nada, que me den la vacuna y yo misma me la pongo, y si se tercia se la pongo también a la vecina. Y ya si me apuran... pues ni me vacuno... porque no la podré pagar.

Seguir leyendo...

Qué pena Dios, qué pena!

Después de una tremebunda jaqueca que lleva ya dos días conmigo (y lo que parece queda), que incluso me ha dejado inoperativa en todos los sentidos, por fin consigo abrir un poco los ojos (por aquello de la luz) y de lo primero que me entero, aparte de que llevo 48 horas a líquidos y sin comer, es que el PSOE ha votado por la abstinencia en la próxima investidura de Rajoy. Manda huevos!!! que dijo el sabio. Y el Partido Popular imagino que haciendo palmas con las orejas o con Dios sabe qué.

Lo que es indudable es que el PSOE se ha equivocado y pagará un alto precio por la decisión de abstenerse. Porque está claro que nadie de nosotros quería ir a terceras elecciones en un año, pero... al enemigo ni agua. Nunca.

Y también está claro que Rajoy no cumplirá los cuatro años de legislatura y en dos años o menos iremos de nuevo a las urnas.

Mientras tanto la clase media ha desaparecido, las pensiones actuales peligran, las futuras no existen, el trabajo en precario aumenta, los ricos son más ricos, los pobres más pobres... y todos rezando aquello de "virgencita que me quede como estoy". Como decía el grupo Presuntos implicados... cómo hemos cambiado!!!.

Seguir leyendo...

Cuando no había pensiones

Recuerdo cuando mi madre me contaba cosas de la abuela, su progenitora. Se llamaba Milagro. Era una mujer a quien la vida no le regaló nunca nada, que vivió en una época difícil, muy difícil, con una guerra enmedio y con la muerte a los 24 años de su primogénita... algo que no superó nunca.

La abuela Milagro no tuvo nunca una pensión. Cuando quedó viuda de mi abuelo no tenía más que dos soluciones: o ponerse a trabajar o vivir de alguno de sus tres hijos. Lo primero no podía ser porque precisamente por el disgusto de la muerte de su hija mayor, sufrió una trombosis que le dejó paralizada la mitad del cuerpo; así que los hijos tenían un problema: el de mantenerla... pero los cuentos con final feliz no existen y únicamente la hija más pequeña que apenas contaba con 11 años fue la responsable de sacar adelante a las dos; el resto desapareció. ¿De qué me suena a mí esa historia?.

Pasaron los años, la niña de once creció y se casó; tuvo una niña y la abuela era ahora mantenida por el yerno que era el único que trabajaba. Hasta le pagaba el alquiler para que no perdiera su independencia. Milagro seguía con medio cuerpo paralizado y se había quedado ciega. Sólo tenía 72 años cuando murió... con su yerno cogiéndole la mano.

Siempre he pensado qué habría sido de Milagro de no ser primero por su hija pequeña y luego por su yerno que nunca le negó nada. Y el dinero entonces no sobraba.

Se me olvidaba añadir algo a la historia: lo contado fue real. Era mi abuela, la niña mi madre y el yerno mi padre. Dicen órganos oficiales que para el 2017 ya no habrá fondo del dinero reservado para pagar las pensiones. A partir de entonces pasarán, posiblemente, a ser una partida más de los Presupuestos Generales del Estado y por lo tanto las jubilaciones perderán la independencia de que gozaban hasta ahora con respecto a que el gobierno, sea cual fuere, pudiese "mangonearlas" a su antojo, y con ello usar ese poder ante cualquier votación electoral.

Y como es habitual en este país, la ciudadanía está en otras cosas.

Total, sólo llevamos un año con un impresentable gobierno en funciones y una también impresentable oposición de izquierdas, también en funciones. Pero mientras Messi y Ronaldo jueguen... no pasa nada importante.

Seguir leyendo...

Con las manos en la masa

Los más mayores recordarán sin duda un mítico programa de Televisión Española llamado "Con las manos en la masa", cuya presentadora era Elena Santonja. En él ayudaban a cocinar a Elena gente famosa de cualquier ámbito del espectáculo, algunos de los cuales no habían cogido una sartén en la vida. Fue un programa que duró siete años en antena y tan visto que su fama ha llegado hasta nuestros días... a pesar de que muchos no sabrán ni de que hablo. Pero para toda una generación fue un gran descubrimiento: la cocina.

Hay que reconocer que Elena Santonja a pesar de poner toda su voluntad, resultaba muchas veces algo forzada ante la cámara, pero también es cierto que no estaba precisamente en su mundo. Aún así el programa ha pasado a la posteridad del recuerdo televisivo por ser el pionero de los programas gastronómicos en televisión tan habituales hoy día, y ser el primero, en unos tiempos difíciles por la falta de medios, tiene mucho mérito.

