Estamos llegando a un punto de gilipollez...

De verdad que me cuesta contar lo que voy a contar, pero hay cosas que si las callas te conviertes en cómplice... o eso al menos pienso.

Estamos llegando a un punto de gilipollez que el ser humano no puede ser más absurdo y más enemigo de su propia especie.

Todo viene en prensa digital hoy, por lo que cualquiera que quiera saber más, tiene fácil encontrar las noticias.

La primera corresponde a alguien de quien no había oído hablar (una vez más) hasta hoy. Una chica de 27 años que se ha suicidado pegándose un tiro. Al parecer era una amante de la caza y colaboraba incluso en la web de "Jara y Sedal". Parece que estaba recibiendo presiones muy fuertes de los animalistas. No sé sus "motivos" para haberse quitado la vida, pero a lo que no hay derecho es a que demasiados, enterándose de su muerte, hayan llenado sus redes sociales de "alegría" por el fallecimiento, e incluso de insultos.

No soy partidaria de la caza como diversión, porque matar por placer, por entretenimiento, por mucho que incluso algunos la medio-defiendan por aquello del equilibrio de la naturaleza, me parece algo abominable. No entiendo, y espero no entender nunca, como algunas gentes pueden sentir placer e incluso disfrutar con el sufrimiento de otros seres. Pero igualmente abominable es que cuando alguien contrario a tus opiniones e incluso principios muere, se haga escarnio de su figura aprovechando algo tan cobarde como el anonimato que da Internet. Creo que hay momentos en que si no tienes nada que mostrar que no sea respeto para la familia... mejor te callas. Me parece indecente aprovechar esos momentos para frustraciones personales.

Y luego en otra noticia algo más jocosa... el que un diario digital cree una encuesta hacia sus lectores en que la pregunta sea: "¿Qué te parece que Cifuentes no se tome vacaciones?" es... es... ¿Se puede ser más absurdo y más falto de noticias?. Pero esa encuesta es simplemente eso: el tener que llenar espacio como sea, aunque ello implique poner verdaderas tonterías o sencillamente noticias que ni lo son. Porque ayer, sin ir más lejos, había abundancia en cuanto a contar un simple accidente de tráfico... en Noruega, o que un padre había matado a su hija... en no sé qué ciudad de Italia. Es elevar noticias de índole local a términos de gran portada. Lo malo es que eso se está convirtiendo en habitual y cualquier cosa que pasa en un pequeño pueblo que nada más que sus habitantes conocen pase a nivel nacional... por treinta segundos. Es como cuando cuentan como de gran urgencia (en los telediarios televisivos) que hay un enorme incendio no sé dónde, y te lo comentan durante cuatro días; de pronto pasa una semana y de pronto eres consciente que no han dicho en ninguna parte... si se ha apagado ya.

A veces, y es una reflexión muy personal, pienso que tanta inmediatez en la información, en cualquier noticia, no siempre es buena. Quizás vivíamos mejor cuando no llevábamos tanto "al instante y antes que nadie" el saber lo que ocurre en cualquier parte.

Y a veces también, más de las que quisiera, me avergüenzo de pertenecer a una raza que se cree superior al resto, simplemente porque es más... ¿civilizada?.


Seguir leyendo...

Mira que lo dije!

Sé que a toro pasado todos somos muy listos, pero en serio que lo dije hace ya mucho tiempo: en todo esto de la corrupción... falta un muerto. Pues ya lo tenemos. Es que se veía venir. Blesa, uno de los banqueros más poderosos de este país llamado España, y uno también de los más perseguidos por la justicia, junto a Mario Conde y Rodrigo Rato, se ha pegado un tiro. Así, sin que nadie lo esperara y cuando se le suponía estando de caza tan ricamente.

¿Que me duele?. A mí solamente me duelen los míos y Miguel Blesa no entraba en mi círculo. ¿Que me ha sorprendido?. Como a todos supongo. ¿Que se lo merecía?. No; se merecía, si era verdad lo que se le atribuía, la prisión y el devolver lo robado, porque ahora con su muerte... caso cerrado y archivado. ¿Que él es quien más ha perdido?. Que le quiten lo "bailao".

Y sí: la foto está puesta con muy mala leche.


 
Cazando en Namibia cuando aún se creía a salvo de todo.

Seguir leyendo...

Dicen que el cáncer de mama se cura

La primera mujer que recibió lo que es considerado el Premio Nobel de Matemáticas (la Medalla Fields), de 40 años de edad, ha muerto hoy por un cáncer de mama que se le detectó en el 2013. Es la tercera recidiva (repetición del mismo cáncer) que tenía, y esta vez ha perdido la batalla, la guerra... y la vida.

Maryam Mirzajani era, además, iraní... algo que no ayuda precisamente a la potenciación de la mujer. Era considerada la mejor matemática del mundo. La Medalla mencionada la tienen personalidades como Einstein, Bell...

Estaban en su poder prácticamente todos los premios mundiales que se pueden conceder a un matemático, y era la primera fémina en haberlos conseguido.

Reconozco mi ignorancia total ante quién era esta mujer, pero al leer la noticia, he buscado y es realmente abrumadora la carrera que llevaba y lo que seguramente se ha perdido con su muerte. Eso sin contar con que a mí al menos y de forma personal, me cuesta leer este tipo de actualidad.

No sé qué más decir.


 
El año 2014 con su esposo e hija.

Seguir leyendo...

Volar hasta Mallorca

A los más mayores les sonará el título del post a una canción de Los Mismos. Pues va de eso la cosa, aunque no del todo.

El gobierno balear ha pedido oficialmente que se limite la venta de alcohol durante los vuelos, porque ello -dicen- provoca conflictos con algunos pasajeros.

No tengo mucha idea del asunto porque jamás he viajado en avión, pero parece estar claro que algo está pasando porque los gobiernos, aunque sean autonómicos, no se suelen mover hasta que el problema se convierte en problemón.

Hay quien está diciendo por las redes que el gobierno de Baleares, precisamente por ser autonómico, no tiene competencias para esto, y yo, de nuevo en mi supina ignorancia me digo: vale, de acuerdo, no tendrá competencias... por eso lo está "pidiendo", ¿no?. Porque si las tuviera... actuaría. Es el matiz lo que suele cambiar la intención, y es que a veces hay que leer más despacio antes de tirarse a la piscina sin agua. Pero vale, admito el hecho como animal de compañía; eso no impide -también me digo yo- que si hay un problema grave un gobierno, cualquier gobierno, no se calle y se convierta en cómplice ¿no?. Es que estamos en un plan que todo lo vemos mal... y además raro.

No tiene nada que ver y luego seguiré con lo de los aviones pero es como con lo de Luis Merlo, que nadie sabe qué le pasa pero que parece que está ingresado... y muy muy malito. Pues hay quien está comentando que eso es por ser homosexual (???). De verdad que como decía ayer, los enfermos mentales deberían estar encerrados...

Sigamos con lo de los aviones. Como no he volado nunca no sabía que se puede beber, durante los vuelos, ilimitadamente. Vamos a ver: si la gente, mucha gente, sabemos que son unos irreponsables y que hay que OBLIGARLES a algunas cosas... si se prohibe fumar... ¿cómo se admiten bebibas alcohólicas... sin el ilimitadamente?.

Es que hay cosas que no se entienden ni intentando verlas como si fuéramos imbéciles. Pero claro, y yendo un poco más allá... ¿cómo van a prohibir eso a los viajeros, si no son capaces de controlar que un piloto borracho pilote un avión?. Y todos hemos leído que eso ha pasado.

Es, y vuelvo a salirme del tema, como la multa de 3 millones de euros (se esperaba de 24 millones) que la Unión Europea ha puesto a España por el tema de los estibadores. Y una se queda perpleja pensando ¿"y ahora qué han hecho -los estibadores, claro-?. Y resulta que después de la paliza que durante ni sé cuánto tiempo nos han dado con el tema de la estiba, de lo malos malísimos que eran, resulta que han ganado y pactado consiguiendo lo que ellos querían... y nadie se ha enterado. Y es que esto de querer estar informados cuesta un huevo, señores... porque todos, gobierno y prensa, nos mienten como bellacos.

Hala, ya está el parte de hoy dado. Me vuelvo a la cama, que llevo un día...


Seguir leyendo...

Los enfermos mentales

Posiblemente muchos no estén de acuerdo con lo que voy a decir, pero posiblemente también esos mismos nunca hayan tenido que vivir con un enfermo mental.

Soy de la opinión de que los enfermos mentales tienen que estar "custodiados" en algún centro; no me importa: recluidos también me vale. Porque son enfermos mentales y cuando se descontrolan no hay quien pueda con ellos. No es una cuestión de que tomen o no la medicación; es simplemente que aún tomándola suelen tener reacciones, comportamientos, brotes, que son un problema, un gran problema para quienes están cerca.

Me da igual el tipo de enfermo que sea, el nombre de su enfermedad, la gravedad de la misma: esquizofrénicos, obsesivos compulsivos, TLP (trastorno límite de la personalidad)... todos, más pronto o más tarde, terminan con ataques, con una agresividad desmedida... o volviendo -literalmente- locos a quienes tienen a su alrededor. Y por eso y mucho más que solamente quienes han vivido o viven con ellos, deben estar controlados en un sitio concreto donde sepan cuidarles y sobre todo contenerles.

Yo he tenido la desgracia, tremenda desgracia, de convivir con uno de esos enfermos mentales durante un tiempo. No es cuestión de querer desembarazarte de ellos (en mi caso no "me tocó" si no que -inconsciente de mí- elegí)... es que no están bien, es que su mente no rige bien. Y quizás el mayor problema sea que cuando "están bien" no se les nota... salvo en pequeños detalles: ordenar compulsivamente los medicamentos, repetir hasta la saciedad un hecho, tener un enfados por cosas que nadie entiende (ni siquiera ellos), no saber nunca qué hacer porque lo hecho mil veces de pronto desata sus iras... y son terriblemente agresivos... y así podría continuar hasta el infinito y más allá.

El amor de unos padres, de hermanos, incluso de parejas no consigue frenarles. Son como son, están enfermos, y ellos no pueden controlarse. Pero tampoco se puede vivir (y hablo de los que conviven con ellos) expuestos y esperando el momento en que estallen. Y siempre estallan.

Hace años, y lo cuento precisamente para que se me entienda bien, conocí a alguien con un problema mental diagnosticado y crónico. En dos ocasiones (y se dice pronto) se inventó que tenía cáncer; y yo que he pasado por un cáncer... no lo entenderé nunca (el que alguien se pueda inventar algo así). Esa misma persona tuvo un problema, muy grave, por el que podía haber complicado la vida a todo aquel que se le cruzara, en cualquier ámbito... y simplemente "no se le ocurrió" que tenía que avisar a nadie... lo malo, lo peor es que si también se lo inventó, sin palabras... y si no fue así, es una bomba de relojería andante. Y ese enfermo mental está en cualquier ciudad y haciendo una vida supuestamente normal... Y tomaba su medicación. El que quiera entender que entienda.

Solamente quienes les padecen saben de qué hablo. No es que te condicionan la vida, es que te la absorben, te dejan sin ella.

En estos días se está hablando en la prensa de una persona que un día fue famosa por lo que hizo; posiblemente muchos la recuerden: aquella doctora que un día se volvió loca -según contaron- y sin razón ni sentido, mató a tres pacientes que estaban ese día en el hospital donde ella trabajaba. Más tarde, cuando ya pasó todo, sus propios compañeros admitieron que "notaban cosas", que hacía y decía sin sentidos. También se supo a posteriori que era esquizofrénica diagnosticada, y que sencillamente había dejado su tratamiento; de ahí el brote que tuvo. Ahora y pasados unos años desde entonces, la justicia, los jueces, han dictaminado que ya está bien y que puede hacer vida normal. De hecho y según vaticinios legales, la dejarán libre completamente y al cuidado de su madre, una mujer de 80 años... y de su centro de salud...

¿Y los tres muertos?. Los mató en el 2003; fue condenada a 25 años... y ya está en la calle... con un permiso veraniego de tres meses.

Ahora que alguien me argumente que son seres humanos y que también tienen derecho a su libertad, y le explicaré lo que no puedo contar aquí.


Seguir leyendo...

