Volviéndome loca

No sé bien por dónde empezar este escrito porque apenas puedo conmigo misma. Ayer, después de no sé cuántos meses de espera, por fin fui a la consulta del neurólogo. Llevo ni sé el tiempo con unos tremendos dolores de cabeza que últimamente ya me afectaban incluso a la vista. Me atendieron muy bien, de eso no tengo queja, pero la cosa empezó a torcerse cuando llegué a casa y pude leer -con mucha dificultad- los papeles que me había dado. Me van a hacer una resonancia y me ha dado medicación.

Los papeles de la neuróloga dicen que "mis migrañas se han transformado por abuso de medicación compuesta". Manda narices. Y todo porque le conté que al ver que el paracetamol ya no me hacía nada (y nadie me hacía caso... eso no se lo dije), fui a la farmacia y me dieron paracetamol con codeína; al principio fue bien pero ya últimamente tampoco hacía efecto. Bien, pues la doctora en su informe ha escrito lo que ya he puesto, que además no es cierto porque los dolores de cabeza estaban de mucho antes. Pero sigamos.

Me ha recetado dos medicamentos: uno para tomar durante dos semanas y otro hasta que vuelva (que supongo será ya para septiembre puesto que no creo que la resonancia me la hagan hasta entonces).

Anoche me tomé las dos pastillas, una de cada fármaco... siguiendo sus indicaciones. He dormido doce horas y sin poder conseguir despertarme. Eso no está mal porque llevo ya mucho tiempo que entre el calor y el dolor de cabeza duermo muy mal y a trompicones, aunque doce horas...

El problema es cuando por fin he conseguido despertarme que me he tomado "la pastilla del desayuno". Toda una bomba. Tengo los intestinos revueltos, la cabeza me va a estallar, fuego en el estómago, unos sudores que no son de calor., dolor en la zona del hígado.. de nuevo la cabeza a punto de explotar... ¡Qué narices me ha dado!. Es la pastilla de las dos semanas. Y lo peor es que miro las cosas de forma rara; no es que tenga alucinaciones, que no es eso, pero me doy cuenta que "miro raro"... mentalmente. No sé, es una sensación extraña que no sé describir.

Y la "gracia" es que uno de los medicamentos (no recuerdo ahora mismo cuál) dice que no se tome si tienes problemas con la tiroides... y en mi última revisión me salió que la tengo a 15.6 que es una barbaridad. Todos saben que no me estoy tomando la pastilla de la tiroides porque me acentúa el dolor de cabeza, y todos también me dicen que no la puedo dejar porque me va a dar un "yuyu"... y me da un fármaco que encima es contrario. De verdad que no me muero porque soy así de cabezona, pero mira que lo intentan.

En fin, es lo que tiene que no puedes contarle todo esto a nadie: que se lo chivas a un blog.

¿Alguien cree que conforme me encuentro ahora mismo, me voy a tomar otra pastillita igual esta noche?. Voy a pensarlo.


Seguir leyendo...

Estamos llegando a un punto de gilipollez...

De verdad que me cuesta contar lo que voy a contar, pero hay cosas que si las callas te conviertes en cómplice... o eso al menos pienso.

Estamos llegando a un punto de gilipollez que el ser humano no puede ser más absurdo y más enemigo de su propia especie.

Todo viene en prensa digital hoy, por lo que cualquiera que quiera saber más, tiene fácil encontrar las noticias.

La primera corresponde a alguien de quien no había oído hablar (una vez más) hasta hoy. Una chica de 27 años que se ha suicidado pegándose un tiro. Al parecer era una amante de la caza y colaboraba incluso en la web de "Jara y Sedal". Parece que estaba recibiendo presiones muy fuertes de los animalistas. No sé sus "motivos" para haberse quitado la vida, pero a lo que no hay derecho es a que demasiados, enterándose de su muerte, hayan llenado sus redes sociales de "alegría" por el fallecimiento, e incluso de insultos.

No soy partidaria de la caza como diversión, porque matar por placer, por entretenimiento, por mucho que incluso algunos la medio-defiendan por aquello del equilibrio de la naturaleza, me parece algo abominable. No entiendo, y espero no entender nunca, como algunas gentes pueden sentir placer e incluso disfrutar con el sufrimiento de otros seres. Pero igualmente abominable es que cuando alguien contrario a tus opiniones e incluso principios muere, se haga escarnio de su figura aprovechando algo tan cobarde como el anonimato que da Internet. Creo que hay momentos en que si no tienes nada que mostrar que no sea respeto para la familia... mejor te callas. Me parece indecente aprovechar esos momentos para frustraciones personales.

Y luego en otra noticia algo más jocosa... el que un diario digital cree una encuesta hacia sus lectores en que la pregunta sea: "¿Qué te parece que Cifuentes no se tome vacaciones?" es... es... ¿Se puede ser más absurdo y más falto de noticias?. Pero esa encuesta es simplemente eso: el tener que llenar espacio como sea, aunque ello implique poner verdaderas tonterías o sencillamente noticias que ni lo son. Porque ayer, sin ir más lejos, había abundancia en cuanto a contar un simple accidente de tráfico... en Noruega, o que un padre había matado a su hija... en no sé qué ciudad de Italia. Es elevar noticias de índole local a términos de gran portada. Lo malo es que eso se está convirtiendo en habitual y cualquier cosa que pasa en un pequeño pueblo que nada más que sus habitantes conocen pase a nivel nacional... por treinta segundos. Es como cuando cuentan como de gran urgencia (en los telediarios televisivos) que hay un enorme incendio no sé dónde, y te lo comentan durante cuatro días; de pronto pasa una semana y de pronto eres consciente que no han dicho en ninguna parte... si se ha apagado ya.

A veces, y es una reflexión muy personal, pienso que tanta inmediatez en la información, en cualquier noticia, no siempre es buena. Quizás vivíamos mejor cuando no llevábamos tanto "al instante y antes que nadie" el saber lo que ocurre en cualquier parte.

Y a veces también, más de las que quisiera, me avergüenzo de pertenecer a una raza que se cree superior al resto, simplemente porque es más... ¿civilizada?.


Seguir leyendo...

Mira que lo dije!

Sé que a toro pasado todos somos muy listos, pero en serio que lo dije hace ya mucho tiempo: en todo esto de la corrupción... falta un muerto. Pues ya lo tenemos. Es que se veía venir. Blesa, uno de los banqueros más poderosos de este país llamado España, y uno también de los más perseguidos por la justicia, junto a Mario Conde y Rodrigo Rato, se ha pegado un tiro. Así, sin que nadie lo esperara y cuando se le suponía estando de caza tan ricamente.

¿Que me duele?. A mí solamente me duelen los míos y Miguel Blesa no entraba en mi círculo. ¿Que me ha sorprendido?. Como a todos supongo. ¿Que se lo merecía?. No; se merecía, si era verdad lo que se le atribuía, la prisión y el devolver lo robado, porque ahora con su muerte... caso cerrado y archivado. ¿Que él es quien más ha perdido?. Que le quiten lo "bailao".

Y sí: la foto está puesta con muy mala leche.


 
Cazando en Namibia cuando aún se creía a salvo de todo.

Seguir leyendo...