Posiblemente también los mayores recordarán la pegadiza sintonía del espacio, compuesto por una de las dos componentes del dúo musical "Vainica doble", Carmen Santonja ... que era su hermana.

Elena Santonja murió ayer a los 84 años. Era esposa del director de cine Jaime de Armiñán (Mi querida señorita, El amor del capitán Brando... serie tv Juncal).



Seguir leyendo...

Empecinados en tener la razón

En esas casualidades de la vida, me he encontrado esta tarde con un artículo escrito en otro blog, que hablaba de cuando nos empecinamos en absurdas discusiones, con el único objetivo de tener razón, sea cual fuere el tema a tratar. Y ahora, hace apenas unos minutos, me encuentro con otro artículo con el mismo tema, así que está claro que tenía que escribir sobre ello.

La cuestión es por qué el ser humano siempre quiere tener la razón... aunque no lo demuestre abiertamente.

Todos sabemos y razonamos que la verdad absoluta no existe. Existe la verdad, sin más, la de cada cual. Pues bien a pesar de tenerlo tan claro, cuando alguien no está de acuerdo con lo que pensamos, rebatimos hasta volvernos locos para que prevalezca nuestra opinión. Y eso se está viendo últimamente (o al menos yo lo encuentro con mucha facilidad) en comentarios de prensa, blogs, foros... en Internet. Es fácil observar cómo se producen encarnizadas batallas verbales, con diferentes puntos de vista en los que nadie quiere ceder y que terminan la mayoría de las veces en insultos e improperios. Porque cuando se nos terminan los argumentos, recurrimos a lo que nunca debería producirse.

Y por poner un ejemplo que conozco, contaré algo que está pasando últimamente en este blog.

Generalmente no respondo a los comentarios que se hacen aquí, pero no por nada si no porque prefiero devolver la visita. Muchas veces me quedo con la sensación de que debería responder a quienes tienen la amabilidad de responder a algo de lo que escribo, también aquí, porque parece que nadie les lea, pero también es cierto que cuando devuelvo como he dicho la visita... no suelo volver a ver si me han respondido... aunque hay alguna que otra excepción. Total, que es la pescadilla que se come la cola.

Pero hace unos días y porque los temas que trato son controvertidos, estoy respondiendo aquí a quienes hacen algún comentario. Y ello (de "eso" es de lo que me he dado cuenta) porque de alguna manera me sentía atacada en cuanto a mi opinión. Espero estar explicándome medianamente bien, porque es complicado hablar de una misma de una forma tan descarnada. Y también me he percatado de que entrar en ese juego (tú dices... yo digo...) provoca querer entrar en discusión, precisamente para que la opinión propia o ajena prevalezca y gane batallas.

Se intenta convencer al otro que está equivocado. Y se le razona, argumenta e incluso se puede llegar a buscar algo que te avale. Volvemos a la verdad absoluta, esa que no existe.

Pero también me he dado cuenta de algo más. Que conforme me hago mayor cada vez me importan menos las cosas y las personas... y por lo tanto convencer a nadie de mis opiniones. Que me "enciendo" con más facilidad que antes, pero también que logro más pronto "dejar por imposible" al otro. Y que da igual lo que yo piense, porque el mundo va a seguir a lo suyo.

Llevamos un año sin gobierno, todo el mundo habla y opina, pero luego en las urnas parece no importarle a nadie.

Llevamos años con un nivel de paro insostenible y con gentes que viven como malamente pueden, todo el mundo habla y opina sobre ello, pero nadie hace nada por solucionarlo.

La riada de gentes que huyen y llegan a países civilizados es ya una locura, todo el mundo habla y opina sobre ello, pero es un tema instalado en el día y día y a nadie parece importarle.

Preocupa el hambre en otros mundos, y los niños y niñas españoles no tienen para comer si no abren los colegios en verano, todo el mundo habla y opina, pero nadie lo soluciona.

No hay jubilaciones para el futuro, las actuales peligran y apenas llegan para subsistir, todo el mundo habla por hablar, pero nadie busca soluciones.

Podría seguir, incluso haciéndolo más personal... pero ¿a quién le importa?. A nadie. Por eso posiblemente cada día me importan menos las cosas y sus gentes.

Seguir leyendo...

La insensata locura de quienes torean

Siempre me pasa igual: me pongo nerviosa, muy nerviosa, cuando me entero que un toro ha cogido a un torero, y no porque defienda al hombre si no porque no entiendo por qué un ser humano disfruta toreando... y porque me duele que alguien se juegue la vida de una manera tan tonta.