Televisiones de pago o no

Un estudio, que no sé hasta qué punto será fiable o no, pero que anda por ahí, dice que los españoles prácticamente no ven televisión de pago, o lo que es lo mismo: que la televisión que se ve siempre es en canales abiertos y gratuitos. Un 93%, por lo que el 7% restante son de los que desembolsan dineros para sentarse delante de la pequeña pantalla.

Lo cierto es que las televisiones privadas no han ampliado mucho el panorama televisivo, porque de los doscientos canales en abierto que generalmente tenemos, seamos de la compañía que seamos (que realmente son dos o tres a pesar de los múltiples nombres) no hay casi nada nuevo por ver: repiten hasta la saciedad los programas y las serie... y no digamos las películas. Yo he llegado, con el mando en la mano, a pasar por todos esos canales, terminar... y no haber encontrado nada para ver.

Sí, ya, que en los de pago hay pelis de estreno y tal, pero ¿compensa?. Depende de tu presupuesto, claro. Es como cuando algunos se alegran mucho de que vaya a haber rebajas en tal o cual sitio... depende de si tienes money para gastar en ellas, ¿no?.

Sinceramente creo que nos bombardean con la "necesidad" de comprar, tener o poseer. Pondré un ejemplo. Yo no tengo mucha (ninguna en realidad) vida social, pero de vez en cuando tengo que escuchar eso de..."como no tienes whatsapp no te puedo mandar un mensaje para ver cómo estás, y tengo que esperar a llegar a casa para poder llamarte" (porque es gratis)... ¿Perdona?. Pues sí, todavía escucho cosas como esa. Y claro una, en momentos de bajón que cada vez son más, llega a preguntarse si no le hará falta un smartphone para poder tener whatsapp. La gilipollez supina elevada al cubo. Porque claro, volvemos al principio del meollo: no tengo vida social por lo que... ¿cuántos watsapp recibiría al mes?. Ser o no ser, esa es la cuestión.

Pues con la televisión de pago pasa algo parecido. Parece que te quieran crear la necesidad de tenerla porque... mira que si te pierdes un estreno!!!.

Así que terminas por apagar la tele, encender el ordenador, apagándolo también, sentándote en el sofá a leer un poco... no sabes por qué pero últimamente ves doble así que cerremos libro o lector electrónico según se tercie. Y cuando te das cuenta... te has dormido. Sin más. Puro aburrimiento que se dice.

Así que lo acabo de decidir: voy a contratar todas las teles de pago que hay, voy a comprarme el whatsapp ese (digo el smartphone), un lector que me lea de viva voz los libros... y un gato que me cante el "soy minerooooo". Voy a mirar en la hucha cuántas monedas de dos euros tengo.

Seguir leyendo...

Obligatorio carrera universitaria para ser padres

No es cuestión de ser machista o feminista como están comentando por ahí fuera algunos descerebrados. Que no todo se limita a eso. Pero sí estoy de acuerdo conmigo misma al proponer solemnemente que sea obligatorio hacer algo así como una carrera universitaria, pero de las largas, para ser tanto padre como madre de una criatura. Y no lo digo para que tengan cultura, (que la cultura no tiene mucho que ver a veces con los universitarios), si no por aquello de que al tener que tardar más, igual a los 30 o a los 40 incluso, tienen algo más que zapatillas (y de verano) por cerebro. Y que conste que estoy siendo suave aunque no lo parezca.

Hoy se ha corrido otro sanfermín toreril en Pamplona (España). Pues bien, apenas unos minutos antes de comenzar la carrera de toros y mozos-mozas, la policía ha tenido que llevarse a una chica... que parecía embarazada. Estaba de ocho meses según ha comentado ella misma. Total que le han fastidiado la juerga porque la chavala pensaba hacer la carrera.

No sé si decir que la encierren y tiren la llave, o que cuando nazca ese niño/niña se lo quiten sin más y que lo adopte una familia, o que directamente le abran la cabeza y miren qué tiene dentro. Porque correr delante de unos toros, entre empujones de cientos de personas, embarazada de ocho meses... se me ocurren más cosas que hacerle pero creo que no son legales al menos en este país.

Y es que cualquiera puede ser padre/madre, antes ahora y siempre. Es lo que tienen las cosas gratis.

Seguir leyendo...

Chica desnuda paseando por la calle

Hay un vídeo pululando hoy por Internet, donde se ve a una chica completamente desnuda paseando por las calles de Praga. O esto al menos es lo que se nos quiere hacer creer. Pero vayamos por partes.

La chica nos dicen que va desnuda como un recién nacido, pero no se ve nada porque salvo el ombligo, todo está "tapado" que esa autocensura que suele imperar actualmente. Un cuadro antiguo con desnudeces es una obra de arte, un cuerpo actual desnudo si no es pornografía, la roza. La hipocresía elevada al cubo. Ni tanto ni tan calvo.

Así lo que se ve en el vídeo es a una joven, toda borrosa (salvo como ya he dicho el ombligo y la cara) andando parsimoniosamente por las calles checas. Y nadie se inmuta. La gente se cruza con ella, y por no mover no mueven ni el músculo del cuello para girarse sorprendidos. Y es que los checos, tan avanzados ellos, consideran el hecho en sí algo normal y por el que ni siquiera pestañean.

Vamos a ver. Dicen que era un estudio para ver el comportamiento humano. En primer lugar y es solo mi apreciación... el vídeo es, todo él, una gran mentira. ¿Por qué?. Porque que nadie, absolutamente nadie ni la mire, no es real. La chica va por un sitio y la gente por otro, luego se junta todo como si fuera una imagen y ya tenemos vídeo para sorprender.

Pondré un ejemplo que viví en propias carnes. Cuando andaba yo con la quimio y sin pelo, alternaba gorra y peluca; en casa y como ya no me veía nadia, iba calva total. Hay que tener en cuenta que la quimio la empecé un 26 de agosto y que en mi tierra hace calor de verano hasta terminar octubre, y hay veces que hasta tu propio pelo te molesta. Total que un día salí a tender a mi patio y no me acordé de ponerme la gorra: creo que en dos minutos todos los balcones que dan a mi patio estaban llenos de vecinos dándose codazos unos a otros y mirándome; hasta tal punto fue la cosa que, avergonzada (no sé por qué pero fue así), entré en casi, me puse la gorra y salí a seguir tendiendo. Nadie me preguntó nada y poco a poco, perdido el interés (señora con gorra de visera no interesa), todo el mundo se marchó a sus cosas.

Generalmente salía a la calle con peluca, pero un día eran tanto el calor que hacía que decidí ponerme la gorra. Naturalmente es una gorra normal, ya he dicho que de visera pequeña y que apenas cubre lo que en ese caso tenía que cubrir. Las miradas de la gente, que no me conocía de nada, eran lo más descarado que he visto: de nuevo los codazos entre sí, los murmullos y desde luego la impertinencia más absoluta quedándose parados sin recato alguno y mirándome directamente. Yo me sentí una apestada. Cierto que levanté la barbilla (que me temblaba toda... pero tenía muy claro que no iba a llorar... no delante de toda esa gentuza) y seguí caminando sin alterar el paso... pero me sentía morir. Y vivo en una ciudad capital de provincia, con mentalidad abierta debido al tremendo turismo que tenemos. Eso creía yo.

Por todo eso y mucho más que podría contar pero no quiero alargar, lo del vídeo de la chica desnuda sin que nadie se vuelva siquiera a mirarla, es una pura patraña. Un montaje del que se está haciendo eco la prensa, pareciendo que todo el mundo se ha "tragado" su veracidad.

Y si eso pasa con algo tan simple y sin trascendencia... ¿qué más intentarán colarnos?.

No viene a cuento pero se me acaba de ocurrir. Todo el mundo recordará a esos terroristas salvajes cortando cabezas en vídeos ¿verdad?. ¿Qué ha pasado con eso?. Porque solucionarse el problema no se ha solucionado?. ¿Han dejado de degollar a extranjeros... o es que ya no interesa vender "eso"?. Y cuando hablo de vender me refiero a la zona occidental, la nuestra, claro.

Aquí el vídeo en cuestión.


Seguir leyendo...

El parricida de Moraña

Es complicado, muy complicado, leer e incluso escribir sobre casos como el que nos ocupa. Lo que aparece en prensa es tan sesgado, tan copiado unos de otros, que difícilmente se entiende la historia si no se busca más.

David Oubel es un hombre de 40 años que no habría pasado de ser alguien como cualquiera de nosotros, anónimo durante toda su vida, de no ser porque un día hizo lo que hizo. Y es difícil contar lo que hizo.

Padre de dos niñas, Amaya de 4 años y Candela de 9. Divorciado. En sus cabales.

Si el jurado y la justicia así lo deciden (y todo parece indicar que así será), va a ser el primer condenado a prisión permanente revisable. He tenido que buscar qué era eso.

La prisión permanente revisable es que, como mínimo, cumplirá de 25 a 35 años de prisión sin paliativos, sin permisos, sin más derecho que a vivir... que en su caso ya es mucho. Hay que seguir leyendo para entender lo que digo. Y después de esos años, los jueces, sin que sea necesario el derecho a la reinserción, decidirán si le ponen libre o no... y así, decidiendo eso, cada dos años, hasta que salga libre... o hasta que muera. No es una cadena perpétua pero se le parece. Sus hijas no tendrán tantas facilidades. Hay quien dice que es demasiada condena, incluso que es inhumano. ¿Inhumano?.

El 31 de julio del 2015 Oubel dió a las dos niñas una mezcla de fármacos para que se durmieran profundamente. Un par de días antes había comprado una sierra radial.
Con ella mató, degollándola, a su hija de cuatro años. La mayor, de nueve, a la que no hicieron efecto los medicamentos trató de huir de su padre, pero no pudo; la ató con cinta americana a la cama... y la apuñaló primero y degolló después. Según los forenses -y hay que contarlo para entender por qué esa "floja" cadena perpétua simulada es poco- la niña consiguió soltarse de una mano y trató de parar a su padre...

Y ahora, en el juicio, el asesino "acepta" los hechos y la posible condena. ¿Acepta?. ¡¡¡Váyase usted a la mierda!!!.

Dicen que está en su sano juicio, que no está loco, que sabe lo que hizo. Dicen que cuando se le detuvo... bromeaba.
Su imagen física en estos días dicen lo que dicen de él... o lo que él quiere que creamos... pero no está loco. No oficialmente.

¿Cómo se puede vivir con algo así?. Y no me refiero a él, si no a la madre de las niñas.

Seguir leyendo...

Monotema Cataluña. Pues va a ser que no

Con una jaqueca encima de las que se recuerdan durante años se me ha ocurrido algo: ¿vamos a estar hasta el 1 de octubre con el monotema Cataluña?. Pues yo al menos no estoy por la labor.

Leyendo la prensa me doy cuenta que la mitad (o más) de las páginas digitales están dedicadas al "problema" catalán: que si uno dice, que el otro contesta... y todos felices y contentos de ser protagonistas y salir en la foto. ¿Y así hasta octubre?.

Cansino ¿no?. Y aburrido sobre todo, porque parece que salvo eso y si Cristiano Ronaldo es ya familia numerosa o no, o si el ministro Montoro se va o se queda, parece que no hay más mundo. Y mientras tanto Rajoy y su gobierno esperando a que escampe y el otro, el del flequillo, encantado de sí mismo.

Pues lo dicho: que no estoy por la labor del tema catalán hasta que casi haga frío. Que así se van creciendo y creyendo encima importantes, más al menos que Badajoz o Teruel... y tampoco estoy yo muy puesta a aguantarlo.

Así que por mi parte voy a ver si encuentro noticias más decentes que tanto más de lo mismo. Que a veces da la sensación que unos van por un camino que al resto nos importa poco menos que nada. O al menos a mí me lo parece.


Seguir leyendo...

Cataluña

Posiblemente muchos no estén de acuerdo con lo que voy a decir. Otros se atreverán incluso a etiquetarme política e incluso humanamente. Allá cada cual con su opinión. Yo soy únicamente responsable de lo que expreso yo y no de lo que piensen los demás, sobre todo sin conocerme.

Cataluña quiere ser una república. Cataluña quiere independizarse de España. Lo dicho: allá cada cual con sus responsabilidades. Dicen que van a dar la palabra a los catalanes y los que no siéndolo, viven allí; un solo voto -comentan- bastará para tomar decisiones.