En las fiestas del Pilar, en Zaragoza, un toro se ha defendido como podía ante alguien que no sé bien cómo definir, porque un hombre que ya perdió un ojo en una cornada, que se vuelve a poner delante de un astado, y que hoy recibe otra cornada... en el parche... es difícil de definir sin pasar la línea y propinarle, no ya un golpe por necio, y sí algún que otro insulto. Porque imaginar si esa segunda cornada hubiera sido en el otro ojo, es fácil y dramático porque ahora estaríamos hablando de un torero que se ha quedado ciego.

Y aún hay quien dice que es un héroe. ¿Un héroe de qué?. Un héroe es un valiente que se juega la vida por salvar a otros, pero en absoluto lo es quien se la juega para demostrar ¿qué?. ¿Que es un valiente?. No, es un insensato... y me estoy frenando.

No entiendo esa borrachera de locura y espero no comprenderla nunca. Y que conste que no olvido el sufrimiento de un animal que no hace más que defenderse de una brutalidad que no entiende. Ni él ni muchos.

Y encima se enfadan -los del mundo del toro- cuando la mayoría dice que es obsceno, por ejemplo, utilizar la imagen de un niño de diez años, enfermo de gravedad, que dice que cuando sea mayor quiere ser torero; porque ese infantil deseo no demuestra nada y usarlo para publicitarse o publicitar "su arte" es realmente obsceno se pongan como se pongan.

El otro día y por pura casualidad encontré el facebook de una persona, una amiga, a la que conocí hace muchísimos años y a quien había perdido la pista completamente. Me alegró muchísimo saber que estaba bien, y con esa emoción latiendo me puse a leer lo último que había escrito. Era y es una mujer culta, con carrera y profesión universitaria, y de la que me consideré muy amiga durante bastantes años. Por eso quizás, porque creí conocerla se me cayeron los palos del sombrajo nada más empezar a leer cómo defendía a los toreros porque -decía- lo suyo es puro arte (sic). Una mujer que defendía la vida en todo su concepto, que odiaba el maltrato en cualquier vertiente, que enarbolaba la justicia y la verdad. ¿Cómo se puede cambiar tanto con los años?. El final de esta decepcionante historia es que terminé por cerrar dicha página sin dejar ninguna huella sobre mi paso por allí, porque lo que me salía decir no era "hola, qué alegría me ha dado reencontrarte después de tanto tiempo!", si no "¿cómo puedes escribir lo que has escrito precisamente tú?. Hay veces que es mejor bajar la mirada y seguir andando aunque no haya camino.

En fin, que me alegro de que a ese torero no le hayan dejado ciego a pesar de lo que se está diciendo por ahí fuera... pero no creo que al toro le hayan indultado por su valentía y a lo mejor se lo merecía...

Seguir leyendo...

Cuando la mentira es calumnia... aunque la diga un niño

Andaba yo escuchando (y viendo) vídeos de Youtube, sin más afán que el de entretener tiempo, cuando de pronto he tropezado con el vídeo que va al final. La historia resumida es la que sigue.

Programa de Ecuador de los que proliferan actualmente en todas partes, y que buscan nuevos talentos. Niño de diez años que aparece y al que preguntan como si jamás hubieran hablando ante con él. Y el niño, pequeño, suelta lo que suelta por esa boca, mintiendo como un bellaco y lanzando porquería hacia el país que, según cuenta, le vió nacer y de sus diez años vivió nueve y medio en él. A eso le llamo yo agradecimiento hacia un lugar que seguramente acogió a tus padres y a tí te hizo lo que eres.

Que es un niño, sí, y no lo olvido... porque si lo olvidara...

Pero no se puede ir de víctima por la vida por muy infante que seas, y encima mintiendo de esa forma. Que levante la mano quien, siendo español, haya llamado indio o cualquier otra cosa a un niño. Primero porque aquí "indio" no es un término habitual para llamar a nadie, y segundo porque aquí si llamamos algo a alguien de fuera es "sudaca" y cuando es un adulto malasombra. Que los hay. Yo hace años conocí a uno de esos adultos, colombiano por más señas, que era un auténtico energúmeno que estaba convencido de que nos hacía un favor viviendo aquí, porque le debíamos no sé qué por lo de Colón, y es que cortitos cortitos los hay en todas partes.

Y el niño en cuestión dice lo que escucha en su casa, sea verdad o mentira... o lo que le han dicho que diga para destacar en un programa donde hay miles que quieren sobresalir. Y encima el resto, los que miran y escuchan, le hacen palmas con las orejas animando el cotarro.

Lo que decía el otro día: estoy más que harta de tanta imbecilidad subliminal. Y no es de perderse los comentarios de algunos ignorantes al vídeo, que hablan como si supieran de qué hablan.

Aquí, a ver si se entera más de uno, no se discrimina por razón de raza o religión. Aquí se manda a tomar por... cuando algún sujeto que viene a trabajar y a encontrar una vida que no tiene en su país, encima nos habla como si los españoles le debiéramos algo, como si nos estuvieran haciendo un favor, o incluso cuando se permiten el lujo de no respetar el lugar que les acoge y lo critican constantemente. Porque yo podré decir que mi padre es un borracho, pero no lo digas tú porque te parto la cara. Cuando olvidan con suma facilidad lo que dejaron atrás y sobre todo por qué lo dejaron. Y olvidan también que si tan mal están aquí... carajo, que se vayan!.

Aquí, en España, no llamamos "indio" a nadie y menos como insulto... porque no lo es. Pero sí "sudaca", siempre a adultos y cuando nos tocan las narices.

Y ahora el vídeo del susodicho niño, mentiroso por muy niño que sea, y del hatajo de impresentables que aplauden "porque vende mucho".

Por cierto: si alguien quiere obviar el cante de la criatura, no se perderá nada porque como él hay tropecientos mil en la red por mucho que se empeñen en que han descubierto a Caruso. Lo que dice lo hace al principio. Y no os perdais el título del vídeo. Lo dicho: lo español vende mucho por ahí fuera.

Y como dijo una amiga en este blog el otro día: ya está bien de bajar la cabeza y callarnos.




Seguir leyendo...

Me cuesta lo de Bob Dylan

No voy a extenderme demasiado sobre el tema de hoy. Me cuesta y mucho entender que hayan concedido el Premio Nobel de Literatura al cantautor Bob Dylan, y que conste que no me fijo demasiado en a quién se lo dan y a quién no. Lo diré más claro: a Cela se lo otorgaron... y personalmente no me gusta Cela como escritor.

Pero vamos a lo que vamos. Dylan no es uno de esos cantantes que me gusten; no me atrae su desgarrada voz y sus canciones -algunas realmente bellas- me suelen "enamorar" cuando las canta otro y no él. Sus letras, si las sacas un poco de la época en que se escribieron... suenan algo extrañas. De su música no puedo poner ni una sola pega.

Pero para un Nobel de Literatura... no. No lo veo, yo al menos.

Quizás sea por un mal modo de entender ese premio, porque posiblemente enseguida asocio Literatura con escritor/a y no con cantante. Lo dicho: no lo veo. Y no va a gustarme Dylan a estas alturas porque tenga el Nobel, aunque sí es cierto que hay gentes que cambian de gustos por algo así.

Su "Blowin in the wind" no hay nadie que lo cante como Joan Báez en su época de madurez, por ejemplo y para mi gusto. Pero como se suele decir... para gustos los colores.

Seguir leyendo...

Impresionante tromba de agua

Sé que lo que sigue es "noticia local" pero no puedo dejar de reseñarla. Una impresionante tromba de agua ha caído (y aún está cayendo) sobre Alicante.

El cielo completamente gris, una especie de niebla londinense, un viento racheado que hace que las copas de los árboles se doblen hasta alcanzar posturas increíbles, y la lluvia, fuerte, tenaz y dobla paragüas que hace imposible caminar (para quien lo intente) y que casi no permite quitar los ojos de un patio repleto de macetas, algunas de ellas en peligro de ahogamiento y que poco se puede hacer por guarecerlas del temporal... porque el miedo a pisar suelo mojado y resbalar es superior a todo.

El ambiente frío que hace que no sepas bien si vestirte de submarinista o seguir con ropajes de un veranillo que hace apenas unas horas aún existía. El cuerpo, ese cuerpo nuestro, pillado de improviso ante la brusca bajada de temperatura, escalofriado y sin entender bien qué pasa.

Lo dicho: una espectacular tromba de agua que supongo ha echado al traste el mercadillo de los jueves, que hace imposible cualquier salida que no sea urgente, y que no deja de mirar esas plantas, por Dios, esas plantas que no pueden con tanta agua y que muchas se resentirán en los próximos días.

Habrá que revisar la casa a ver por dónde narices ha entrado agua, porque últimamente todo son traidoras rendijas que no se sabe bien dónde están.

Por todo eso y mucho más no consigo quitarme el hartazgo de la impotencia. Esperemos que escampe pronto y que al menos los que hablan de que hacía falta que lloviera ahora estén contentos. Que alguien esté contento, pardiez!.

Seguir leyendo...

Día de la Hispanidad

Hoy 12 de octubre se celebra el Día de la Hispanidad (antíguamente) y el Día de la Fiesta Nacional (en la actualidad) e incluso el Día de la Raza. También el Día del Pilar, patrona de Zaragoza (o mejor dicho, de Aragón).