No seré yo quien obligue a nadie a estar conmigo si no quiere; no lo he hecho nunca y no voy a empezar ahora, pero hay cosas que no tienen retorno, y hay momentos en los que cuando uno se quiere ir, se va con todas las consecuencias... sin retorno, sin arrepentimientos cuando no haya para comer, no haya para pagar, no haya para lo que sea.

Pero como además los españoles, los mismos cuyo dinero no odian/aborrecen y sí cogen, no somos padres de nadie y por tanto no tenemos obligación de mantener a quienes se consideran hijos díscolos de un Estado al que no quieren... ni un duro más. No son Guinea a quienes tuvimos que pagar gastos durante años; tampoco Filipinas. Cuando uno se va de casa voluntariamente... adiós... y más cuando como he dicho no somos sus padres ni sus abuelos.

Y ahora el plato fuerte, algo de lo que nadie habla y que algunos tacharán de fascismo (siempre hay un roto para un descosido o lo que es lo mismo: siempre hay quien nunca mira su propio ombligo). Por mucho menos se invade, militarmente, una zona rebelde. No es el caso, lo sé, y no lo es porque Cataluña no vale ni valdrá nunca sangre española... pero en otras circunstancias y con otras mentalidades, se produciría.

Casi la mitad de mi familia nació y vive en Cataluña. La otra mitad es vasca. No soy monárquica, pero la legalidad de un país no tiene más que un camino. Respeto casi cualquier idea; solamente espero que se respete la mía. Pero si algo es ilegal, lo es, se mire como se mire... y lo de Cataluña lo es. Si no se está de acuerdo con algo, se cambia pero con la ley en la mano, no al libre albedrío de un puñado.

Repito por si a alguien no le ha quedado claro: si te vas... adiós... pero no se te ocurra querer volver ni pedir. Porque ni agua.

Y si la mayoría dice "no"... ya está bien de tonterías, que el país, España, necesita trabajar todos a una para salir de donde estamos, y no gastar más dineros en bobadas de unos cuantos. Porque no nos engañemos: todo el dineral que se van a gastar en tanta parafernalia sale de los Presupuestos Generales del Estado... español.


Quien quiera entender... que entienda:

Constitución Española:
Artículo 155

Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.

Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.


Seguir leyendo...

Vegetando que es gerundio

Últimamente me ha dado por vegetar o lo que es lo mismo: no hacer nada, ni siquiera mentalmente. Leo, como siempre, la prensa, y paso de un titular a otro sin que apenas llamen la atención más allá de querer ir al contenido. Tocan el timbre de mi casa, aunque sea porque se han equivocado, y me molesta. Suena el teléfono y si no es un número conocido, ni lo cojo. Salvo el desastre de las imágenes del Photobucket (que ya iré arreglando según se me ocurra), apenas entro en los blog. Es una apatía que lo inunda todo.

Alguien dirá que es el verano, el calor que no invita a demasiado, pero no es eso. Es otra cosa que no sé bien cómo valorar, porque reconozco que algo de miedo da, a mí al menos; porque soy de la opinión que cuando una persona pierde la ilusión, la capacidad del asombro... algo va mal por dentro.

Han dejado de importarme las cosas, las personas... yo incluso. Es un "me da igual todo", que ni sé cómo afrontar... ni me apetece hacerlo. Una apatía que lo inunda todo como si fuera una imparable neblina.

Últimamente no salgo más que cuando tengo que ir al supermercado. Ya ni eso. Hago la lista de la compra de lo que va faltando, miro la nevera: tengo dos cebollas tiernas, un limón, una chirivía, dos puerros... no hace falta comprar nada -me digo-, y lo dejo para otro día.

Enciendo la tele, la miro un rato más aburrida que otra cosa; la apago. Enciendo el ordenador... dura diez minutos como mucho. No sé, no me "atrapa" nada. Tienen que venir a arreglar una cosa de la comunidad de vecinos, otra del cableado general de la tele... tengo que retirar trastos de enmedio... no hago nada, no guardo nada.

Simplemente vegeto. Pero es que llevo así ni lo sé.

No hace mucho intenté recuperar una amistad que se quedó en el tiempo. La otra parte -como siempre- se cansó enseguida de "la molestia" que supone mantener algo a flote. Pero lo raro es que yo también me cansé. Y dejado todo está.

¿Que alguien a quien conozco de toda la vida se enfada por una gilipollez?. Pues dos trabajos tiene: enfadarse... y olvidarme. Que aunque soy de las que lo intenta hasta el infinito (lo de arreglarlo), ahora resulta que no, que voy como de sobrada (no es así pero lo parece) y encima me da igual.

Me ha desengañado la gente, cercana, lejana e intermedia. Me ha desengañado la vida. A lo mejor es eso.


Seguir leyendo...

Lo que ha pasado con Photobucket. Junio 2017

Empezaré por avisar de que tengo todos los blogs hechos un asco: llenos de imágenes que no se entienden muy bien qué hacen ahí. Llevaba unos días sin entrar en los blogs y me he llevado el susto padre. Con otras cosas más urgentes que hacer, he tenido que relegarlo todo para intentar saber qué había pasado. Pero empezaré más por el principio.

Por si alguien no sabe de qué hablo y a pesar de que todavía en este blog se nota que algo ha pasado (faltan muchas cosas), con mirar "El rincón de Chesana" se entenderá a qué me refiero.

Bien. Después de mucho buscar intentando saber qué había pasado, resulta que todo es un intento de robar al personal. Algo así como el hackeo de estos últimos días a grandes empresas y gobiernos, pero hecho más solapadamente y a los usuarios.

Photobucket es un alojamiento de fotos. Gratuito hasta hace una semana y que yo al menos llevo usando más de diez años. Te daban, repito que de forma gratuita, 2 Gb de banda lo cual es muchísimo. Luego si agotabas ese ancho de banda, esa capacidad, tenías unos planes para ampliar, ya pagando. Bien, hasta aquí hasta hace unos días aunque yo me acabo de enterar.

Han cambiado las condiciones del servicio, sin más, sin avisar. Porque les da la real gana. Y ahora resulta que a los gratuitos nos dan tan poco espacio... que todos lo hemos superado. ¿Qué han hecho, repito sin avisar a nadie?. Quitar las imágenes, nuestras imágenes y en su lugar poner esos "preciosos" relojes llenándolo todo.

¿Cuál es la solución que nos dan si queremos recuperar nuestras imágenes?. Que nos pasemos a un plan que ellos llaman 500... y que cuesta la bonita cifra de 399 dólares anuales.

Mi problema, el mío personal, es que habiendo estado un año para arreglar la lavadora porque no tenía el dinero, no me voy a gastar ahora 399 $ porque a estos señores les haya salido de donde les ha salido. Pero...... peeeerooooo..........

Y esto es un aviso a navegantes... Photobucket es un alojamiento de imágenes..... DE GOOGLE!!!!!!!!!

Es decir, por si alguien no lo ha entendido: Google, el buscador, es el dueño de Blogger (donde tenemos los blogs), y también de Photobucket. Y Photobucket ha cambiado sin más sus condiciones y ahora dice que para alojar imágenes hay que pagar. ¿Oído cocina?. Cuando las barbas de tu vecino........

Y a Google le acaban de meter una multa de tres pares de narices (la Unión Europea), dinero que va a recuperar sí o sí.

Así es que acabo de despejar un poco este blog para que al menos se pueda leer (que no se podía), y conforme pueda iré arreglando el resto. O me iré a otro sitio... o sencillamente me iré. Que estoy muy harta de tantos problemas. Ya veremos. De momento, siento el follón de imágenes descontroladas y trataré de ir solucionándolo conforme pueda.


Seguir leyendo...

La justicia es ciega... vaya que sí

En estos días se ha hecho pública la lista de morosos de Hacienda, o lo que es lo mismo: los que no han pagado sus impuestos y el fisco, harto supongo de tanta sinvergonzonería ha hecho que todos los españolitos veamos quiénes son. Y la verdad es que no tiene desperdicio, eso para empezar... porque lo siguiente...

Reconozco mi torpeza para entender por qué gente que debe más de un millón de euros al resto, no está en la cárcel. Porque tener una deuda de un milloncejo es lo que hace que aparezcas en ese listado. Y todos paseándose por las calles... y por las televisiones como si con ellos no fuera la cosa. Repito por si alguien no se ha enterado: los que deben menos de un millón de eurazos... no están en la lista. Que tiene guasa eso también.

4.549 son los que conforman ese listado; 87 páginas (que se dicen pronto). Quien encabeza ese "honor" es una empresa que debe la bonita cifra de más de 363 millones de euros; por haber hay hasta equipos de fútbol en esa nómina de morosos. Y entre los personajes más o menos conocidos pero públicos todos: el exbanquero Mario Conde, la presentadora de televisión (a no ser que sus dos apellidos estén equivocados) Patricia Conde, una de las empresas de la familia Ruiz Mateos, el televisivo Kiko Matamoros (con el dineral que debe estar ganando!)...

En fin, que cuanto más dinero tienen... Y luego, como te lleves una pastilla de jabón te meten en prisión.

Por si alguien quiere ver si está en esa lista de morosos fiscales, aquí la tenéis completa.


Seguir leyendo...

Lo siento pero estáis locos

Lo diré tan claro que no hará falta que me extienda: cualquier persona, tenga la edad que tenga y sea la hora del día que sea, si sale a "hacer deporte" en bicicleta, corriendo o a la pata coja, con las temperaturas de entre 35 y 40 grados de media que estamos teniendo estos días... están para que los encierren.

Hoy mismo: un ciclista de 66 años ha muerto (me da igual si hubiera tenido 30) por un golpe de calor; había 38 grados en esos momentos. Anoche en no sé qué ciudad, se corrió una maratón a las 9 de la noche, con casi 30 grados; dicen que hubo muchas lipotimias; lo que no sé es cómo no hubo muertos.

En serio, ¿no hay más conocimiento?. En Sevilla, hoy, 43 grados... y la gente haciendo footing. Venga, a ver si os da algo.

Tremendo, es tremendo.

Seguir leyendo...

Hombres y mujeres. No somos iguales, no

En esta sociedad nuestra hay hombres, mujeres... y el resto. Y que conste que en ese resto no estoy metiendo a los niños y niñas que a fin de cuentas son adultos en ciernes y por tanto pertenecen a los dos primeros grupos citados. Ese resto son todos aquellos que van contra el resto del mundo sin saber bien por qué. O sea: son como "los otros" pero en versión cutre. Pero vamos al tema de hoy.

No. No somos iguales hombres y mujeres. Ni en lo físico, ni en lo mental, ni en cómo enfocamos sentimientos y principios/bases de la vida. No es que unos sean mejores que otros. Son distintos sencillamente. Pero sí hay cosas en que la diferencia es tan brutal que no sabe una -en su supina ignorancia- cómo tomárselo.

Cualquier mujer que haya trabajado con hombres sin tener otra fémina en la que apoyarse, sabe incluso a través de los tiempos, modas y edades, lo que hay que pelear para salir indemne de tanta testosterona. Porque los hombres, no generalizo pero sí he trabajado siempre rodeada de hombres siendo yo la única chica, en sus conversaciones entre ellos tienen un monotema: ellos mismos en sí mismos. Pero es que ellos mismos en sí mismos es... su pene. No hay más. No les estoy llamando tontos, que no va por ahí la cosa, si no en que los angelitos, cuando se juntan llegan como mucho a hablar de la próstata (de cuando en un futuro les falle) y poco más; pero como lo que les preocupa sobremanera es el presente, el suyo claro, estén casados o no, tengan hijos o no... de nuevo el monotema es su pene en la actualidad.

Es curioso escucharles -y enterarte sin que estés con la oreja pegada- como se cuentan unos a otros cómo les va, cameramente hablando, con sus mujeres. Yo hubo un momento que conocía perfectamente si una tomaba la píldora, si la otra no, si a una le había dolido la cabeza la noche anterior... y esto lo sabía sencillamente porque llevábamos años trabajando juntos y hablaban delante de mí... pero entre ellos.