Pero lo que suele provocar controversia es cuando se menciona que también ese día se celebra el descubrimiento de América, por Cristóbal Colón. Es habitual (lo he comprobado personalmente y durante varios años) que en foros de hispanos (sudamericanos por si alguien no conoce el término) el que cuando un español lo comenta, automáticamente y todos a una se lanzan a decir lo malos que fuimos (los españoles) e incluso se llega al insulto. Y no estoy exagerando. Es más, un día hablando con un familiar argentino, llegó a tal grado la discusión por un comentario mío, que tuve que dejarlo estar (algo que luego supe se había tomado como una victoria) para no provocar lo que parecía podía terminar en algo de cierta gravedad.

Y la verdad es que ya estoy bastante harta de tener que leer y padecer cosas parecidas. No niego que se cometieron verdaderas salvajadas, por un lado y por el otro, pero los españoles no fueron culpables de todo, porque se olvida con exasperante facilidad que también fueron ingleses, suecos, portugueses, franceses... ¿sigo?. Que ello no es disculpa, pero es que parece que hay un ensañamiento, una obsesiva inquina hacia todo lo que signifique español.

Si yo respeto, que me respeten. Es así de sencillo. Porque si empezamos a acusar y a tirar de pasado, todos tenemos por qué callar.

Eso sin contar con que no entiendo que quinientos años después haya quien habla de nosotros, primero como si tuviéramos todas las culpas del mundo por el descubrimiento y posteriores, y segundo del absoluto desprecio con que por estas fechas se dirigen al pueblo español.

Ya está bien!!!. Ya está bien.

La Historia está para conocerla... pero conocerla bien, y no porque el Capitán Trueno lo dijera una vez (que no lo dijo nunca) ya es palabra de ley. Para quien no lo conozca/recuerde: el Capitán Trueno era un tebeo (ahora se dice comic) español... del que yo era fan absoluta e incondicional de pequeña.

Bien. Celebremos el día festivo, que cada cual le ponga el nombre que quiera y que el respeto sea siempre bandera de todos.



Seguir leyendo...

Para quienes prefieren cerrar los ojos

Durante toda mi trayectoria personal y bloguera he tratado siempre de respetar a quien no opine como yo. De hecho muchas veces me he tenido que morder la lengua para no contestar de una forma posiblemente demasiado rotunda. Pero hay ocasiones en que hay que romper las propias barreras, la propia autocensura... y responder.

Acabo de recibir un email de alguien a quien no conozco y que tiene los suficientes conocimientos como para ocultar su correo. Generalmente no contesto a nadie que no de la cara y se oculte bajo el anonimato, que también es una opción respetable... pero que no comparto. Pero voy a hacer la excepción, pero lo voy a hacer por el blog (que seguro lee).

Vamos a ver. Entiendo perfectamente que hay personas a las que no les gusta leer cosas como las que a veces pongo en la categoría "Salvajadas": animales maltratados de una forma casi obscena, depravados que hacen auténticas salvajadas a mascotas o a personas... Lo entiendo y lo respeto, pero decir, decirme, que parece que disfruto con ese tipo de noticias...

Como no me conoces de nada, hablas por hablar, porque ni disfruto, ni me complace, ni busco específicamente ese tipo de noticias. Pero cuando leo algunas cosas que pasan demasiado a menudo, no puedo ni quiero callarme, no quiero ser de algún modo cómplice, y es tanta mi indignación que tengo que venir aquí, a mi blog, y contarlo. Ojalá no hubiera ni una sola noticia de esas, pero las hay, y si el contarlo, el compartirlo, hace que más gente se entere, se indigne, se enfade, y con ello conseguimos que al menos se les meta en la cárcel y tiren la llave, mejor; porque lo demás que se me ocurre que podría hacérseles no se puede decir aquí.

Podría decir, decirte, que lo tienes fácil: no leas este blog. Pero no lo voy a decir porque respeto tu elección... sea la que sea. Algo que tú, en tu email, no has hecho conmigo.

Podría incluso entrar en tu juego, e insultarte como lo has hecho tú, pero como no todos somos iguales... pues eso.

Imagino, y me voy a arriesgar a juzgarte sin conocerte, que eres una de esas personas que prefieren que ciertas cosas no se sepan, que se oculten; ojos que no ven... pero resulta que la vida no es tan idílica, no vivimos en un mundo de cuento con final feliz, y si callamos, si ocultamos, "ellos", los que pegan, maltratan, vejan, abusan... quedarán siempre libres. No sé si tienes o no edad para entender lo que voy a decir, pero ya pasó, al menos en España, el tiempo del miedo, de los miedos, del aguantar y callar y siento que no te hayas enterado todavía.

Y para que veas que no todos somos iguales, que no hace falta insultar para hacer prevalecer las propias opiniones, y que si dices lo que piensas con educación y con respeto al otro posiblemente te ganes, por lo menos, tu propio respeto, sigue leyendo...