Y no hay cosa que más le preocupe si les ha salido un "rojito" o un "granito" en su "chiquitín". Reconozco que me reía y mucho cuando les oía (porque ir al médico no iban ni mataos) recomendarse unos a otros tal o cual pomadita que iba muy bien. Tíos bragaos, completamente acojonaos porque les había salido un grano.

En cambio las mujeres, cuando nos juntamos sin hombres cerca, no recuerdo yo que hablemos de nuestros ovarios, o de la regla, o de nuestro "chichi". Salvo casos y cosas muy puntuales, cuando eres muy joven y tienes algún problema, se lo cuentas a tu mejor amiga, pero poco más.

Los hombres hablan de su cabezón, de su chiquitín, del revoltoso (y no invento sinónimos). Las mujeres hablamos de ellos, de los hijos, de otras cosas.

Una vez escuché a uno de aquellos compañeros decirle al resto que "lo quería" más que a cualquiera de sus cinco hijos. Quiero pensar que es una excepción, aunque a veces y viendo comportamientos masculinos lo he llegado a dudar.

Por eso ningún grupo es mejor o peor que el otro, pero sí somos muy diferentes.

Seguir leyendo...

Parte del tiempo hoy

Es la una de la madrugada y un minuto. Tenemos ahora mismo una temperatura de 26 grados. Pero lo peor es que la humedad ambiental es del 61% y con ese dato lo que se consigue es que estés donde estés (sofá, silla, cama... en el suelo) todo se convierte en una más que caliente zona en la que no sabes cómo ponerte, y que al poco rato es como una cama de agua... pinchada y llena de agua, contigo dentro.

Supongo que a estas mismas horas en muchos sitios de España estarán con la temperatura más alta, pero ese 61% es lo que lo hace insufrible a la hora de dormir. Porque parece que te hayas duchado y sin secarte, te pongas la ropa de salir, la de casa, o el pijama.

Así que con la alegría en el cuerpo por ese 26ºC/61%, sin una mísera ráfaga de aire por ninguna parte, y un desquiciante dolor de cabeza que hoy se está llevando todos los trofeos para ser el más grande, el mejor... y el más hijo de su santa madre de los que he tenido últimamente, la noche se presenta para ponerle un marco primero y un lacito después. Porque en cuanto ponga la cabeza en la almohada, todo se multiplica por tropecientos.

Felices sueños para quienes puedan tenerlos, y mi empatía total para los que no. Que luego dicen que no se debe dormir siesta porque se desperdicia el día, pero en algún rato habrá que dormir, ¿no?. Digo yo. Nos vemos luego jugando al "Solitario"... porque lo de leer, últimamente como que tampoco por esos chasquidos en la cabeza precisamente.

Seguir leyendo...

Si esto es ser joven hoy...

--- prefiero no serlo. Y lo digo con toda la frialdad del mundo (no tengo ninguna hoguera encendida).

Anoche, aburrida, me quedé viendo "Supervivientes", el programa estrella -dicen- ahora mismo en TeleCinco. Y claro, hoy, también por aburrimiento, he estado escuchando en televisión los comentarios sobre algunas cosas que ocurrieron anoche.

No sé qué les pasa a estos jovenzuelos de pro con gente como Silvia Tortosa (por citar lo que muchos de ellos han estado "comiendo" hoy). Porque parece que lo de ser mayor es algo así como ser un apestado ridículo que incluso, han dicho, da vergüenza ajena. Y todo porque no supieron (y es que el estudiar tanto y el trabajar más da eso) entender la ironía, el sutil humor del papel que la actriz interpretó anoche. Porque algunos incluso se han atrevido a meterse con su vestimenta (la de anoche, claro) considerando que va así por la vida. Y todo, absolutamente todo, (y todos) basándose en la edad de la susodicha.

Porque luego viene la defensa, de hoy también y de muchos, de un esperpento como Laura, hija de, que presentó anoche su mejor cara. El que no pase nada cuando un concursante MUJER insulta y chilla a un hombre, llamándole de todo y en cambio la organización empresarial del programa emprenda acciones disciplinarias contra un concursante HOMBRE si lo mismo ocurre hacia una mujer, es cuando menos discriminatorio y desde luego vergonzoso. Defender lo que anoche dijo y mostró Laura Matamoros da idea de quién es. Así de sencillo. Esta chica, ganadora ya de otro reality, y que junto con Gloria Camila se cree la princesita del folletín, tiene además una prepotencia que si representa a algún sector juvenil, lo dicho: prefiero ser mayor. La nula educación, el achacar a los demás tus propios defectos, y el considerarte mejor que nadie simplemente porque tienes menos de treinta años... carne de cañón no tardando muchos años.

Resumiendo: de pena mucha parte del concurso y más pena aún varios comportamientos de esos jóvenes que son, se supone, muestra del presente y esperanza del futuro. Todos viviendo de lujo por ganar mostrando lo que muestran y por ser hijos de. Todo un ejemplo de lo que no hay que ser en la vida.

Seguir leyendo...

Ya estamos siempre con lo mismo

Y no lo entienden. No hay manera de que lo comprendan. No sé ya de qué forma se les puede explicar, a los jueces, la justicia, a quienes cambian leyes penales y condenas, que hay delitos, tipos de delitos, que no tienen solución; que quienes los cometen, reincidirán en cuanto se les deje libres; que no hay reinserción posible; que un código penal que dice que se le ponga, a un asesino, a ciertas clases de delincuentes, la condena que sea, los años que sean... no van cumplir más de 25 en prisión... no sirve para nada. NO SIRVE PARA NADA.

El violador del ascensor, autor de dos asesinatos y 18 violaciones, condenado a 273 años en 1992, que iba a salir de la cárcel en el 2022, fue excarcelado en el 2013 porque se le aplicó "la doctrina Parot". Que no, que ni en el 2013 ni en el 2022: que un agresor-asesino de esa magnitud no puede, no debe salir JAMÁS de prisión porque en cuanto lo haga... repetirá sus maldades. ¿Que no?.

Desde el 2013 hasta hoy la policía andaba tras la pista de un violador que atacaba en los alrededores del Hospital La Paz: dos violaciones consumadas y dos en grado de tentativas eran "sus logros". Bien, pues se le consiguió detener ayer y ¡oh, sorpresa!... era el antiguo violador del ascensor.

¿Que es una excepción?.

El violador del portal condenado a 1721 años de cárcel por 74 violaciones demostradas. Salió por la aplicación de la misma "doctrina Parot"; estuvo un año en la calle... hasta que la policía lo volvió a detener. Había cambiado su identidad y se le buscaba por multitud de violaciones realizadas en ese año que estuvo libre.

No voy a alargarme mucho más, pero desde que se estableció dejarles en libertad, cuatro de los más conocidos violadores de este país, han sido detenidos de nuevo y encarcelados porque no han cambiado de comportamiento, porque han vuelto a violar... y porque no tienen solución.

¿Que cuatro no es una cifra significativa?.

El primero que he citado mató a dos chicas de 17 y 19 años respectivamente. El segundo tenía, en su primera escalada, 74 violaciones.

Contaré algo que conocí de primera mano, aunque es cierto que no era un tema de agresión sexual. Hace muchos años se hizo en España una amnistía general (los más mayores la recordarán) por aquello de celebrar la nueva democracia. Uno de los miles que salieron era un hombre de treinta y tantos años, que llevaba desde los 17 entrando y saliendo de la cárcel por robos y agresiones con violencia en ellos. Cuando le volvieron a detener (después de la amnistía) trabajaba como albañil, tenía un sueldo fijo, mujer y dos niños. Cuando se celebró el juicio, éramos una decena de "afectados" por varios de sus últimos robos. A mí personalmente me puso un revólver del 38 apoyado en la sien estando yo en la farmacia donde entró a robar. Pero lo más gracioso fue, en el juicio, enterarme de que la pistola que tuve casi media hora apuntándome estaba "rectificada" para que disparase balas explosivas (de las que una vez dentro del cuerpo explotan"... y que estaba cargada con dos de esas balas. La segunda "gracia" es que robaba (a mí me quitó el bolso con documentación, llaves...) es que delinquía porque... con su sueldo no podía pagar el televisor y el vídeo que había comprado...

Al año me lo crucé por la calle...

No tiene comparación, ninguna, lo contado con el tema de las violaciones. Pero todo eso, tenga la gravedad que tenga, no es justicia.


Seguir leyendo...

Con dinero y sin cultura

Entiendo que algunas personas, por las circunstancias de su casa, de su vida, por mil cosas, no hayan podido estudiar o al menos no hasta donde hubieran querido (yo soy una de ellas); comprendo perfectamente que cada cual ha tenido y tiene la vida, no que quiere, si no la que puede, pero también es verdad, o al menos así lo pienso, que hace más el que quiere que el que puede. Y digo todo eso, porque ser un analfabeto culturalmente hablando, en ocasiones no es un pecado. Pero hay otras que sí lo es.

Nunca entenderé -porque incluso personalmente me da hasta rabia- que gentes que tienen dinero que les sale por las orejas, y no habiendo tenido por lo que sea opción a estudiar de niños, no se den a sí mismos solución. Ya no hablo de estudiar una carrera, que no siempre es cuestión de ser culto (que hay cada borrico por ahí fuera con la universidad a cuestas...), si no de "culturizarse" en temas casi del día a día. No hablo de ir al colegio, que tampoco es eso, si no de tener interés por enmendar la plana a una carencia personal.

Acabo de leer una nota puesta por alguien muy famosa en este país (no sé por qué pero es muy famosa) en una red social donde recuerda el aniversario de la muerte de su padre. Y en esa nota le habla directamente a él (algo que yo también he hecho con el mío en alguna ocasión en este mismo blog). Hasta ahí ninguna objeción. Pero lo ha hecho saltar la chispa (la mía, claro), es que esa nota termina con un "Att. tu hija". Vamos a ver, que solamente le ha faltado terminar con "cordiales saludos" o cuadrarse militarmente. Que ese "att" (literal: atentamente) está fuera de lugar y da precisamente idea de lo que he hablado antes: de incultura. Porque tú, y yo, y cualquiera, no se despide de su padre con un "atentamente". Que entiendo la emoción del momento, que lo comprendo todo... o casi, pero teniendo dinero a espuertas es casi un sacrilegio no intentar al menos ser algo más "presentable" y más cuando eres un personaje público, ejemplo incluso para algunos. Que no todo es irse de vacaciones al Caribe (porque tienes dinero, claro). Lee algo más que el "Lecturas", criatura. No digo yo que haya que irse a leer La república de Platón, que tampoco es eso, pero un Platero y yo tampoco cuesta tanto esfuerzo (por citar algo más sencillo).

Que cada cual puede hacer lo que le venga en gana con su vida, naturalmente que sí pero duele, al menos a mí me duele, que pudiendo, que teniendo, haya personajillos de tres al cuarto que sean incluso modelo a seguir para muchos, que sepan (y lo saben) que cuando escriben incluso un simple buenos días, lo leerán miles de personas... y les de igual escribirlo con be, con uve... o con hache intercalada. Que tener un mínimo de cultura, sobre todo para quienes no tienen problemas de sacar a una familia adelante, no es más que cuestión de voluntad... porque el tiempo y el dinero lo tienen.

Por todo lo dicho me sacan tanto de quicio las gentes que utilizan el lenguaje, escrito sobre todo, vapuleándolo... sin necesidad y por pura desidia. Y por eso también he dejado de leer los comentarios de los lectores en la prensa, porque son hirientes hasta decir basta esos hojos, ojas, bueltas, debocion, arina (ese "arina" visto en un blog de cocina) etc, etc, etc (todo ello leído hoy mismo). Que un error al escribir es eso: un error, pero cuando se repite hasta la saciedad es otra cosa.

Yo tengo faltas de ortografía, más porque cuando yo estudié no lo eran o simplemente porque no consigo adquirir la costumbre de releer antes darle al "enviar". No soy purista del idioma, pero sí del cuidado ortográfico, sabiendo como sé que yo también me equivoco. Pero escribir "yebar" (y no estoy inventando nada) en vez de "llevar" me pone...

En fin, que benditos los que no saben porque no pueden, pero a los otros... ni agua.


Seguir leyendo...

Imposible callar

Hay veces que quieres hacer algo (irte a una isla desierta, convertirte en humo y desaparecer...) pero no puedes; no te dejan. ¿Quién no te deja?. Sencillo: algunas cosas que pasan, que lees... y que impiden te quedes callada. O al menos es lo que me pasa cuando busco el silencio.

Complicado, muy complicado tragar algunas noticias y mucho más intentar digerirlas. Lo del dirigente de las Juventudes Socialistas de Elche (Alicante) hace que incluso te plantees que por qué no existe en España, por lo menos, la cadena perpetua. Y por si alguien no sabe de qué hablo -está hoy en toda la prensa española- me refiero a un chico de 27 años, viviendo todavía en casa de sus padres, presidente de los jóvenes socialistas ilicitanos, incluso con cara de honrado, decente y trabajador, que fue detenido a finales de la pasada semana (aunque la noticia no ha saltado hasta hoy) por tener, consumir y distribuir pornografía infantil. Pero tan infantil que da hasta asco hacer una mínima referencia al hecho: hombres violando sexualmente a niños recién nacidos; a ese indecente (es lo que más suave me sale llamarle), violando a una niña de dos años (parece que demostrado) y a un niño de seis (sin demostrar pero de lo que presumía con otros "compañeros".

Según la propia policía, los agentes que han tenido que visionar lo que este sujeto tenía en su ordenador (y son personas duchas en esos menesteres), han tenido que parar varias veces el visionado... porque no podían con lo que veían.

Leyendo algunos comentarios al respecto, hay quien les llama "enfermos". No estoy de acuerdo porque eso es proporcionarles un atenuante. No son enfermos; son depravados malnacidos y que merecen... merecen... Dios, si es que todo me parece poco!.

Dicen (no sé si es cierto) que los críos de las imágenes, los más pequeños, son niños thailandeses. Como si quieren ser de Badajoz, me da lo mismo, porque si este asqueroso ha violado a una niña de dos años como parece, no creo que haya ido a Thailandia. Digo yo.

Es tanta la repugnancia por este tipo de depravados que cualquier tipo de misericordia hacia ellos me parece un delito también. De verdad: ¿no se podría instaurar la cadena perpetua sin remisión ni reducción de ningún tipo para cosas como esas?. No me parece suficiente la pena de 25 años reales de cárcel que es lo máximo que se puede estar en prisión en España (recordemos que "la tigresa" de ETA, con 23 asesinatos ha salido hoy a la calle después de cumplir 23 años: un año por asesinato... incomprensible).

Y no pongo la foto del de Elche porque aunque está detenido, no ha sido juzgado y condenado. La presunción de inocencia hasta para estos degenerados.

Seguir leyendo...

23 de mayo

Seis años ya. Parece mentira.

Aquel 23 de mayo había ido al Centro de Salud a que el médico me hiciera recetas para mi madre. Ya con la manilla de la puerta en la mano para irme, dije sin volverme "tengo un bulto en el pecho". Me di la vuelta y miré a mi doctora. Ya se había puesto de pie y también me miraba; muy seria me dijo que me quitara la blusa y que me tumbara en la mesa. Yo no sabía dónde colocar la mirada; ella rehuía la mía.

Empezó a palpar mis senos sin que yo le hubiera dicho ni siquiera cuál, dónde... algo. No creo en casi nada pero recuerdo que rezaba a algún dios para que no lo encontrara . De pronto se paró y me dijo "¿es ésto?". Casi no le pude contestar, asentí con la cabeza a punto de romperme. Me mandó al especialista por urgencias: me vio dos días después.

Hoy hace seis años de aquel "tengo un bulto..." Seis años ya. ¡Cuántas cosas han pasado desde entonces!. ¡Cuánto dolor y cuánto llanto!. ¡Cómo cambiamos cuando algo así ocurre!.

Seis años. Soy una niña todavía... Es raro saber que eres una superviviente. Es más raro aún recordar lo que pasó a partir de aquel día y cómo muchos, muy "sinceros", se quitaron la careta.

Felicidades a mí porque pude (tuve suerte) con algo con lo que muchos no pueden. Y aquí estoy, seis años después, para contarlo. Me voy a comer mi tarta de cumpleaños.
Seguir leyendo...

El olivo más viejo y Ulldecona

Ulldecona es un pequeño pueblo de la provincia de Tarragona (España), y en estos días es noticia por una noticia que ya pululaba en las redes hace muchos años, pero que como siempre pasa, algunos se enteran ahora: que tiene -dicen- el olivo más antiguo de España. Pero como pasa últimamente quienes reseñan la "noticia" lo hacen refiriéndose al enclave como "Península", "Estado" y similares, evitando a toda costa referirse a España como tal. Tonterías que tienen algunos catalanes. Pero vamos a lo que vamos.

Este olivo tiene la friolera de 1700 años, con lo que si la medición es buena, se plantó en la Hispania romana. Creo que no hace falta decir que por aquel entonces Cataluña no era ni siquiera un pensamiento. Y es que a veces se riza el rizo del absurdo hasta límites insospechados que hacen hasta reir. Yo una vez tuve una pareja de esa zona, y concretamente de Ulldecona que cuando venía a Alicante decía que iba al extranjero. ¡¡¡Manda huevos!!!.

El caso, y dejando de lado lo del olivo (que también en el pueblo de mi amiga Virtu, zona del Montsiá) dicen que el más viejo es el suyo... y en Millana (Alicante) hay otro que tiene 2000 añazos), tuve hace años el infortunio de visitar Ulldecona, pueblo al que no pienso volver nunca. El infierno que pasé allí no hace que tenga precisamente un buen recuerdo del lugar, eso sin contar con que al menos en aquella época el lugar era justito justito por no decir escaso hasta la locura: dos calles, sin autobuses, sin taxis, sin teléfonos públicos (que entonces aún existían), y con una estación de tren en el pueblo de al lado con lo que si no tenías coche propio no había forma de salir de allí, y encima con un único banco que no admitía más tarjetas de crédito que las suyas. Lo dicho: para no volver. Todavía tengo escalofríos al recordar todo aquello. Y hablamos de hace poco más de diez años.

Posiblemente si algún día volviera a pasar por allí y en otras circunstancias, cambiaría mi perspectiva actual de Ulldecona, pero hoy por hoy y como no pienso pasar ni cerca siquiera... como alguien me pregunte le diré que rodee el sitio y ni entre, porque como siga igual de atrasado y se le rompa el coche, sabrá lo que es estar en una jaula de donde no sabes la forma de salir. Tremendo, fue tremendo.

Y lo dicho: en Millena hay un olivo con 2000 años... y que sí está en España... sin miedo a decirlo. Que hay mucho ignorante de la Historia.

Seguir leyendo...

Qué hacer?

Lo he dicho siempre: cuando una persona deje de emocionarse con algunas cosas, cuando alguien pierda el interés por todo, cuando tengas la sensación de que todo da igual... cuando seas consciente de que el mundo se ha olvidado de tí... será señal de que has muerto y aún no lo sabes.

Y ese precisamente es el dilema: ¿qué hacer?... si es que realmente se puede hacer algo.

Abres la prensa, como siempre, y cualquier noticia, todas las noticias te dan igual incluso aquellas que hace poco te conmovían. Te das cuenta que no le importas a nadie; que si de pronto te desplomaras, nadie te echaría de menos. Que los pensamientos, los tuyos, son los únicos que caminan contigo mientras el resto del mundo se desvanece ante tu mirada. Que lo único que te impide dormir y no despertar son esos cuatro ojos que todos los días te miran como te miran. Que nada de lo vivido, de lo querido y amado ha valido la pena, y que la única compañía que nunca te abandonará eres tú... y hasta eso ha dejado de importarte.

Cuando los días son completamente planos por lo iguales, cuando tus plantas se mueren porque ni siquiera las riegas, cuando lo único que quieres es que el mundo, ese que vive sin tí, deje de doler... ¿qué hacer?.

Posiblemente nada salvo seguir vegetando porque eres tan cobarde que ni siquiera eres capaz de cerrar el libro.

Seguir leyendo...

Marcando casillas en el IRPF

Son varias las ocasiones en que he leído lo de las casillas del IRPF (Impuesto de la Renta); esas casillas -creo que son dos- donde si marcas la de la iglesia católica les estás dando un 0,7% del montante total recaudado por Hacienda, y si marcas la de "fines sociales" se supone que ese mismo 0,7% es para ayudar a obras para el más necesitado, nuestro o de fuera. Hasta ahí lo que todos hemos entendido siempre.

Pues parece que no es así, y repito que lo he ido leyendo en distintos tiempos y sitios.

Últimamente y es algo que sí me ha llamado la atención, cuando se acerca el periodo de hacer la "declaración de la renta", todos hemos visto cómo, en este último año, la iglesia católica en sus televisivos anuncios, había ampliado la "oferta", invitando a los españoles a marcar no sólo su casilla si no también la de fines sociales. Y precisamente por ese llamar mi atención, busqué para ver en qué estaba basado ese cambio de planteamiento, porque no tiene mucho sentido que empujaran al españolito de a pie a marcar las dos casillas cuando lo lógico es que quieran que sea la suya y ninguna más.

Y resulta que explicación a ese hecho hay... como siempre que se busca.

Como ya he dicho, si marcas la casilla de la iglesia católica, ésta recibirá, cuando Hacienda haga el recuento de lo cobrado, ese 0,7% del total. Tú no pagas más; simplemente Hacienda da a dicha iglesia 250 millones de euros anuales por esa casilla marcada. No es broma: 250 millones de euros... más 9.000 millones vía Presupuestos Generales del Estado. Lo diré más resumido por si alguien se ha liado: la iglesia católica recibe anualmente casi doce mil millones de euros vía Estado, entre lo que se le da a fondo perdido y lo de la Renta. Eso sin olvidar que no paga ningún tipo de impuesto: ni por sociedades, ni por patrimonio, ni por IBI... ni hace mantenimiento de sus edificios e iglesias...

Pero es que además, y repito que la información viene desde puntos distintos, si se marca la casilla de "fines benéficos"... también recibe ese 0,7% porque se considera que la iglesia católica "hace un bien social". Resumamos de nuevo: cobra un 0,7% por marcar su casilla y otro 0,7% por marcar la de "fines sociales". ¿A que ahora sí se entiende por qué insisten en sus anuncios que se marquen las dos?. No es que quieran repartir, es que quieren duplicar.

Dicen que actualmente España es un país laico, que no tiene una religión predeterminada por el Estado. ¿De verdad?.

No comparto lo que dicen algunos de que también deberían estar en ese reparto del dinero público, otras iglesias. Creo que la solución es sencillamente que no haya ninguna casilla y que se suprima ese "a fondo perdido" de los Presupuestos Generales del Estado. Así de simple.

La mafia, a veces, no es solamente "la cossa nostra".

Seguir leyendo...

Tocado y hundido

Pues sí: tocado y hundido como cualquier Titanic que se precie está mi presupuesto mensual. Y es que este mes de mayo, mes florido, mes de María (no la vecina, si no la Vírgen) es de los de echarse a temblar.

La semana pasada y ya pagados casi todos los recibos-facturas (esos que llegan fijos a primeros de cada mes: luz, agua, etc.,) y por aquello de ver si se ha producido un milagro (recibir una herencia inesperada, tocar la lotería sin que juegues...) he hecho cuentas. Repito: la semana pasada.

Tenía la brillante y gloriosa cifra de 15 euros para pasar el mes.

Y es que como he dicho, lo de mayo es para acostarse, taparse cabeza y todo y no levantarse hasta que llegue junio. Que si el IBI, que si comprar piensos para Plasty y Tara (que es un mes sí y otro no... y tocaba ya), que si la vacuna del mosquito de Tara (que aunque muchos crean que se puede suprimir o aplazar... no es así porque te la juegas), el presupuesto se me ha ido tan al fondo que ni con rastreadores marinos lo encuentro.

No bromeo: 15 euros tenía para derrochar la semana pasada. Y lo tremendo es que en parte por los dolores de cabeza y en parte por el susodicho, ando metida en casa como si de un búnker atacado se tratara (sin salir), porque si salgo seguro que me los gasto. Esta mañana incluso me he puesto yo a tantear los botes-frascos de la lejía, el detergente de fregar platos y demás cosillas por el estilo, calculando lo que queda para que llegue hasta el próximo cobro. Y encima tienes que leer por ahí fuera que los pensionistas nadamos en la abundancia, ¿abundancia de qué, gilipichis?. Que todavía ando yo pensando en qué me he gastado el extra de 1,40 que aumentaron a primeros de año, que pensaba hacer una fiesta (individual) para celebrarlo.