Como yo sí te lo tengo, a tí y a quienes piensan como tú... voy a dejar como está la categoría de "Salvajadas" (porque quienes han comentado también merecen respeto)... y voy a abrir un nuevo blog monográfico con ese mismo título. Espero que alguna vez lo visites... y comentes (pero procura hacerlo en un tono más calmado que lo has hecho en el email que me has enviado, o tendré que borrarte).

Gracias por haber ocupado parte de tu tiempo conmigo. Y gracias también porque en algunas ocasiones me aguantaba las ganas de poner algunas salvajadas, y no lo hacía por no saturar el blog.

Seguir leyendo...

Atraco a mano armada a la cuenta bancaria

Da igual dónde tengas una cuenta bancaria: te atracarán igual. Y digo lo que digo porque a veces sientes como si te robaran.

Esta mañana he mirado mi maravillosa cuenta (la del banco) porque de nuevo ando con dentistas y el dinero se va como si tuviera vida propia. No voy a contar mis pesares dentales esta vez, pero son tan gordos... que mejor no. Tenía justo para pagar la visita del próximo lunes. Bien, puesta esta tarde recibo un mensaje en mi móvil diciéndome que mi saldo había bajado (sin que yo supiera por qué... de ahí el tremendo susto que me he llevado al ver dicho mensaje).

Total que entro a velocidad supersónica en el ordenador a ver qué había pasado, y me encuentro con que mi banco, ese que vela constantemente por mí y por mis intereses, ha tenido la brillante idea de cobrarme las comisiones pertinentes por el mantenimiento de mi cuenta bancaria, que cualquiera diría que tienen a un vigilante jurado mirándola. De ahí el descalabro de mi escasa economía. Y es que los muy... los muy... para que no me sea tan gravoso dicho coste (muy mirados que son ellos), me cobran intereses y comisiones cada tres meses (eso dicen) en vez de anualmente, pero claro ese "cada tres meses" suele ser el mes que les da la realísima gana, por lo que ni me acordaba ni era esperado ese cobro.

Así que no creo que con los 3,45 euros que me han dejado pueda pagar ni al dentista ni a nadie, por lo que mañana (hoy ya) tendré que llamar al susodicho y contarle una milonga de por qué hay que aplazar la conjunta cita que teníamos. Lo imagino al pobre hombre desolado al no verme.

A 7 del mes y yo con 3,45 hasta el día 31. No me digais que no es para subirse a una silla y tirarse a ver si pasa algo. Menos mal que "mis chicos" (léase mi gato y mi perra) ya tienen comprado el pienso que si no el ayuno y abstinencia iba a ser toda una juerga en mi casa. En fin, que cualquier día me toca la lotería que no juego y entonces ese mismo banco y otros como él vendrán corriendo a ver qué quiero. Y es que dicen que el dinero no da la felicidad, pero anda que no ayuda ni nada.

Y luego en el último análisis me sale que tengo, entre tropecientas cosas que no debería tener, azúcar. ¿Azúcar?. Será de mirar el azucarero porque ya me dirás!!!.

Hartita me tienen.

Seguir leyendo...

A quien interese

La casa con grietas inesperadas pero que según los expertos tienen un arreglo no demasiado costoso ni complicado.

El socavón que tanto preocupaba se ha solucionado con un "habrá que esperar a ver cómo evoluciona en el futuro", pero no parece que la casa se vaya a hundir por él... de momento.

Por lo tanto habrá que buscar otros profesionales para que solucionen las grietas referidas en el párrafo uno y ponerse manos a la obra para evitar daños mayores.

Así que en obras, pero la casa aún aguantará un poco más.

Sin más novedades en el frente.

Seguir leyendo...

Salvajadas con animales para divertirse.... no

No sé si es que últimamente me he vuelto más intolerante con según qué cosas, sin dejar pasar que también últimamente cada vez me importa menos todo. Debe ser una de esas crisis existenciales que nos dan a los humanos. Digo yo.

El caso es que sí es cierto que cada vez veo con peores ojos a quienes, para divertirse o divertir al personal, se dedica a crear/inventar/promover/aprobar festejos de celebración de algo, en el pueblo o ciudad correspondiente, en el que el sufrimiento animal -sea cual fuere el animal- es la diversión.

Que si los toros embolaos, que si tirar un gallo, oveja o cabra desde el campanario de la iglesia, que si tirarse todos a una a una enorme charca a coger peces, que si soltar conejos en una plaza de toros y que los persigan y atrapen los perros... y así podría seguir hasta el infinito y más allá.

Vamos a ver: ¿tan salvajes y descerebrados es el ser humano que no puede divertirse sin hacer daño innecesario a un animal?.