Porque esa es otra: hay veces que incluso miro y levanto el teléfono por aquello de que igual se ha roto y no me he enterado. Pero no; funciona que escucho el piiiiiiiii. La cosa es que no llaman ni los de Ono para ofrecerme algo maravilloso y sin lo que no sé cómo he podido vivir. Al final aprenderé a hablar todo el rato conmigo misma y luego se quejarán de que me he convertido en una ermitaña huraña y egoista. Y es que todo, absolutamente todo tiene siempre un por qué.

El caso es que aún tengo los 15 euros, que de vez en cuando los miro y todo por ver si han aumentado por aquello de estar todo el tiempo juntitos. Y no es que ya no me estén haciendo falta cosas que se han ido terminando, si no que como no llega para todo... hago una lista, calculo precios, la tiro... hago otra más reducida, tampoco llega, la tiro también... y así de contínuo porque si me los gasto... ¿después qué hasta final de mes?. Qué dilema, Dios qué dilema!. Es un vivir sin vivir (mira que cuando me sale la vena dramática soy como la Nuria Espert en Medea).

Pues nada, que soy capaz (que me conozco) de llegar al 25 con los 15. Y es que si me empeño lo consigo. Cabezota que es una.

¿Que cómo se pueden vivir 20 días con 15 euros?. Fácil: no teniendo más.

Mi Tara estaba mirándome porque sin darme cuenta y al tiempo que escribía, lo decía en voz alta. ¿Qué pensará de su ama esta criatura?. Mejor no se lo pregunto.

Seguir leyendo...

Becarios sin sueldo

Mucho se está hablando estos días sobre si los becarios de la alta cocina española deberían cobrar o no un sueldo. A tenor de ello he estado leyendo en varios sitios por aquello de formar una opinión al respecto, y no es que lo tenga muy claro pero sí hay cosas que, utilizando el sentido común y algo de información, se pueden llegar a tener claras.

Hay restaurantes, repito que de los llamados de alta cocina y con estrellas Michelín, que llegan incluso a tener la mitad del número de cocineros en formato becarios; es decir: mitad asalariados y mitad gratis. Hay quien considera que esto es explotación y que debería perseguirse. Pero claro, hay matices.

No estoy defendiendo el trabajar gratis, pero sí he llegado a entender que este tipo de becarios son distintos a cualquier otro de los que los mortales tengamos hecha una idea. Suelen ser (los becarios) personas que han terminado sus estudios de Cocina y requieren de unas prácticas, de una experiencia y sobre todo de un curriculum. Porque no es lo mismo mostrar que has trabajado en el bar Pepe, que decir, por ejemplo (demostrándolo) que has estado en la cocina de los hermanos Roca o de Arzak; no nos engañemos: no es lo mismo. Y estos chavales saben perfectamente a lo que van: a reunir un prestigio... y a trabajar gratis, por un mísero alojamiento y un montón de horas en la cocina. No van a ciegas y a los pobres se les tiene encadenados, no; se pueden marchar cuando quieran.

¿Que no está bien que no cobren un salario por su trabajo?. Depende, porque por esa misma regla de tres y en el supuesto de que tuvieran un sueldo, también sería justo que pagaran por el aprendizaje que van a tener... que no es cualquier cosa.

Porque tampoco hay que olvidar que esa alta cocina, y en concreto la española, tiene un status y, por qué no decirlo, una prepotencia que les hace incluso considerar sus platos por encima de los de cualquier otro mortal. Esta misma noche en un programa de televisión como es "Top Chef" de Antena 3, cualquiera que lo haya visto habrá escuchado a uno de los finalistas para la gran final, decir que su contrincante, una mujer por más señas... no sabe cocinar... y encima añadir de forma cansina y que a mí personalmente ya me tiene harta, en todos los programas, que él cocina mejor que nadie y que merece ganar... porque tiene una estrella Michelín. Como si ello fuera motivo suficiente. Es lo que decía antes: la prepotencia de considerarse por encima del resto.

Resumiendo: personalmente no apoyo en absoluto que un becario trabaje sin recibir compensación económica alguna pero en el caso que nos ocupa, creo que las cosas son de otro modo, porque lo que funciona es el "yo he trabajado para fulanito"... y eso hay que pagarlo.

Por cierto que también he estado mirando los precios más económicos de los menús degustación de estos restaurantes: alrededor de 200 euros por persona. Mejor me callo.

Seguir leyendo...

Cuando todo se desproporciona

No es que ahora todo sea más, no. Es simplemente que ahora todo se ve y se sabe.

Parece que haya una especie de guerrillas de todos contra cada uno. Los adultos contra los jóvenes; los jóvenes contra los viejos; los viejos contra el mundo. No, no es así. Las diferencias generacionales han existido siempre sobre todo entre los de mediana edad (padres) y los que creen saberlo todo (jóvenes). Quizás, y digo quizás, la única diferencia o una de ellas es que antes, no hace tanto por cierto, había algo llamado "respeto" que eso sí parece se ha perdido.

¿Respeto a qué?. A todo, sencillamente a todo.

Ayer, en un programa de televisión un concursante, al reprochársele su poca eficiencia, contestó tan pancho él que sería seguramente porque tendría la regla. Se presupone que quiso hacer una gracia, pero lo cierto es que sonó a mal gusto lo mires por donde lo mires, sobre todo si antes y después habías estado escuchando al mismo sujeto despreciar las ideas/sugerencias de una compañera de 22 años... porque no sabe nada de la vida... y eso es lo más suave que dijo. Hombre, que tú tampoco te has doctorado mucho por lo que se ve. Cierto que estoy hasta aquí -pero hasta aquí- de comentarios, en otros sitios y lugares, de jovenzuelos de 19 añazos llamando viejos a otros de 29 o de 38, pero se supone que los de 46 (que son los que tiene el quiero y no puedo) ya tienen la mente formada. Y lo de la regla para colgárselo al susodicho cuando tenga días de pitopausia.

Que sí, que hay elementos de cuidado por las calles y sin atar. Que no seré yo quien lo discuta. Que no es cuestión de feminismo o no; que no va de eso la cosa (qué manía tienen algunos de poner etiquetas a todo), pero cuando un comentario, sea hombre o mujer, roza el machismo pues es lo que es. Y no por ello se es. Igual no se me entiende: yo puedo hacer un comentario puntual que radique en algo y no por ello ser lo que no soy. Lo diré más claro a riesgo de que se me entienda todavía menos: yo puedo no estar de acuerdo, por ejemplo, con que se saque a Franco de donde está (Valle de los Caídos)... y no por ello ser fascista por narices... aunque a algunos se lo parezca; pero claro si digo cosas de ese estilo continuamente... a lo mejor resulta que sí lo soy (fascista) pero yo aún no me he enterado. Resumiendo: que el de la regla y ante su posterior disculpa (que yo no me creí). puede que simplemente haya sido un comentario puntual desafortunado si fuera eso, puntual, pero como no ha sido ni el primero ni el segundo... a lo mejor es que él no se ha enterado de que es un machista...

Total que volvemos al principio: que no hay ninguna guerra, al menos oficial, entre mayores y menores. Es simplemente que ahora la cosa se ve más. Pero reitero lo dicho al principio: lo que sí existe es una pérdida total o casi de respeto hacia lo distinto, hacia lo diferente... hacia lo que no se es: si tú tienes 40 y yo 20... lo mío es lo bueno; lo tuyo una desgracia. Pero como digo siempre: eso también se pasa con el tiempo...

Pero también es verdad que a veces te dan ganas de hacer palmas, muchas palmas... con la cabeza de alguien enmedio.

Seguir leyendo...

La prepotencia de la alta cocina

Hace unos días he recuperado el ver en televisión un canal de cocina que es todo recetas, canal que dejé de lado hace casi un año, harta de ver capítulos repetidos; el otro día me "tropecé" con dicho canal y viendo que han renovado... pues eso: que he vuelto como el turrón en Navidad.

Por mucho que sepas de cocina (que no es mi caso), siempre aprendes, pero hay cosas... hay cosas...

El otro día un cocinero de los considerados de élite hizo su programa contando a quienes le veíamos que iba a enseñarnos a cocinar... ahorrando. De inmediato surgió la sonrisa (la mía), en plan más cínica que otra cosa, y con la curiosidad a cuestas me dispuse a ver cómo, un cocinero de la alta cocina, nos enseña a los simples mortales a ahorrar. Lo que hay que ver a veces.

Y la cosa fue no para sonreír, si no para reír a carcajadas. El plato que cocinó era, entre otros ingredientes, con cigalas y vieiras. ¡¡¡Toma ya!!!. Eso es ahorro y lo demás tonterías. Pero es que al día siguiente otro cocinero, también prestigioso, hizo unos espaguettis... con hueva de pescado (hueva de atún); por si alguien no sabe de qué hablo, va fotito más abajo, pero vamos que barata, lo que se dice barata no es precisamente. Es como aquellos que se empeñan en hacer un arroz con cosas de primer plato, y una carne o pescado con su guarnición y todo, de segundo; yo no sé cómo cocina el resto del mundo, pero si yo hago una paella o unos macarrones... es un primero, un segundo y no el postre pero casi. Dicho de otra forma: que es plato único, vamos. Que no digo yo que no haya dos platos en una comida, pero algo más suaves ¿no?.

Pero a lo que yo me refería es que cocineros que van de lo que van (allá cada cual con su profesión), que ponen platos en la mesa que ni se ve lo que han cocinado, y que imagino tirarán productos que mejor no pensarlo, vengan a enseñar al personal cómo ahorrar en la cocina, tiene su punto. Es como alguno, que también los hay, rectifican a una señora (o señor) ya de una edad sobre cómo hacer tal o cual cosa; hombre, que esas mujeres han cocinado cuando no había nada y a familias numerosas generalmente y querer enseñarles algo me parece cuando menos de una prepotencia...

Ya lo he contado en alguna ocasión: yo aprendí a cocinar hace pocos años y porque la vida me obligó... pero he aprendido latín, sobre todo a la hora de aprovechar y en un tiempo que no es que no llegaba a fin de mes... es que no llegaba ni a primeros... Y aún así sé que me queda muchísimo por aprender, pero a lo mejor no de esos cocineros que utilizan el salmón o las ostras como nosotros la carne de guisar o los boquerones... cuando se pueden comprar, sobre todo los segundos.

Pues nada, que con el aceite virgen extra (que es por cierto el más caro del mercado), un arroz con vieiras y cigalas de primero, y una lubina con espárragos blancos naturales y algo más que no recuerdo de segundo, seguro que ahorramos una jartá.

Para terminar algo que acabo de escuchar ahora mismo a otro cocinero: comentando sobre también el arroz y la alegría de compartirlo con amigos y familia (???), ha añadido... porque no hay nadie que se haga una paellita para él solo... Sí señor, eso es vivir en el mundo real.



Seguir leyendo...

Cuando decides romper la baraja

Creo que alguna vez ya ha hablado sobre ello, pero es que cada vez lo compruebo más en las gentes, allegados o no... y cada vez también me siento más harta, más cansada de comprobarlo.

En las relaciones interpersonales, aderezadas o no con ser familias, amigos o simples conocidos, siempre ocurre lo mismo. Mientras eres tú quien cede, quien baja la mirada, quien cuando se produce una discusión o simplemente una diferencia de opiniones, todo seguirá caminando hacia adelante: la familia seguirá siendo familia, los amigos amigos, y los conocidos la amabilidad personificada. Y mientras tanto sin que ello parezca importar a nadie más que a que a tí... el tarro se va llenando.

Tú = Hace ya días que no me encuentro bien

Los demás = Ay, yo llevo también tiempo que me duele aquí detrás y tengo que ir al médico.


Tú = Ufff, se me comen los nervios por los pies... en una semana tengo una revisión por lo del cáncer.

Los demás = Ay, chica, es que te obsesionas!. Piensa en otras cosas. Total no vas a poder solucionar nada. Mira, mi vecina la del cuarto tuvo lo mismo que tú y está tan ricamente.


Y cosas mucho más graves y dolorosas personalmente, que no me apetece ahora mismo contar aquí.

Y te vas callando, no contestas por aquello de no fastidiar al prójimo. E incluso perdonas lo que no sabes ni cómo has podido hacerlo... o porque siempre te puede el cariño. O casi siempre, porque muchos dan las cosas por hecho y por sabidas.

Pero llega un día que estallas. Has ido llenando el tarro con paciencia, con mucho tragar, con demasiado callar... con más disculpar... pero como el único recato es el tuyo... hay un momento en que todo se desborda y ese día, sin grandes aspavientos pero sabiendo que no consentirás que nadie te baje del burro... dices con una claridad espartana lo que te está molestando. No montas el chiringuito con el "¿te acuerdas cuando me dijiste...", porque eso no viene a cuento ahora, si no que te limitas al hecho de este minuto, de este segundo, que te ha hecho saltar.

Primera reacción del contrario: hacerte sentir tonta, primero porque no "entiende" por qué te estás poniendo como te pones. (Claro, no te sueles poner nunca así).

Segunda reacción del contrario: enfadarse. Sin más. Se indigna, se solivianta, y se da la vuelta alejándose en plan diva de la escena. Una ridiculez más.

Es decir, en vez de sentir empatía hacia tí, de hablar tratando de ver qué te pasa y sobre todo poniendo la voluntad de solucionarlo... deja de hablarte como la gran ofendida del mundo mundial. ¡¡¡Pero si eras tú la que no has podido más, jajajajaja!!!.

Y de esos colores hace años que tengo muchos trajes. Y lo peor es que según esos trajes, la culpa siempre es de los demás.

El otro día me encontré con una conocida de esas que ves de vez en cuando pero que conoces de toda la vida. Y estuvimos hablando. Ella es mucho más joven que yo, pero es sorprendente lo que coincidimos cuando hablamos. Y me contaba que se ha habituado tanto a vivir sola (ha tenido algunas parejas que no han salido bien), que ahora no sabría vivir con alguien; es más: no le apetece compartir su vida con nadie. Eso mismo me está pasando a mí: no me apetece en absoluto tener a nadie en mi casa; incluso cuando me cruzo con alguien a quien conozco, procuro ser breve y "tener prisa". Dicen que cuando más observar a la gente... más quieres a tus animales... creo que yo estoy en ese punto. Hasta la televisión empieza a aburrirme. Hasta los blogs...hasta internet...


Seguir leyendo...

Araceli se llamaba

Leyendo al amigo Matías he recordado a la señorita Araceli, una de las profesoras que tuve en Secundaria, y tiene su mérito porque soy malísima para recordar nombres propios.

La señorita Araceli debía andar por los sesenta y tantos años, aunque pensando... a lo mejor era más joven porque yo tenía unos 14-15 años, y los de veinte ya eran muy mayores. Era la profesora de Religión pero también una javeriana: algo así como una monja vestida de civil. Desde muy niña he tenido problemas con los oídos: de audición (más ahora) pero sobre todo de gravedad; de hecho tengo trepanación en ambos y como sólo los más mayores puede que sepan de qué hablo, diré que la trepanación es una operación quirúrgica que se realizaba años ha. Bien, vamos a lo que vamos (la explicación era forzada por lo que viene a continuación).

Mis padres, a principio de cada curso, hablaban con la directora del centro para que recordara e indicara a los profes, que la niña (yo) tenía que sentarse en las primeras bancadas porque si no no oía. En aquellas épocas el orden para sentarse en clase era el alfabético por apellido... y a mí me correspondía al final del todo. De ahí el "recordatorio" paterno anual. Con lo cual todos los profesores (las clases eran de una hora según la materia y con un maestro distinto cada vez) eran avisados de mi problema.

La señorita Araceli era de la antigua usanza: tenía la mano muy larga y acostumbraba a dar un manotazo (en realidad era una santa ostia -sin hache- en la cabeza) cuando alguien hacía, según su criterio, lo que no debía. Hay que añadir que el instituto era solamente para chicas... porque los chicos eran el pecado (recordemos que eran monjas sin hábito).

Pues bien, una mañana dos de mis compañeras, sentadas tras de mí, se pusieron a hablar por lo bajini; yo me reí mientras volvía mi cara hacia ellas y zassss, guantazo que me encontré. Ni siquiera sabía que tenía al monstruo de las galletas tan cerca. Lo malo fue que al haber iniciado movimiento, la bofetada fue directamente a la zona de la oreja. No se puede describir el dolor que sentí (incluso ahora, escribiendo, me ha dado un escalofrío). Me eché la mano a la oreja... y vi que tenía sangre... me salía del oído. Asustada le dije a la señorita que tenía que ir al aseo a limpiarme y vi cómo levantaba la mano porque según dijo después "le estaba contestando". Mentira, pero lo dijo.

Conforme vi que levantaba la mano me volví, cogí mi silla (silla con brazo ancho para que escribiéramos a tipo de mesa... y que pesaba una vergüenza) y la levanté por encima de mi cabeza al tiempo que le decía: "como me vuelva a pegar se la rompo en la cabeza". Supongo que mi tono y mi cara decían a gritos que era capaz de hacerlo. Y jamás, jamás, jamás he sido una persona violenta. A todo eso, aunque en esos momentos no fui consciente, mi oído seguía sangrando y estaba manchando la blusa ya. Si hubiera habido móviles, seguro que todo el mundo habría grabado aquellas imágenes.

Ni qué decir el susto de mis padres cuando llegué a casa con toda la sangre encima. Me llevaron de urgencia a mi otorrino quien diagnosticó que tenía una fisura interna debida al golpe. Hay que tener en cuenta que mis oídos, entonces y aún ahora, son muy delicados; incluso un simple resfriado me complica enormemente la vida.

Mis padres fueron a la directora del centro a exponer su queja; es de las pocas veces que he visto a mi padre tan enfadado, sobre todo porque estaban avisados en el instituto del problema que había conmigo; eso sin contar con que me había pegado y ya entonces se empezaba a vislumbrar que eso no estaba bien... Y ya el colmo fue cuando "la dire" les comunicó que me iban a expulsar por falta gravísima.

El caso es que lo que se encontraron fue con que la señorita Araceli había dado ya su versión del altercado, y ésta no coincidía en absoluto con la mía... salvo por mi levantada de silla, hecho que las dos contábamos... pero con matices. Ella relataba que me había reñido porque no prestaba atención en clase en repetidas ocasiones, y que en una de esas regañinas yo me volví violenta y levanté la silla para tirársela; pero ni me había pegado ni nada por el estilo. Quizás estaría bien añadir en este momento que los guantazos de la susodicha era de los que te marcaban la cara con sus cinco dedos... y no bromeo, por lo que no me los plantó sólo a mí. Ante mi insistencia en que todo eso, contado así, era mentira y alegando que preguntaran a mis compañeros, fueron llamados... y éramos cuarenta en la clase!. Salvo cuatro, todos contaron lo mismo que yo (siempre hay cuatro que quieren hacer la pelota), pero aún así y como medida disciplinaria me prohibieron ir a clase de Religión durante una semana. Y eso me cabreó aún más porque era injusto: yo no había hecho nada, así que me auto-infringí mi propio castigo: era febrero y no volví a clase de Religión el resto del curso. ¡¡¡A tomar por culo!!!. Mis padres se enteraron de mi decisión cuando en junio llevé un rotundo "cero" en Religión... y eso que era siempre de "diez" porque memoría, en aquel entonces, tenía un auténtico memorión.

Al año siguiente y no sé la razón, había otra profesora de Religión. Muchos años después supe de casualidad que la señorita Araceli había muerto; no me alegré... pero casi. Es de esas personas que no recuerdo con cariño, no ya por lo que me hizo (que también) si no porque cuando te haces mayor te das cuenta que lo único que le interesaba era que nos aprendiéramos de carrerilla nombres y fechas. Y eso no es enseñar.


Seguir leyendo...

Mercedes Milá y su obsesión por el peso

Empezaré haciendo una declaración de intenciones: el respeto no es solamente hablar de usted a alguien, como tampoco la sinceridad es decir todo lo que se te ocurra sin ningún tipo de filtro. Es algo que la gente equivoca.

Mercedes Milá fue una gran periodista, eso es indiscutible; y sí, he dicho "fue" porque todos recordamos sus arriesgadas entrevistas cuando era joven, y que le valieron el prestigio con el que cuenta hoy. Pero Milá ha cometido a lo largo de su vida, errores, algunos muy graves... al menos según mi opinión. Como presentar durante años "Gran Hermano".

Pero es que últimamente parece empecinada en la salud de los demás, algo que no me parece mal sobre todo por la plataforma de popularidad con que cuenta: siempre es de agradecer que alguien, con el altavoz de las audiencias en la mano, intente enseñar al que no sabe pero... con el precio justo o lo que es lo mismo sin pasarse.

Yo soy una de esas personas con un sobrepeso que roza ya la obesidad, en parte por la medicación y en parte por el cansancio (consecuencia:vida sedentaria) que produce la tiroides. Y no siempre quien tiene ese problema es porque come mucho o porque no se cuida o porque es un desorganizado culinario. Por eso que alguien, alegando a su tremenda sinceridad, me llamara gorda... sería un insulto, sin más. Sí, ya sé que me estarían diciendo algo real... pero me haría daño porque no necesito que nadie me diga que tengo sobrepeso; ya lo sé por mí misma, y más si añado que durante toda mi vida y comiendo lo que me ha dado la gana, he pesado siempre 40-42 kilos. Incluso siendo joven y durante años pesé 36-38 kilos. Con lo que está claro que he sido "de raza" delgada.

Pero luego llegan cosas: la edad en parte, el dejar de fumar, la menopausia... el cáncer y sus consecuencias... Yo hace casi seis años era una persona completamente sana, muy vital y que además tenía a su cargo a mi madre con alzheimer. De pronto, de un día para otro, todo se torció y ahora soy apenas una sombra de lo que era. Pero todo eso y más no da derecho a nadie a decirme ni lo que soy físicamente ni cómo se me ve. Lo sé perfectamente. Y estoy más que harta de esos "sinceros" que se creen en posesión de una verdad absoluta (que no existe), y que si los demás actuáramos como ellos, veríamos cómo reaccionarían. Porque al igual que no me gusta mi gordura, tampoco me gusta la delgadez de, por ejemplo, Mercedes Milá; si yo parezco un tonel, ella a lo mejor a mis ojos parece una uva pasa con ojos. Si todos hacemos nuestra y enarbolamos la supuesta bandera de una sinceridad mal entendida, posiblemente en muy poco tiempo salir a la calle se convierta en toda una odisea, porque muchos andarán pegando tiros contra los que no piensen como ellos.

No es una cuestión de ser hipócritas, si no de respetar que el de enfrente puede tener razones o explicaciones QUE NO TIENE POR QUÉ CONTARTE.

Hace muy poco Mercedes Milá soltó, sin venir a cuento y porque un señor criticó un libro que además no era ni de la presentadora, que el hombre era gordo. Fue en un programa de televisión y el señor en cuestión era y es un catedrático. Es decir, a Milá le molestó la crítica y como respuesta fue que el hombre tenía que leer el libro en cuestión porque su cuerpo hablaba de que no lo había leído. Hace menos y también en una entrevista donde la presentadora que preguntaba a Milá tenía y tiene obesidad... también se refirió directamente a su peso. ¿Tiene Mercedes Milá una obsesión por el peso ajeno?. No lo sé pero parece que sí. Ella habla de salud, que repito está muy bien; yo hablo de respeto y sobre todo de empatía, pero sobre todo de respeto.

Me molesta la gente que sale a la vida con una vara de medir a los demás; me molesta la gente que trata de incultos a quienes no han leído un libro en su vida; me molesta y mucho quienes creen que la vida tiene un solo camino y es el que ellos están andando.

Y que conste que Mercedes Milá me cae bien, a pesar (y sí, es un aviso) de que no entiendo cómo una persona que se considera a sí misma culta... puede ser tan supersticiosa.


Seguir leyendo...

De todo en la cesta

Esta mañana he tenido que ir a consulta de un especialista. Andan buscando algo que no me cuentan, y eso me tiene...