A veces, y sé que lo que voy a decir es también una salvajada, cuando leo según qué cosas me dan ganas de ponerles a ellos, a los que consienten y aprueban esos festejos, a cuatro patas sustituyendo al animal "no civilizado". O a sus hijos, que ya por decir estupideces una más no se va a notar. A ellos y a quienes disfrutan y defienden.

Y ya si entramos en los perros (galgos generalmente) que cuando no sirven se les ahorca... mejor dejamos el tema que me enciendo.

No entenderé nunca y espero no comprenderlo jamás, dónde está la diversión del sufrimiento por el sufrimiento. Pero es que hay mucho tarado mental suelto y sin encerrar... y de tarados mentales por desgracia sé mucho. Y sí, lo de tarado lo digo como insulto.

Seguir leyendo...

Parte 2: residencias, ancianos, anuncios

Siguiendo con el tema anterior de "Si me llevas a una residencia te desheredo" (ver el anuncio citado aquí más abajo.

En primer lugar quiero responder a los comentarios de Verónica Calvo, Una mirada y Chaly Vera.


Verónica:
Es difícil "verse torpe". Quizás por eso es tan difícil darse cuenta uno mismo cuándo tomar esa decisión. Yo hice, cuando me detectaron el cáncer, Testamento Vital; decía lo mismo que tú: sedación ante dolores, dar mis órganos, no al prolongamiento de vida. Ahora tengo que volver a hacerlo puesto que debido a la quimio mis órganos no sirven para nada (no sé si lo sabías). Mi patóloga (la cirujana que me operó) me dijo algo que desde entonces me preocupa: el testamento vital está muy bien (lo llevan al hospital para que lo incluyan en tu historial), pero... si lo ven. Es decir: al especialista le dan PARTE de tu carpeta, no toda; solamente lo que le interesa, y a lo mejor entre esos papeles alguien considera que ese testamente no es necesario. ¿Se me entiende?. Si quieres saber algo más, pregúntame y te cuento.


Una mirada:
Cuando ingresaron a mi madre en la residencia pública... hacía diez años que no ingresaba nadie en ella. Y está claro que se habían ido produciendo bajas... No sé qué puertas o teléfonos se tocaron, pero está claro que alguno hubo. Diez años.


Chaly
Lo que dices está muy bien pero no es lo que suele pasar. Primero por lo que le he dicho a Verónica: es difícil tomar uno mismo esa decisión porque siempre se verá bien.
Cierto lo que dices sobre que la carga, sea hija o nuera, siempre cae sobre la mujer. En mi caso éramos dos hijos: yo la tuve 7 años... mi hermano no llegó al mes y medio. Creo que el ejemplo sirve.
Lo de que te dejen morir... eso no va a ocurrir por mucho que se lo digas. Es más... cuando te duela... ¿sigo?. Si son buenos hijos harán todo lo que puedan y más por cuidarte lo mejor que puedan.
Una cosa más: lo dicho de palabra no sirve para nada. No lo olvides. Mi madre se pasó media vida diciéndonos que cuando llegara el momento quería morir en su casa (que era la mía, porque es donde vivía), y que nunca la lleváramos "al asilo". Sólo lo escrito, y con reservas, puede llegar a valer.



Y ahora hablemos del anuncio.

Si observais la imagen del mismo, pone la empresa de cuidadores que lo ha puesto. Pues bien, allá que me he ido (cualquiera de vosotros puede buscarla). No hace falta indagar mucho porque lo que buscaba aparece nada más abrirla.

1062 euros al mes por un cuidador/cuidadora interno.

471 euros al mes por un cuidador los fines de semana.

Yo no podría pagar ninguno de esos dos precios. ¿Y vosotros?.


Seguir leyendo...

Si me llevas a una residencia te desheredo

En los autobuses de Valencia (España) han aparecido unos anuncios que con la imagen de una señora con un rodillo de amasar en la mano, y al lado "Si me llevas a una residencia te desheredo"; naturalmente han saltado todas las alarmas y un tropel de asociaciones, indignadas, amenazan con poner demandas a la empresa de cuidadores, responsable de dicha propaganda.

Hasta aquí la noticia. Ahora hablemos del fondo de la cuestión.

La gente, en comentarios hechos en distintos medios, habla de que hay que irse a una residencia de ancianos y no molestar a los hijos. Y lo dicen, como en muchas otras cosas, sin tener puñetera idea de qué hablan. Y digo lo de puñetera porque estoy un pelín harta de que todo el mundo sepa de todo y hablen como sentando cátedra. Sólo alguien que haya vivido en una residencia... o que haya tenido que padecerla desde fuera sabe lo que son.