Reconozco que no me gustan demasiado los médicos de mucha edad. Sé que tienen más experiencia, mucha más sabiduría y todas las tablas del mundo, pero la mayoría (y por desgracia les he padecido) se han quedado anclados en un tiempo que la medicina, y sobre todo los pacientes, no podemos ni debemos padecer. Por esa razón siempre digo que me gustan los médicos jóvenes, no necesariamente recién salidos de la facultad (porque en esa rama la inexperiencia total sí es un problema). Así que cuando tengo que ir a un nuevo especialista siempre me alegro cuando compruebo que es "de mediana edad"... vamos, entre treinta y cuarenta y alguno.

La de esta mañana era una doctora (también es una alegría cuando veo que las mujeres llegan a todas partes, o casi) de treintaytantos. Todo ha ido bien hasta que ha empezado a resumir su opinión médica y a tomar decisiones. Y digo lo que digo porque al final, cuando ya he salido de la consulta, lo he hecho disgustada. Resulta que lo que andan buscando no era de su competencia pero... ante los fuertes dolores que estoy teniendo... me ha recetado un calmante... de por vida; un calmante consistente en una sola cápsula... mensual.

Y mira que le he insistido, porque no comprendía -y no comprendo- por qué, si me deriva a otro especialista (lo cual implicará más pruebas y más miedos), y según la doctora no hay nada por lo que preocuparse... ¿para qué narices me manda un calmante?. Sí, ya sé que tengo dolores pero... ¿no es muy atrevida?. Porque no es mi oncóloga.

No sé si es que últimamente tengo la paciencia agotada (que la tengo), o que me ha pillado muy harta de tanto médico y tanto hospital, y que por tanto algún matiz se me ha escapado, pero como además lo que me ha recetado debe ser una especie de bomba (una sola pastilla al mes)... pues no sé si tomármela o no. ¿Consultar a mi oncólogo?. Sí, pero hasta octubre no lo tengo y es muy complicado hablar con él (por algo está considerado el mejor especialista de cáncer del hospital... y para demostrarlo... aquí estoy yo a un mes de cumplir los seis años ya).

Y lo que no entiendo tampoco es: si no tengo nada... ¿por qué me duele tantísimo la columna?. Misterio misterioso.

En fin, me la tendré que tomar (la pastilla) ahora, esperar no estallar como una galaxia y como me sienta mejor... se termina la duda.

¿Que por qué cuento cosas como esta en un blog, cuando son tan personales y no interesan a nadie?. Porque es mi blog y porque a lo mejor, sólo a lo mejor... necesito contarlo para aclarar ideas. Y ya como razón subliminal y poderosa: porque mi gato y mi perra ahora mismo están durmiendo y no es cosa de despertarlos, angelitos.


Seguir leyendo...

Hoy hace 13 años

No son doce más uno (lo siento por los supersticiosos, pero no), son trece espléndidos años que no han sido precisamente un camino fácil. Tal día como hoy pero en el año 2004 decidí abrir mi primera web. Se llamó como este blog, "Chesana" pero durante muy poco tiempo porque enseguida cambié su nombre por el de "El rincón de Chesana"... Ambos nombres después de tantos años, siguen abiertos y vigentes aunque en otro formato.

En aquel entonces hacía seis meses que había conseguido comprar mi segundo ordenador. El primero que tuve era de segunda mano y no tenía ni conexión a Internet. El segundo fue nuevo y con todo un mundo virtual por descubrir.

Ese primer "Chesana" y que luego fue durante muchos años "El rincón de Chesana" fue como ya he dicho una página, una web, hecha a mano cuando los blogs prácticamente ni existían (aunque parezca difícil de creer), y con cada gif, con cada botoncito, con cada colorín... buscado, modificado incluso, y puesto después de probar, y probar, y probar... Ahora en cualquier blog o incluso página, todo es cuestión de copiar-pegar y poco más. Entonces había que buscar y mucho, pero sobre todo llenarse de paciencia porque no había dónde preguntar. Lo que no olvidaré es la satisfacción cada vez que conseguía que algo saliera bien o simplemente funcionara.

Recuerdo, por citar algo, cuando conseguí que el "signo Virgo" (que está ahora en todos mis blogs) girara... porque era una imagen estática. También recuerdo (aunque aún me produce cierto coraje) la primera vez que lo vi en otro lugar porque alguien lo cogió y copió, sin más. Pero bueno, eso también es parte de Internet...

Ahora escribes en Google "El rincón", sin añadir nada más, y salen tropecientos; durante muchos años (y no exagero) ponías eso mismo... y salía mi web. Y eso para alguien que ni había estudiado nada de informática, ni tenía ningún conocimiento, era de un orgullo difícil de explicar. Porque, repito: no era un blog en el que si quieres te lo dan casi todo en cuanto a estética y funcionalidad; era una página donde partías de cero completamente. Es decir: te daban un alojamiento, totalmente vacío, y donde podías subir archivos, fotos, muñequitos, botones, etc.; y luego tú tenías que saber a qué y cómo darle la visibilidad.

Posiblemente no se entienda mucho visto con los ojos de hoy, pero aunque hubo un tremendo trabajo personal, es una de las cosas con las que me he más orgullosa.

En Internet aparece una página estática (que pinchando en sus enlaces no lleva a ninguna parte), de color azul oscuro, -muy cutre, eso lo reconozco- y que una de esas webs que copian a otros para tener tráfico duplicó, en la que se muestra la que fue esa mi primera web. No la puedo eliminar porque esa copia no es más que eso: un duplicado de la mía, y quien la puso ahí no existe ya, por lo que tampoco puedo contactarles. Pero ahí está Google: sin borrarla desde entonces y queriendo que yo demuestra que el lugar de su alojamiento es mío. La pescadilla que se muerde la cola. Pero bueno: cuando la miro me da mucha ternura.

Así que 13 años ya de vida virtual, con muchos cambios, con muchas idas y venidas, con mucha vida mientras tanto, pero a pesar de todo... Chesana y su rincón siguen vivos. Algo que me hace feliz. En cuanto se haga de día y a pesar de que no debo... voy a comprar un pastelito y a cantarme el cumpleaños feliz.



Seguir leyendo...

Con cara de sorpresa

El otro día estaba viendo en televisión una cadena donde todo es cocina, una pasión que me llegó muy muy tarde pero que actualmente disfruto mucho en cuanto a su proceso. Y en ese menester de mirar y aprender, había en pantalla uno de esos cocineros con cierto renombre, enseñando al personal cómo hacer unas lentejas (no quiero risas, eran lentejas de andar por casa)... o eso decía él porque lo que le ponía... como que no. Pero como siempre digo: para gustos los colores.

El caso es que mientras andaba el hombre en los fogones, contó que el plato de ese día le recordaba a su abuela, con las lentejas sobre la mesa, y mirando que estuvieran libres de piedrecitas y cualquier otra cosa que no debieran tener; dicho mejor: limpiándolas antes de ponerlas a cocer. Y me quedé sorprendida, muy sorprendida, porque insistió un par de veces más en la evocadora imagen de su abuela, algo que ya le escuché con anterioridad en otro programa de otro día.

Con la curiosidad puesta me vine al ordenador a buscar la edad del cocinero. Luego se entenderá por qué. El personaje está rozando la cincuentena.

Si pudiera decirle algo le comentaría que se ha pasado bastante. Me explico: yo tengo ya una edad, pero ni empujando podría ser la abuela de este señor. Y yo he limpiado lentejas tal y como él lo explicaba. Porque mi madre a la hora de cocinar, echaba de su cocina a todo bicho viviente, por eso precisamente yo nunca supe cocinar hasta que hace pocos años me encontré, de golpe, con un montón de problemas y tuve que aprender muchas cosas sin apenas tiempo y sin nadie a quien preguntar; pero mi progenitora sí me llamaba cuando había que fregar los platos, mover las migas de pan o limpiar lentejas. Yo era una niña, eso es cierto, pero como ya he dicho, no podría ni queriendo tener un nieto de casi cincuenta años. Por eso lo que este cocinero contaba me "chocó" tanto, porque han pasado muchos años pero... no era la edad de piedra.

Es como el otro día y el mismo sujeto habló de las sopas de ajo, un plato que según él hacían los antiguos, dando a entender que las cocinaban en leña porque entonces por no haber no había ni luz. Hombre, un pelín exagerado me parece. Mis padres muchas noches, sobre todo en invierno, cenaban sopas de ajo... porque les gustaban y porque a lo mejor no había mucho más; pero prometo que cuando salías a la calle no había dinosaurios. Que con medio siglo a las espaldas no se puede hablar de la centuria pasada como si fuera la prehistoria. Digo yo.

Que sí, que hemos progresado y que ahora lo tenemos todo más fácil (o casi todo), pero solamente hay que tirar una generación menos para encontrar en según qué cosas diferencias brutales entre lo que era y lo que es. Remontarse más atrás, en ocasiones, es exagerado y más cuando no se es ya un chaval.

Hay veces, y en eso noto que me voy haciendo mayor, en que el culto casi enfermizo a la juventud, me molesta por lo insistente. Porque eso, la juventud, al igual que el acné... se pasa. Vaya si se pasa.


Seguir leyendo...

Cogiendo carrerilla

Llevo días que encadeno una jaqueca con otra, así que ni tengo ganas de escribir, ni de hacer nada. El caso es que hace un rato y con los problemas de visión que a mí al menos me dan las migrañas, me ha dado por mirar unas carpetas virtuales que tenía guardadas. Y me he quedado hasta un pelín impresionada de mí misma (sonrío). Es tremendo ver, con el tiempo por enmedio y la distancia también estorbando, lo que una y otros escribíamos hace años y en momentos en que algunas cosas eran importantes... o eso nos parecían. Pero no quiero hablar de nadie, que me conozco. Hablaré de la menda aunque alguien me tachará de egocéntrica (allá cada cual con su rollo de etiquetas).

Madre del amor hermoso. Hay incluso textos en los que ni me reconozco, yo, tan sensata y sesuda generalmente, en plan pasional pero hasta dar risa. Y sobre todo leyendo sentimientos a borbotones hacia personas que en su día eran mi centro, mi eje... mi todo. ¡Qué equivocados solemos estar cuando dejamos que el corazón sea dueño y señor de nuestra vida!. Y qué razón tienen los que dicen que el tiempo pone a todo el mundo en su sitio. Pero una de las cosas que más me ha sorprendido es ver las mentiras que una persona (y no era yo), puede llegar a decir para lograr su objetivo (que sí era yo). Y no es que esos otros sean más altos, más guapos, más rubios y con más dinero... no... es que saben mentir como verdaderos farsantes. Y por si alguien se equivoca: no es cuestión de ser más inteligente o no; la cosa no va de eso, si no de gente que se monta su propia mentira en la vida y a continuación te la cuenta, y claro, resulta creíble porque el mentiroso es el primero que se lo cree.

En serio, si alguien tiene cosas guardadas y ha conseguido llegar al punto que no duelen... que las revise, porque ese tiempo y distancia de la que hablaba al principio, impresiona al releer. Y diré algo más: leído con los ojos y la mente de hoy, de ahora... te das cuenta que incluso había "avisos", detalles que si te hubieras fijado habrías sido capaz de darte cuenta que la balsa hacía agua por pequeñísimos agujeros. Pero es lo que tiene enamorarse: que te vuelve más tonto que pichote.

Y leyendo como estaba, iba hilvanando con recuerdos que ni sabía estaban en el disco duro de mi dolida cabeza; es tremendo: todo iba cuadrando como si de un puzzle se tratara. Y la pregunta surge enseguida: "¿cómo no me di cuenta". Pero no te la das. Y caes en la trampa. Más de una vez. Incluso con distintas personas. De pena.

Así que llegados a ese punto solamente queda un camino, una senda que recorrer: la de dejar espacio libre. La de borrar, la de eliminar. La de mandar al cementerio del más puro olvido todos esos escritos, propios y ajenos, porque no merecen ni siquiera una sonrisa. ¿El motivo?. Tan sencillo que resulta apabullante: la basura nunca hay que almacenarla.

Y como acabo de acordarme mientras escribía, mañana si mi cabeza lo permite, voy a tirar/borrar/eliminar unas fotos que tengo también guardadas no sé si en un antiguo cd o dvd o algo de eso y que ni recordaba. Es lo que tiene empezar a hacer limpieza: que hasta le coges gusto y todo.


Seguir leyendo...