Cuando me detectaron el cáncer hace ya cinco años, tenía a mi cargo exclusivo y sin ningún tipo de ayuda familiar (tengo un hermano que vive a diez minutos) a mi madre, con un alzheimer de siete años ya (no conocía, no sabía comer, estaba encamada...). No sabía qué hacer con ella puesto que tenía que hacerme infinidad de pruebas (con las consiguientes ausencias de casa... y sin poder dejarla sola), después operarme, luego quimio y radio... Solamente diré una cosa y que cada cual lo entienda como pueda: después de todo ese padecimiento físico, nunca he vuelto, ni física ni psíquicamente la misma. Total que tanteé residencias privadas. Los precios no eran asumibles, primero porque yo no trabajaba (no podía: ¿quién se hubiera quedado con mi progenitora?), cobraba 426 de ayuda y mucho de lo que mi madre gastaba tenía que ser pagado con su pequeña pensión y parte de lo que yo cobraba. Lo diré más claro: ninguna bajaba de 1700 euros al mes.

No tuve más remedio que hacer una llamada que nunca hubiera querido hacer: a mi hermano para que se hiciera cargo de mi madre. Se la llevé en una ambulancia privada (la ambulancia pública sólo cubria itinerario del domicilio al hospital), y con un furgón y dos hombres para la cama articulada, silla de ruedas, pañales, etc, etc, etc. Con todo ese gasto mi economía terminó de hundirse en la más absoluta miseria (sonrío). Era el 26 de junio del 2011.

Me operaron el 1 de agosto de ese mismo año, salí del hospital el 5... y el 10 mi madre entraba en una residencia pública... porque su hijo no la soportaba...

En esa residencia mi madré vivió tres años. Murió hace dos a los 90 años y después de diez de alzheimer.

Fui a verla siempre que pude: con peluca, con gorro, con pelusilla en la cabeza, con pelo corto... La tarde antes de morir las cuidadoras de la residencia pasaron por la habitación a verla... y a verme; siempre agradeceré los abrazos y sus palabras. Todas me conocían.

No tengo ninguna queja de aquella residencia y de quienes cuidaron a mi madre, ninguna queja... salvo una: cuando ya estaba en agonía hablé con la doctora de aquel centro y le pedí que "la ayudara", que no padeciera, que le diera lo que fuera necesario para evitarle un final duro; yo firmaría todo lo que fuera necesario. Nunca olvidaré su mirada primero y cuando bajó los ojos después; con un hilo de voz me dijo que allí no había nada para darle de lo que yo pedía. Me quise morir porque pensé en la muerte de mi padre (con cáncer) y en que en aquel momento sí encontré a un médico que hizo lo que había que hacer cuando se lo pedí. Y pensé también que si mi madre hubiera tenido lo mismo... no había nada en la residencia para ayudarla.

Por eso ahora que no tengo hijos ni familia que, cuando yo no pueda decidir, me metan en una de ellas; siendo consciente como lo soy que a lo mejor un día soy yo quien tiene que tomar esa decisión para mí misma, pienso en dos cosas:

- Tal y como van las cosas en este país a lo mejor entonces no hay residencias de ancianos públicas. ¿Quién podrá pagar una privada?.

- Nadie sabe de qué va a morir ni cómo pero a mí me han tocado ya la puerta. Suponiendo que haya residencias públicas y que consiga pasar el final en una de ellas... ¿no habrá nada para "ayudar" a que no muera rabiando?.

Pues entonces está claro que habrá que pensar en algún que otro camino para ese incierto futuro ¿no?.


NOTA: naturalmente es fácil darse cuenta que el anuncio de los cuidadores tiene un interés personal.

Seguir leyendo...

Un país de locos... o no

De nuevo hay que romper el descanso, el limbo... porque lo que está pasando en el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) es toda una locura.

No quiero extenderme demasiado porque hay mucho bacalao que cortar, así que resumamos.

Pedro Sánchez, líder hasta ahora del PSOE acaba de dimitir. Lo había prometido: si su partido votaba a favor de abstenerse para dar el gobierno a Rajoy, dimitiría. Lo ha cumplido. No ha sido nunca especial santo de mi devoción; había algo en él que no terminaba de convencerme pero ahora mismo, con ese gesto, merece mi respeto, porque en este país no dimite ni el Tato y por cosas mucho peores. Por lo menos este hombre ha demostrado decencia, algo que muchos, demasiados, no saben ni qué significa.

Nunca he querido unas terceras elecciones porque este país no se lo puede permitir; tampoco quise las segundas, pero que los socialistas hayan votado esta tarde lo que han votado... es para llorar.

No sé si España merece o no el gobierno que lleva teniendo (sí lo sé pero no quiero decirlo ahora); repito que no quiero unas terceras elecciones, pero REGALARLE el gobierno a la cuadrilla del PP, de Rajoy, de Cospedal, de De Guindos, del de Exteriores... por favor.

No entiendo a los socialistas. Y me duele no entenderles, de verdad que me duele.

Seguir leyendo...